Operadores brasileños descartaron 610.000 teléfonos públicos en apenas cinco meses

Justo antes de que Jair Bolsonaro asuma el cargo de presidente de Brasil, su antecesor, Michele Temer, aprobó el nuevo Plan General de Metas de Universalización. Con el nuevo texto vigente cambiaron los contratos de telefonía fija y, entre otros puntos, se liberó a los operadores de mantener funcionando teléfonos públicos en sitios donde no fuera necesario. Las empresas se lo tomaron a pecho: eliminaron más de 4.000 terminales por día en los primeros cinco meses de 2019.

El documento aprobado a fines de diciembre prevé que los terminales de uso público fueran reemplazados por otras obligaciones, como la instalación de antenas para telefonía móvil. La decisión no incluye a sitios en los que no existe otro tipo de comunicación efectiva o en localidades de hasta 300 habitantes. Antes de la determinación había 829.000 operativos y al quinto mes del año solo quedaban 219.000, indicó el portal local TeleSintese.

Según se aprecia en la tabla de Teleco, las empresas actuaron principalmente en el primer trimestre, lo que hace pensar que buena parte de los dispositivos que aún se mantienen operativos pueden ser aquellos que deben seguir funcionando porque exceden a la normativa. A fines de 2016 podían utilizarse 839.000, se eliminaron 10.000 el año siguiente y otros 1.000 en todo 2018.

Oi tenía en diciembre 640.000 aparatos activos y a mayo contaba con 151.000. Telefónica redujo su base a menos de la mitad: pasó de 171.000 a 57.000. Algar también se movió en el mismo sentido y bajó su total de 13.000 a 7.000. Sercomtel y Embratel, por su parte, mantienen su cantidad sin cambios desde 2016, con 3.000 y 2.000 dispositivos respectivamente. Ahora el market share quedó en 69 por ciento para Oi, 26 por ciento para Telefónica, tres por ciento para Algar y uno por ciento para cada uno de los otros.

Así las cosas, el plan de los operadores locales parece estar en deshacerse rápidamente de estructuras que no son activos estratégicos y ahora tampoco son parte de sus obligaciones vigentes. Lejos queda la opción de utilizarlos para otros fines, como para que sus usuarios carguen crédito, como ideó Incacel en Perú. Ahora se podrá decir que hay algo que cae más rápido que la telefonía fija en Brasil, con baja de 7,7 por ciento interanual en el último registro: los teléfonos públicos.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.