“Las decisiones de los reguladores serán clave en todo el esquema del Internet de las Cosas”

El mundo del Internet de las Cosas (IoT) representa una oportunidad enorme para empresas y operadores de telecomunicaciones y ya no hay discusiones sobre los beneficios que puede traer a los diferentes mercados. Sin embargo, todavía existen grandes desafíos por resolver, que van desde la propia tecnología hasta la creación de nuevos modelos de negocio, ya que evidentemente las compañías deberán transformarse para aprovechar al máximo todas las posibilidades que ofrecerán las cosas conectadas.

En un webinar organizado por 5G Americas y Frost & Sullivan, José Otero, presidente de 5G Americas para América Latina y el Caribe, indicó que para que los requisitos técnicos de IoT van desde la interoperabilidad —algo en lo que se está trabajando desde diferentes ámbitos—, hasta la necesidad de que las redes funcionen de manera autónoma, sean fácil de utilizar y realicen la provisión automática de servicios, además de los ya conocidos requisitos de seguridad y protección de datos personales, entre otros.

“Entre algunos vendors hay un enfoque hacia lo que llamamos un walled garden (jardín cerrado): proveedores que quieren proteger sus territorios vendiendo soluciones cerradas y provocando un lock-in”, señaló Ignacio Perrone, analista de Frost & Sullivan.

En referencia a la situación en América Latina, Otero destacó que, en la región, termas como la presión impositiva, las restricciones a la importación de equipos o la falta de asignación de espectro suficiente, podría ser una barrera para el desarrollo de IoT. “En materia de regulación, se deberán revisar algunos conceptos tradicionales de la industria móvil como administración del espectro radioeléctrico, licencias, estándares y competencia”, destacó. “Las decisiones de los reguladores serán clave en todo el esquema del Internet de las Cosas”, agregó.

Perrone, en tanto, señaló que una de las principales barreras para el despliegue de IoT en el sector empresarial es la dificultad que tienen hoy las compañías para cuantificar el retorno de inversión (ROI) y la definición de modelos de negocio para IoT.

El analista indicó que las empresas deberán redefinise y crear modelos de negocio totalmente nuevos para aprovechar las ventajas que traerá consigo IoT. Solo como ejemplo, Perrone señaló la experiencia de dos compañías que redefinieron su negocio para IoT: Google, que con Google Nest diseñó una estrategia basada en dispositivos y Telefónica que para su nuevo negocio de IoT se apoyó en el uso de analítica de datos para vender información para sus clientes corporativos.

Aun así, las perspectivas para el negocio son positivas. “En los últimos cinco años hubo una caída de costos y una miniaturización de los sensores, lo que permitió un acceso masivo a estos dispositivos. Además, la conectividad hoy es casi ubicua, gracias a que se ha pasado de redes cerradas a redes 100 por ciento IP. En móviles, las redes 3G y 4G ya ofrecen una posibilidad de comunicación a un costo eficiente”, apuntó Perrone. Y Otero agregó: “Hay un apoyo a nivel regional a las ciudades inteligentes, y también ya hemos visto algunos edificios inteligentes”. En estos dos segmentos, es probablemente, donde IoT podría comenzar a ser una realidad.

Rafael A. Junquera
Cuenta con más de 16 años de experiencia cubriendo el sector de las telecomunicaciones para América Latina. El Sr. Junquera ha viajado constantemente alrededor del mundo cubriendo los eventos de mayor relevancia para la industria en América, Europa y Asia. Su experiencia académica incluye un BA en periodismo escrito por la Universidad de Suffolk en Boston, MA, y un Master en Economía Internacional en la misma institución.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.