Telesp dejó atrás el mal trago de Speedy

Antonio Carlos Valente

Como si fuera una revancha, una forma de olvidarse del mal trago que vivió durante el año pasado con Speedy, Telesp, la filial fija brasileña del grupo español Telefónica, arrancó 2010 a todo vapor, dispuesta a revertir la situación con una agresiva estrategia de venta de sus servicios de banda ancha. De hecho, durante el primer semestre del año, Telesp registró cifras récord de adhesión de nuevos clientes, alcanzando la para nada despreciable marca de tres millones de suscriptores apenas unos días atrás. Esta cifra representa un 14 por ciento de crecimiento sobre los 2,6 millones de suscriptores que tenía en diciembre pasado, es decir, unos 363.000 nuevos clientes de Speedy, lo que se transforma en una buena forma de celebrar la primera década del servicio, que fue lanzado a fines de 1999.

Y Telesp no se conforma. En palabras de su director ejecutivo para clientes residenciales, Fabio Bruggioni: “la perspectiva para el segundo semestre está en la misma línea de crecimiento” vista en la primera mitad del año, con lo que se estima que Speedy podría terminar 2010 con cerca de 3,3 millones de suscriptores.

El contraste de la realidad actual comparado con lo que vivía el servicio hace un año atrás es notoria. En junio de 2009, la Agência Nacional de Telecomunicações (Anatel) prohibió la comercialización de Speedy por cerca de dos meses, después de una serie de interrupciones en el servicio, lo que fue un duro golpe en términos comerciales. Sin embargo, hoy la banda ancha de Telesp se muestra muy bien de salud, anclada en una comercialización de horizontes amplios, llegando a clases sociales que tiempo atrás no generaba demanda del servicio. La realidad lo demuestra: durante 2010, el 86 por ciento de los nuevos suscriptores de Speedy corresponden a familias de clase C y D.

Parte de este éxito se debe a una reducción del costo de los servicios, sobre todo en los planes de 1 Mbps y 2 Mbps, que es el rango en el que Telesp está enfocando sus armas: 94 por ciento de los clientes de banda ancha de la compañía utilizan paquetes con estas velocidades. El secreto parece ser una velocidad interesante a un precio accesible, lo que ayuda a sumar usuarios que antes no disponían del servicio. Y ésta es una tendencia que va de la mano de la expansión del servicio y de la escala de clientes. Desde el año 2000, cuando Speedy contaba con unos 40.000 usuarios, hasta el día de hoy, el costo del plan de banda ancha de 2 Mbps cayó de 410 reales (230 dólares) a 78,85 reales (44,4 dólares), o sea un 80 por ciento.

Otra de las claves pasa por la expansión de la cobertura y mejora de las capacidades de la red, que ya está presente en los 622 municipios de su área de concesión. Teniendo en cuenta que en São Paulo existen alrededor de 13 millones de domicilios, puede hacerse un cálculo aproximado: uno de cada cuatro hogares tienen una conexión de Telesp, es decir, alrededor del 23 por ciento. Y si se tiene en consideración que la compañía sólo ofrece el servicio en el estado de São Paulo, debido al mapa de concesiones de Brasil, el número de clientes de banda ancha de Speedy resulta intimidatorio, a pesar de que la ciudad paulista sea una de las más densas, demográficamente hablando, de la región.

Además, Telesp mejoró su servicio de atención al cliente, haciendo, por ejemplo, una auditoría al 100 por ciento de las nuevas ventas. Es decir, una segunda persona que se encarga de chequear con el suscriptor si está de acuerdo con el servicio contratado, con la velocidad escogida y los plazos de instalación, garantizando que el cliente entendió exactamente qué servicios contrató.

Para todo 2010, Telesp prevé inversiones por cerca de 930 millones de reales (524 millones de dólares), un 24 por ciento por encima de los 750 millones de reales (422,5 millones de dólares) destinados durante 2009 y casi el doble de los 500 millones de reales (281,5 millones de dólares) invertidos en red en 2008. La cifra no es nada despreciable y marca qué tan fuerte es la apuesta de Telesp en la banda ancha, ya que representa el 40 por ciento de las inversiones totales de la compañía previstas para este año, unos 2.300 millones de reales (1295,5 millones de dólares). Las palabras del propio presidente del Grupo Telefónica en Brasil, Antonio Carlos Valente, lo ratifican: “el futuro del sector de las telecomunicaciones es la banda ancha”.

El detalle es que ahora la banda ancha dispone de alternativas que ponen en peligro la hegemonía del xDSL. De acuerdo con un estudio de la consultora IDC, las conexiones xDSL están perdiendo terreno. La tecnología responde por el 67,9 por ciento de los accesos en Brasil, pero cuando se toma en cuenta la banda ancha móvil, ese número cae para el 51,6 por ciento. Pero eso es algo que aún está por verse. Lo cierto hoy es que Telesp logró sobreponerse del mal trago de Speedy durante el año pasado.

TeleSemana
TeleSemana es la publicación online de telecomunicaciones líder de America Latina, ofreciendo información estratégica a más de 16.000 profesionales de la industria. Más de 200 operadores móviles, fijos, satelitales y cable operadores, y más de 60 agencias reguladoras y gubernamentales de 23 países diferentes de la región acceden a TeleSemana.com diariamente. TeleSemana.com es reconocida por la calidad de sus contenidos, sus análisis y su valor estratégico.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.