Argentina necesita mucho más que una agenda digital para lograr sus objetivos

El gobierno argentino parece haber despertado de tres años de letargo o, mejor dicho, de tres años de decisiones parciales que intentaban remendar un mercado paralizado pero que, en realidad, nunca alcanzaron para hacer despegar las inversiones y generar la competencia y convergencia tan prometida.

Un mes atrás el propio Presidente de la Nación cerraba un evento en el que convocaba a la industria a invertir. En un encuentro con tintes políticos, desde el gobierno se reclamaba inversiones mientras se intentaba, otra vez, de remendar los errores con una serie de iniciativas parciales y muy disímiles que, de todas maneras, acumularon en una bolsa que se llamó Plan de Conectividad.

Esta semana se vuelve al ruedo con la Agenda Digital Argentina, una promesa de principios de la administración y que recién ve la luz esta semana. Se trata de un documento con la visión y misión de la Argentina a 2030 pero que, como cualquier agenda, se trata de una iniciativa más estratégica que práctica.

La agenda se propone ocho objetivos: promover los marcos jurídicos que permitan aprovechar las oportunidades digitales; facilitar el desarrollo de infraestructura y accesibilidad; fomentar la alfabetización digital; desarrollar un gobierno eficiente y eficaz, abierto y transparente; fomentar la educación digital; potenciar el crecimiento económico del país mediante el desarrollo digital; desarrollar capacidades de ciberseguridad y fomentar el protagonismo de Argentina en el proceso de transformación digital.

La agenda plantea una base desde dónde construir: una penetración del servicio de Internet fijo del 59,16 por ciento, una red 4G en despliegue —que se espere se complete para 2020, gracias al acuerdo entre gobierno y operadores para llevar la tecnología a nuevas ciudades y carreteras—, una penetración mayor al 100 por ciento de la telefonía móvil —en realidad, el proceso de registro de prepagos ayudará a mejorar estas cifras— y una velocidad de Internet promedio de 13 Mbps. Sin embargo, el documento no se plantea objetivos para 2030 y apenas esboza una serie de líneas de acción para alcanzar cada una de las ocho metas.

Desde estas bases, Argentina deberá comenzar a construir. El éxito de esta agenda digital dependerá de diversos factores políticos, económicos y de legislación, entre tantos otros. Argentina tiene todavía pendiente la aprobación de la Ley Corta de Telecomunicaciones, que permitiría dar el marco para que ocurra la ansiada convergencia en el país, aunque tampoco asegura una competencia efectiva. En banda ancha, la fusión de Telecom y Cablevisión ha traído desafíos de concentración en banda ancha fija que el fallo de la Comisión de Defensa de la Competencia no parece atender por completo.

Las iniciativas para otorgar créditos y beneficios para desplegar infraestructura en el interior del país chocan con una realidad de compañías pymes y cooperativas que no siempre están capacitadas para tomar crédito y la propuesta de ofrecer 450 MHz para banda ancha o IoT también se asegura dificultades: la falta de ecosistema se antoja especialmente difícil para los pequeños operadores del interior.

En un marco de, además, crisis económica, algunas inversiones se vieron paralizadas. Otras, como el despliegue de fibra y la incorporación de nuevos servicios de televisión se mantienen, aunque su alcance es acotado. Movistar y Claro, por ejemplo, tienen servicio de televisión que solo comercializan en sus redes de fibra óptica, lo que dista mucho de ser una oferta que le permita competir de igual a igual a la fusionada Telecom-Cablevisión, que tiene una cobertura mucho más amplia —e incluso monopólica en algunas ciudades—.

La agenda digital prevé un Consejo de Planificación y Seguimiento integrado por los titulares de los ministerios y secretarías encargados de los temas de trabajo y producción, así como educación, ciencia y tecnología y relaciones exteriores. Éste es el que deberá definir una nueva agenda con objetivos y prioridades de gestión, mucho más específica que el boceto publicado esta semana. Además, se prevé la constitución de una Mesa Ejecutiva, coordinada por la Secretaría de Gobierno Digital e Innovación Tecnológica, responsable de la elaboración y ejecución del plan de acción anual de la Agenda Digital Argentina. La mesa será responsable, además, de revisar anualmente el documento con el objetivo de hacer los ajustes necesarios para cumplir con los objetivos.

Argentina se encamina con pasos cortos pero lograr los resultados dependerá de un compromiso que supere la simple manifestación de intenciones.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.