Telefónica deja atrás la fase de negociaciones y parece decidida a buscar el divorcio de PT en tribunales

Logo Telefónica

Telefónica tiró la toalla. Luego de varios esfuerzos infructuosos en las últimas semanas para adquirir la participación de Portugal Telecom (PT) en Brasilcel, controlador del operador celular brasileño Vivo, el grupo español se dio por vencido en el intento de llegar a un acuerdo con su par portugués, y buscará alcanzar su objetivo a través de un arbitraje. Telefónica intentará ir ahora por la disolución de la sociedad, lo que a juicio de algunos analistas, podría ser un camino largo, arriesgado y difícil.

En un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Telefónica comunicó que la oferta realizada al consejo de administración de PT queda extinguida, luego de que éste no diera su aceptación en el plazo previsto, que expiró el pasado 16 de julio. Lo anterior, pese a que PT le había solicitado a la española una extensión del plazo de la oferta, hasta el 28 de julio, para continuar buscando una salida positiva para ambas empresas.

Telefónica había realizado una oferta de 7.150 millones de euros por el 50 por ciento que posee PT en la holandesa Brasilcel, de la cual la española tiene el otro 50 por ciento. Brasilcel es dueña del 60 por ciento de Vivo y su controladora, mientras que el 40 por ciento restante del capital del operador celular circula en los mercados de capitales. La propuesta de Telefónica, que en principio ofrecía un precio menor, fue mejorada en dos oportunidades, hasta alcanzar un nivel más que razonable. Diversos analistas estimaban que el monto final ofrecido por Telefónica quedó bastante cerca de la valuación total de Portugal Telecom, según cotizaciones recientes. La administración de PT se había opuesto a la venta, pero Telefónica logró llevar la discusión a una asamblea de accionistas, que votó a favor de la aceptación de la oferta. Pese a ello, el Gobierno portugués empleó su “acción de oro” y vetó la operación. El uso de la acción de oro, pese a ser cuestionado y declarado ilegal por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, puso un candado a la operación. Las empresas se pusieron a buscar una salida que beneficie a ambas, y en eso estaba Portugal Telecom al momento de vencer la oferta. Pero la paciencia de Telefónica se agotó, y la compañía resolvió no ofrecer una nueva extensión.

Resulta llamativo que Telefónica, pese a venir hace semanas trabajando contra viento y marea en alcanzar un acuerdo para la venta, se haya negado a una ampliación de 12 días de plazo. Parece evidente que los españoles no veían futuro a la negociación, caso contrario resulta difícil explicar que se hayan negado a esperar menos de dos semanas más.

Algunos medios de prensa señalaron que PT estaba en negociaciones con el operador celular brasileño Oi para adquirir un participación en esta empresa. De esa forma, PT podría vender Vivo y asegurarse la permanencia en Brasil, algo que obsesiona al Gobierno luso. Pero el grupo portugués negó haber alcanzado ningún tipo de acuerdo con Oi. En un escueto comunicado a la Comissão do Mercado de Valores Mobiliários (CMVM), la compañía rechazó que exista algún acuerdo o preacuerdo para la adquisición de parte del capital de Oi.

Por su parte, Telefónica contrató al estudio de abogados holandés Brauw Blackstone Westbroek, según se supo esta semana, para intentar la disolución de Brasilcel, según divulgó esta semana la agencia de noticias EFE. Brauw Blackstone Westbroek es la firma que asesoró a Telefónica y PT justamente en la creación de Brasilcel. En el nuevo recorrido trazado por los españoles, la primera parada será en el Tribunal de Arbitraje de La Haya (Países Bajos), donde se intentará el divorcio de los portugueses. Analistas consultados por EFE creen que este proceso podría demorar entre uno y tres años. En esa instancia, Telefónica podría plantear la intromisión del Gobierno portugués como uno de los argumentos para solicitar la disolución de la sociedad con PT.

Mientras tanto, el Gobierno de Portugal ratificó su apoyo a PT, a través de una nota del Ministério das Obras Públicas, Transportes e Comunicações (MOPTC). “El Gobierno quiere en este momento manifestar total confianza y apoyo al consejo de administración de PT y a la forma en que ha conducido todo el proceso de negociación con Telefónica, considerando que la compañía portuguesa actuó siempre de forma de salvaguardar los intereses de todas las partes involucradas y de promover los objetivos estratégicos de PT”, puede leerse en el sitio de Internet del MOPTC.

TeleSemana
TeleSemana es la publicación online de telecomunicaciones líder de America Latina, ofreciendo información estratégica a 17.000+ profesionales de la industria. Más de 200 operadores móviles, fijos, satelitales y cable operadores, y más de 60 agencias reguladoras y gubernamentales de 23 países diferentes de la región acceden a TeleSemana.com diariamente. TeleSemana.com es reconocida por la calidad de sus contenidos, sus análisis y su valor estratégico.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.