AT&T vende su red 5G en base al único parámetro que seguramente no le va a servir para recuperar su inversión

Cada mercado tiene su idiosincracia y lo que funciona en uno no tiene porque hacerlo en otro. Pero, creemos, que el sector había aceptado varias premisas de forma transversal a todos los mercados cuando se trata de la 5G; una de las más relevantes era que, si esta nueva tecnología sólo aportaba mayores velocidades de transmisión, los operadores no invertirían en ella. Y esto no es un comentario de un operador aislado, esta premisa estaba consensuada por parte de todos los operadores del mundo, especialmente los más importantes y los que más ponían en juego invirtiendo en 5G.

En TeleSemana.com ya hemos detectado que, de lo que se dijo, a lo que se hace vuelve a ver una importante inconsistencia que al final la provocan los operadores potencialmente para su propio perjuicio, algo que entendemos en cierto modo como un problema de marketing.

AT&T es uno de los operadores que en los últimos días vuelve a la carga para enfatizar el único factor que se supone que no va a aportar nada a sus arcas, según la propia tesis de los operadores. Esto demuestra que a falta de poder vender alternativas innovadoras resultantes de la 5G, los departamentos de marketing de los operadores sólo encuentran en las velocidades el elemento de comunicación que les mantenga relevantes en los medios y de cara a sus clientes, aunque el parámetro sea más una curiosidad que una utilidad real monetizable.

Hablamos, como no, de las velocidades de transmisión de las redes 5G. AT&T publica un post en su blog donde dice haber conseguido “otro hito móvil de velocidad 5G que se logró cuando alcanzamos velocidades máximas que superan los 2 gigabits por segundo en nuestra red comercial en vivo en Atlanta usando el punto de acceso móvil NETGEAR Nighthawk 5G. Somos el primer operador en Estados Unidos en alcanzar esta velocidad, y al igual que el récord del mes pasado rompiendo la marca de 1 gigabit, esto también se realizó fuera del laboratorio en el mundo real”.

Y para ilustrar aún más la importancia de las velocidades obtenidas el post dice que dichas velocidades “serían equivalentes a la descarga de una película HD de dos horas en 10 segundos, increíblemente rápido en cualquier entorno”. Cabe preguntarse de quién sería la película a descargar ¿Netflix, HBO, Warner? Y por qué se apunta al sector del usuario final, cuando ese segmento, supuestamente y nuevamente según los propios operadores, es insuficiente para recuperar la inversión en las redes 5G.

La propia AT&T dice haber gastado “miles de millones de dólares al año para acelerar y mejorar continuamente la experiencia de su red” y le recuerda a los usuarios que si son clientes de AT&T están utilizando la red más rápida del país. Nuevamente obviando que llegados a ciertos volúmenes de velocidad, el usuario no encuentra diferencias notables, por lo que cobrar por la extra velocidad no es posible. Peor aún, algunos estudios ya anuncian que puede haber una bajada de precios de acceso como consecuencia de la competencia entre operadores y la mayor eficiencia de las redes 5G para transportar datos.

La propia AT&T desglosa su inversión millonaria en diferentes componentes de su red 5G como por ejemplo: espectro, un core mejorado, más fibra a la torre, nuevas radios que pueden ser actualizadas a través de software para la 5G, implementación de capacidades avanzadas de LTE como agregación de operadores, 4X4 MIMO y tecnologías de 256 QAM, entra otras.

“Nuestras inversiones en nuestra red están dando sus frutos. AT&T ha sido reconocida por Global Wireless Solutions (GWS) como la mejor red de Estados Unidos en 2018, según las pruebas de red inalámbrica más completa hasta la fecha. Los datos de Speedtest by Ookla también reconocieron a AT&T como la red inalámbrica más rápida del país en el primer trimestre de 2019. Estos premios, y los comentarios de nuestros clientes, reflejan los beneficios reales de experimentar 5G”, dice AT&T en otro comunicado.

Acaba alegando que a “nuestros competidores no les gustan estos hechos. Pero creemos que el rendimiento de nuestra red habla por sí mismo”.

Pero después de todo este argumentado de inversiones y premios, la operadora delinea su oferta comercial que dice que “nuestros clientes de AT&T experimentarán estos beneficios sin cargo adicional para sus planes inalámbricos existentes”. Es decir, inversiones que no aportan un valor añadido de ingresos.

Quizá lo que no les debería gustar ni a AT&T ni al resto de operadores es seguir vendiendo la 5G en base a un parámetro, la velocidad, que no es susceptible de crear una diferenciación significa en términos de negocio.

Rafael A. Junquera
Cuenta con más de 16 años de experiencia cubriendo el sector de las telecomunicaciones para América Latina. El Sr. Junquera ha viajado constantemente alrededor del mundo cubriendo los eventos de mayor relevancia para la industria en América, Europa y Asia. Su experiencia académica incluye un BA en periodismo escrito por la Universidad de Suffolk en Boston, MA, y un Master en Economía Internacional en la misma institución.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.