La integración con Netflix tiene varios niveles y Telefónica se atreve con el más ambicioso

A la hora de mencionar servicios OTTs, una de las primeras empresas que viene a la mente es, probablemente, Netflix. Es que el proveedor de servicios audiovisuales cambió el modo de consumir los contenidos y en pocos años, pasó de ser un catálogo de películas de terceros a concentrarse en las series, producir contenidos y parecerse, cada vez más, a empresas como HBO. Rompió con los viejos esquemas de ventanas de contenidos e impulsó a los operadores de televisión paga a modificar su oferta de servicios para incluir opciones multipantalla, más parecidas a su oferta OTT. Y en estos años, se fue convirtiendo en un referente, no sólo de los OTTs, sino de la colaboración e integración con los operadores de telecomunicaciones.

Luego de este párrafo inicial es importante matizar el papel que Netflix tuvo en todo este asunto. Es, sin duda, un pionero que ha ayudado a abrir caminos, pero no se puede olvidar que antes de Netflix los operadores colaboraban con Facebook en la primera versión de Internet.org, —que después se llamó Free Basics—, por lo que tampoco podemos poner sobre la espalda de Netflix toda la responsabilidad de que los operadores estén colaborando con los OTTs. Más bien, se trata de una flexibilidad y negociación que han sabido alcanzar entre ambos en aquellos espacios en que podían ver potenciado su valor.

Lo que sí podemos decir de Netflix es que ha sabido ser lo suficientemente flexible para negociar con los operadores distintas formas de integración, dependiendo hasta dónde quería llegar cada empresa. Y sin darse cuenta, quizás eso también haya empujado a los operadores a ser más flexibles y ágiles.

La transformación digital obliga a los operadores a ser más ágiles en operación y desarrollo de negocio y, en este mismo sentido, a dar pasos más cortos pero con resultados inmediatos, para poder revisarlos y, en caso que haga falta, mejorar el plan de acción. Lo mismo que ocurre al interior del operador sucede en la negociación de los acuerdos con los OTTs. Los operadores necesitan ser más ágiles para subir servicios a su red y, tal vez, empezar a dar pasos más cortos antes de iniciar una integración total —que no queremos decir que es algo que no se pueda (o deba) hacer, más adelante trataremos sobre este tema—. Ya lo dice el viejo dicho popular italiano: piano a piano si va lontano, que podría traducirse como “paso a paso se llega lejos”.

Es así que en cuanto a los modelos de colaboración entre los operadores de telecomunicaciones y Netflix podemos encontrar diferentes sabores —esa palabra traducida del inglés y que le gusta tanto decir a la industria tecnológica—, dependiendo del tipo de operador y su estrategia. Así es como vemos una integración muy mínima que va desde la incorporación de la aplicación de Netflix a los teléfonos comercializados por Millicom (Tigo) hasta la inclusión de la misma aplicación en la plataforma de los decodificadores de TV paga, simulando un televisor smart. También existen acuerdos de facturación para integrar el billing, una solución efectiva en aquellos países en dónde la disponibilidad de tarjetas de crédito se vuelve una barrera de entrada para Netflix. Esa es la alternativa que eligió AT&T en México —que tiene acuerdos similares también con Google, por ejemplo, para la adquisición de aplicaciones en su tienda— y, mucho más recientemente, Entel, que en Chile y Perú permite pagar la suscripción de Netflix con el recibo mensual de telefonía móvil, publica el periódico local La República.

Desde estas bases, los operadores y OTTs empiezan a construir sus relaciones, llevándolas tan allá como las negociaciones lo permitan. De a poco, paso a paso, se va abriendo camino hacia una integración mucho más amplia.

Sin embargo, no todos los operadores deciden empezar por pasos cortos. Telefónica, por ejemplo, prefirió dar un salto hacia una integración mucho mayor e inédita en la región. Se trata de la incorporación de Netflix en la misma interfaz de usuario que su servicio de televisión paga y a nivel de metadata, integrando los contenidos de ambos mundos en un mismo recomendador. Así, para Telefónica, Netflix es un contenido más, igual que HBO, Fox o cualquier otra señal de televisión por suscripción.

La opción es parte de un acuerdo firmado entre Netflix y Telefónica a principios de año y que, seis meses después, ve la luz con las primeras integraciones. El primer anuncio fue en España seguido de Argentina, dónde el operador ya tiene lo tiene disponible comercialmente en su servicio IPTV.

La integración entre Telefónica y Netflix, al menos en Argentina, es a nivel de metadata. Desde el buscador de contenidos de la aplicación de Movistar, los usuarios pueden acceder a las series de Netflix, asi como de las versiones Play de HBO y Fox, siempre que tengan suscripción a esos contenidos adicionales. En el caso de HBO y Fox, los contenidos se facturan junto con el servicio de televisión, pero no así en el caso de Netflix, con el que todavía no se logró un acuerdo de billing por condiciones particulares de la Argentina que la empresa no especificó.

Este nivel de integración, que podríamos poner en lo alto de la pirámide, no está muy extendido en la región por lo que es difícil saber si el esfuerzo de integración valdrá la pena. A nivel de usuario, es posible que haya quiénes le vean valor al tener una sola ventana de acceso a todos sus contenidos pero habrá que ver si es motivo suficiente para elegir cambiar de operador de televisión —de todas formas, todo parece indicar que no es el contenido sino la banda ancha la que impulsa la elección de un operador u otro—.

La integración a nivel de metadata es una aspiración de los cableoperadores que ahora ven a Telefónica ganándole el partido. Cablevisión (ahora Telecom) ya había dicho que Flow buscaría ser esa puerta de entrada a todos los contenidos, incluso VoD, pero todavía no ha logrado una integración de este tipo con Netflix. Para TCC de Uruguay, en tanto, un acuerdo en este sentido le permitiría mejorar su recomendador, conocer mejor a sus clientes y ganar espacio en el terreno del Big Data. Si bien reconocen estar en negociaciones, todavía no existen anuncios de integración a este nivel—y de forma comercial— en ninguno de estos cableoperadores.

Quizás todavía los operadores deban agilizar los tiempos de integración, pero seis meses parece bastante mejor que el año y medio que solían demorar antaño para lanzar un nuevo servicio. Hay quienes elijen pasos cortos y hay quienes deciden embarcarse en una profunda integración antes de salir al mercado. En cualquiera de los dos casos, los operadores deberán ser más ágiles para reconocer las tendencias y rápidamente integrar a los OTTs, antes que su competencia. Movistar ya comenzó con Netflix y el próximo paso será Amazon Prime, aunque eso, recién para el primer semestre de 2019.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.