IoT: la regulación debe estar a la altura o puede afectar la innovación

IoT LATAM SUMMIT – Cuando se habla de Internet de las Cosas (IoT) hay puntos que aún son materia de evaluación. Pero, al tiempo que hay tantas opiniones como interlocutores, hay aspectos en que la industria coincide: hay que estar listos para nuevas demandas, su alcance depende de la creatividad de los actores que forman parte del ecosistema y, sobretodo, la regulación será catalizador en el desarrollo ya que puede acelerar o retardar los procesos al punto de afectar la innovación.

Sobre este mercado se expresaron Alejandro Adamowicz, director de Tecnología para América Latina de GSMA y José Otero, director para América Latina y el Caribe de 5G Americas, entre otros representantes de empresas y organismos que expusieron su visión y perspectivas durante IoT Latam Summit 2017.

“Nuestra postura es que IoT sea lo menos regulado posible para que pueda haber innovación y se aproveche la velocidad de su desarrollo. Si fuera necesario regular, desearíamos que sea ex post y no ex ante porque la experiencia demuestra que los mercados altamente regulados pierden atractivo para el ecosistema innovador”, señaló Adamowicz. Otero, por su parte, hizo énfasis en que “la innovación va mucho más rápido que los textos legales. Siempre hay un espacio en donde la tecnología va a generar cosas que no están contempladas. Esperamos que haya un avance de la regulación para acomodarse”.

El mercado de IoT actualmente está concentrado en conectividad y dispositivos pero para 2025 el valor pasará a servicios y aplicaciones, señaló el representante de GSMA. Otero se respaldó en datos de Frost & Sullivan y apuntó que Internet de las Cosas incrementará exponencialmente el número de conexiones móviles en un futuro: para 2025 habrá 3,5 conexiones IoT por cada línea de servicio a un ser humano. Con los 27.000 millones de terminales proyectadas entre 2024 y 2025 la cadena de valor será más amplia y se generarán más actores, entre ellos empresas que provienen desde afuera del mundo de las telecomunicaciones.

La nueva gama de servicios generará la necesidad de que la batería dure más, que la experiencia de uso sea buena independientemente de la ubicación y que la conexión sea segura. En cuanto a la red, aparecen términos como eficiencia, flexibilidad, cobertura, diversidad espectral y baja latencia, que será determinante en algunas verticales, como las asociadas a la salud.

La respuesta a todos los puntos mencionados está en 5G, coincidieron los oradores, pero también hay consideraciones a tener en cuenta como que, por ejemplo, la adjudicación de espectro es un factor crítico para satisfacer la demanda creciente de tráfico de datos. Otero agregó que las redes de quinta generación requerirán una cartera más amplia de espectro para atender diferentes casos de uso. Además, será clave facilitar el fortalecimiento de la infraestructura y la instalación de todo tipo de nuevas antenas, apuntó Adamowicz.

Lo cierto es que “IoT móvil es un ecosistema en marcha” y prueba de ello es, dijo Adamowicz, que el estándar 3GPP fue desarrollado en solo nueve meses y la primera red comercial comenzó a funcionar en siete meses. El ecosistema es soportado por 70 operadores y vendors, se lanzaron más de 60 pruebas pilotos en múltiples verticales y hay variedad de chipsets y módulos disponibles comercialmente. Además, funcionan 21 laboratorios de IoT en 12 países.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.