Cisco quiere acelerar la migración a redes empresariales basadas en software

Las características que deberán tener las redes del futuro parecen ser iguales en el ámbito empresarial y de telecomunicaciones. Los desafíos se comparten: en los próximos años el tráfico seguirá aumentando y cada vez más dispositivos se conectarán a la red. Y la fórmula mágica es tener redes cada vez más ágiles, flexibles, eficientes, automatizadas, programables e inteligentes.

Cisco presentó hoy en sociedad su visión para las redes empresariales de próxima generación, que se enmarcan en una nueva estructura enfocada ya no en hardware sino en software. Su nueva oferta tiene el curioso nombre de DNA (Digital Network Architecture), sigla que en inglés significa ADN. No es extraño que el nombre sea el mismo que el de la unidad que distingue a cada ser humano ya que la red parece tener cada vez más protagonismo en el ámbito empresarial o, al menos, eso es lo que Cisco espera.

De acuerdo con un estudio de IDC, el 63 por ciento de las empresas a nivel mundial tienen redes “best effort” o manuales y solo 14 por ciento tienen infraestructura lista para realizar la transición que demanda una nueva economía digital —sería interesante conocer específicamente en el sector de las telecomuncaciones cómo se da este balance—. América Latina y Asia son las dos regiones que más deben invertir en los próximos años para ponerse al día con la infraestructura y México, particularmente, es uno de los tres países en el mundo donde se espera que haya mayor inversión en redes.

La propuesta DNA de Cisco intenta simplificar la oferta para resolver con solo una o dos licencias toda la propuesta. Esto, aseguran desde la compañía, permitirá a las empresas acelerar la migración a redes de próxima generación. Además, aseguran, se simplifica el modelo de instalación con infraestructura “plug & play”.

DNA no es otra cosa que una red que está, principalmente, basada en un modelo donde el software es el rey, con capacidades de redes definidas por software (SDN) y donde la virtualización juega un papel fundamental. Cisco cree en redes íntegramente basadas en software y capaces de ser automatizadas desde el centro de la red hasta el extremo. Y, por si fuera poco, con capacidad de añadir políticas de calidad de servicio en tiempo real y ofrecer seguridad extremo a extremo.

Esta visión ideal de la red se contrasta con la realidad del 63 por ciento de compañías que aún cuentan con redes manuales, lo que obliga a pensar en un escalón intermedio con ambientes híbridos que aprovechen los dispositivos de legado. Cisco cree que en este sentido la orquestación jugará un papel muy importante y su visión es que la orquestación debe estar centralizada en la nube, con capacidad de interactuar con todos los elementos de la red, inclusive los de legado. De esa forma, se obtiene total visibilidad de forma centralizada.

Un eje central de la nueva arquitectura de red es la seguridad, que como recién comentábamos, Cisco cree que deberá estar en todos los puntos de la red. Una de las características principales de la propuesta de la compañía estadounidense es que las redes empresariales deberán ser capaces de entender políticas de seguridad y tomar acciones específicas cuando se produzcan situaciones anómalas. Por ejemplo, la compañía afirma que las redes deberán tener la inteligencia de separar supuesto tráfico malicioso sin necesidad de interacción humana, evitando así la propagación por el resto de la red. La solución, que permite etiquetar el tráfico de la red, hoy está disponible solamente para infraestructura de Cisco.

El desafío en materia de seguridad está —otra vez— en la cantidad de equipos de legado que aún tienen las organizaciones. Cisco cree que el reto está en crear un ambiente abierto que permita dotar de seguridad a la red e involucrar al mismo tiempo a los equipos de legado. “Hoy existe un problema que es el parcheo —N.d.E.: la acumulación de parches en los sistemas—, que es algo muy común. Hay que generar controles compensatorios alrededor de eso para evitar vulnerabilidades”, señaló Yair Lelis, Gerente de Ventas de Seguridad de Cisco para México.

La red ideal, estima Cisco, es aquella que se pueda manejar sola —self-driven—, pero todavía parecemos estar algo lejos de este ideal. Por ahora, la respuesta parece ser ir encaminándose a redes cada vez más flexibles e inteligentes, sin dejar de amortizar toda la inversión realizada en equipos de legado. La misma fórmula que parecen tener los operadores para su infraestructura de telecomunicaciones.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.