Perú se esfuerza por llevar las telecomunicaciones a las zonas rurales

Desde hace algunos meses comenzaron a cobrar fuerza en Perú diferentes iniciativas que apuntan a expandir los servicios de telecomunicaciones más allá de los grandes centros urbanos, una preocupación de siempre en esta nación debido a la conformación de su territorio, del cual casi el 60 por ciento corresponde a la Selva. El país, al igual que sucede con la gran mayoría de las naciones latinoamericanas, y sobretodo aquellas de extensa amplitud geográfica —Perú es el tercer país por extensión en Sudamérica, superado sólo por Brasil y Argentina—, padece la falta de infraestructura de telecomunicaciones fuera de las ciudades y sus áreas de influencia.

En el caso peruano, tal como contara a Telesemana.com Liliana Ruiz, presidente de la consultora de telecomunicaciones Alterna Perú, “las redes backbone se han desplegado en la Costa, mas no en la Sierra ni en la Selva. En general, tradicionalmente la infraestructura de todo tipo ha estado más desarrollada en la Costa porque las actividades económicas estaban más concentradas en esta región plana”. Esto originó una carencia de redes, tanto de transporte de datos como de acceso, lo que dificulta la masificación de la banda ancha en las zonas rurales, algo que al parecer Perú está dispuesto a cambiar.

En primer lugar, con el objetivo de fomentar la masificación de los servicios de banda ancha en todo el territorio nacional, Perú creó una comisión multisectoral encargada de elaborar un Plan Nacional para el Desarrollo de la Banda Ancha, liderada por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC). La Comisión evaluó las barreras que limitan el desarrollo de la banda ancha en el país, determinando que la fibra óptica es el principal medio de transmisión para brindar servicios de banda ancha en Perú y que, a pesar de esto, la tecnología posee un despliegue limitado y dispar a través de todo el territorio peruano, impidiendo una expansión homogénea de la banda ancha.

Una vez descubierta la enfermedad, es más fácil hallar el remedio. Y parece que Perú puso manos a la obra para curarse, a través de diferentes tratamientos. Esta misma semana, sin ir más lejos, América Móvil se quedó con una licitación de telecomunicaciones rurales otorgada por la Agencia de Promoción de la Inversión Privada (ProInversión). La empresa de origen mexicano pidió 8,9 millones de dólares de financiamiento al Fondo de Inversión en Telecomunicaciones (Fitel) para la ejecución del proyecto de Banda Ancha Rural para la ciudad de Juliaca y Puerto Maldonado en el sur de Perú. Los otros dos participantes fueron Telefónica Móviles y Consorcio TECV, que pidieron más recursos: 11,3 millones y 11,9 millones de dólares, respectivamente.

América Móvil desplegará una red de fibra óptica de aproximadamente 471 kilómetros que le permitirá brindar diferentes servicios de telecomunicaciones a unas 370 localidades rurales de las regiones fronterizas de Puno (en el limite con Bolivia) y Madre de Dios (en la frontera con Brasil). Además de banda ancha, el operador deberá prestar también servicios de telefonía pública, domiciliaria e Internet y también ofrecer capacitaciones para el uso de esos servicios. Es la primera vez que en el país se adjudica un proyecto de fibra óptica para el medio rural y todo el plan será supervisado por el MTC y el Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones (Osiptel).

Paralelamente al proyecto rural de América Móvil, Fitel destinará aproximadamente 100 millones de nuevos soles (unos 35 millones de dólares) para financiar el proyecto “Móviles” que procura llevar servicios de telefonía fija inalámbrica y acceso a Internet a localidades de la selva peruana. Según Pilar Tejada, secretaria técnica de Fitel, el proyecto tendrá tres componentes (norte, centro y centro sur) y serán adjudicados en noviembre próximo a un solo operador, el cual se elegirá a través de otra licitación de Proinversión.

A la iniciativa que emprenderá América Móvil, hay que sumar el anuncio que efectuó Telefónica del Perú a comienzos de 2010, cuando sostuvo que iría a implementar una red dorsal de fibra óptica en la zona de la Sierra, con una inversión aproximada de 1.300 millones de dólares en los próximos cinco años. Actualmente las redes más grandes del país pertenecen a Telefónica del Perú, con 4.008 kilómetros de tendido, y Telmex y América Móvil con 3.225 kilómetros para ambos casos. Justamente América Móvil y Telmex, que se encuentran en proceso de fusión, inauguraron en abril una Red Dorsal de Fibra Óptica que les demandó una inversión de 110 millones de dólares, pero fue desplegada en la Costa peruana.

De estos grandes operadores, por el momento, solamente Telefónica tiene llegada con sus redes a tres ciudades de la Sierra, que son Cajamarca, Huancayo y Puno. Sin embargo, parece que Perú inició el camino para mitigar la carencia de redes en zonas rurales, con lo cual la situación promete mejorar.

TeleSemana
TeleSemana es la publicación online de telecomunicaciones líder de America Latina, ofreciendo información estratégica a más de 16.000 profesionales de la industria. Más de 200 operadores móviles, fijos, satelitales y cable operadores, y más de 60 agencias reguladoras y gubernamentales de 23 países diferentes de la región acceden a TeleSemana.com diariamente.TeleSemana.com es reconocida por la calidad de sus contenidos, sus análisis y su valor estratégico.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.