Telefónica evalúa vender México y Centroamérica aunque hay más “peros” que ventajas

Cada seis meses aparece una noticia similar: Telefónica, ajustada por la deuda, planea vender total o parcialmente algunas de sus filiales latinoamericanas. En algún momento se habló de Argentina —un rumor que la propia filial local se ocupó de desmentir rápidamente— aunque la que siempre aparece como candidata es la operación mexicana. Ahora, el periódico español El Economista afirma que Telefónica está trabajando en la venta “total o parcial” de sus operaciones en México y Centroamérica con el objetivo de reducir su deuda. Incluso, el medio español señala que las conversaciones se encuentran “bastante avanzadas” y resalta que podría haber un eventual acuerdo “si el precio se ajusta a las expectativas de oferta y demanda”.

La verdad es que, aún cuando estos rumores se confirmen en una venta total de México y Centroamérica, poco podrían impactar en una reducción de la deuda. Según estimaciones de analistas, Telefónica México tendía un valor entre 1.000 y 1900 millones de euros, mientras que la filial centroamericana valdría unos 760 millones. Sin embargo, la deuda de Telefónica alcanza unos 43.000 millones de euros.

Telefónica logró reducir este año su deuda en un 10,1 por ciento, según el último reporte de resultados correspondiente al segundo semestre del año. El balance muestra signos positivos ya que la compañía logra cubrir los vencimientos de deuda durante los próximos dos años, con una media de 8,95 años frente a los ocho años reportados en diciembre de 2017.

En la última conferencia de inversores, el CEO de Telefónica, José María Álvarez-Pallete afirmaba que la compañía “evalúa permanentemente el rendimiento de sus activos” y destacaba que no tenía prisas para vender, menos “a cualquier precio”.

Un posible desprendimiento de la operación mexicana podría resultarle interesante para Telefónica, ya que se trata de una operación que no ha logrado hacerle frente al incumbente Telcel (América Móvil) y a la entrada de AT&T, quedando relegada en el tercer lugar. De hecho, Álvarez Pallete viene señalando que la filial mexicana “no ha dado los resultados esperados”.

Sin el apoyo de España y a pesar de haber calificado los precios de subasta como elevados, Movistar ha comprado espectro en 2,5 GHz en la última licitación. Además, ha firmado un acuerdo con Altán para utilizar la Red Compartida y así fortalecer su infraestructura e intentar crecer en el mercado, apuntando, entre otras cosas, a la diversificación de servicios con el lanzamiento de servicios inalámbricos fijos.

El problema para Telefónica, si es que está decidida a vender, es conseguir un comprador para sus operaciones. El precio puede ser un problema pero también lo es conseguir una compañía dispuesta a comprar y que tenga la autorización de los organismos reguladores para adquirir la operación —salvando las distancias con Latinoamérica, recordemos que las regulaciones de competencia ya han sido una barrera para la venta de otros activos, como lo fue el intento de desprenderse de la operación en el Reino Unido—.

La alternativa quizás más fácil es una venta parcial, tal como ha hecho en 2013 con sus filiales de Centroamérica y como recientemente ha hecho con su torrera Telxius.

Además de aportar dinero fresco, una venta parcial le permitiría mantener el control de la operación. En este sentido, Telefónica sería capaz de abrir capitales o vender parte de la filial mexicana. Sin embargo, en América Central tiene menos margen de maniobra: apenas podría vender hasta un nueve por ciento de la operación o perdería el control.

Al cierre del año pasado, las dos filiales sumaban un negocio conjunto de 2.226 millones de euros, lo que representa el 4,2 por ciento del total de ingresos.

Con un balance saneado, Telefónica hoy no tiene apuro de vender operaciones y menos de poner en juego ingresos por 2.226 millones de euros anuales. Si Telefónica no recibe una oferta que la satisfaga, es posible que en el balance haga más sentido quedarse con sus operaciones latinoamericanas. Al fin y al cabo, Telefónica no es el único operador de telecomunicaciones endeudado y, mucho menos, el más endeudado.

PANORAMA DE MERCADO

¿Quieres saber más? Visita los Panoramas de Mercado de México, Guatemala, Costa Rica y Panamá

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.