El Gobierno prohibió dar servicios de Internet al mayor operador de TV por cable del país

El Gobierno argentino, a través de su ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, anunció la caducidad de la licencia de Fibertel, el proveedor de acceso de banda ancha de Cablevisión, mayor operador de televisión por cable del país que pertenece al Grupo Clarín. De acuerdo con el ministro, el ISP deberá dejar de operar en 90 días y los clientes de la compañía —más de un millón a agosto de 2010— deberán migrar a otros operadores de Internet. De Vido fue determinante: “ya no existe más Fibertel”, sentenció.

La resolución del Gobierno es implementada a través de la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC), organismo que a través de un comunicado reiteró que desde el 5 de agosto, la empresa Cablevisión tiene prohibido ofrecer el servicio de acceso a Internet utilizando las licencias de Fibertel. Según el comunicado de la CNC, “la firma es distribuidora de TV por cable y no cuenta con licencia para operar en el área de las telecomunicaciones” y Cablevisión “deberá abstenerse de incorporar nuevos usuarios de Internet y de modificar las condiciones de la prestación de los servicios que actualmente está prestando”.

La medida del Gobierno es un capítulo más de la larga pelea que mantiene con Clarín, gigante grupo multimedios nacional dueño de Cablevisión-Fibertel, y generó una gran polémica en la industria y en los medios con idas y vueltas desde ambos lados. Para la empresa, “se trata de una medida claramente abusiva y enmarcada en el plan de trabas y hostigamiento administrativo del Gobierno contra Cablevisión. La resolución es violatoria de los derechos de la empresa como continuadora universal de Fibertel. Esta absorción societaria se realizó en 2002, mucho antes de la fusión con Multicanal, y fue aprobada por la Inspección General de Justicia (IGJ), que es el organismo competente para este tipo de operaciones”.

La CNC, por su parte, hace hincapié en que Fibertel fue disuelta y absorbida, y responde diciendo que “es importante destacar ante malintencionadas versiones que la decisión es una sanción ante la inexistencia de la persona física titular de la licencia, toda vez que de manera unilateral y sin autorización previa de la autoridad de aplicación, la empresa Fibertel se disolvió y fue absorbida por la empresa Cablevisión Sociedad Anónima”.

Por su lado, la Asociación Argentina de Televisión por Cable (ATVC) exclama a través de un comunicado que “¡No hay derecho!” y que la medida “propicia que los monopolios de telecomunicaciones se queden con el millón de clientes de banda ancha que tienen contratados esos servicios”. A los ojos de ATVC, la iniciativa está relacionada con una movida más amplia que abarca a la nueva Ley de Medios: “el sector ya se ve seriamente amenazado por la puesta en vigencia de la Ley de Medios que desalienta la instalación de redes modernas que sean una alternativa a las telefónicas. Ambas disposiciones convergen en la misma dirección: desmantelar la industria del cable en la Argentina, afectando a empleados y empresarios.”

A todo esto también se le suman voces de distintos sectores políticos y económicos que aducen, entre otras cosas, que la medida es una limitación al derecho de libertad de expresión, que es una medida abusiva y sin fundamento utilizada por el Gobierno como un arma más en la guerra que mantiene con el Grupo Clarín y que es una iniciativa para beneficiar a las empresas de telefonía y sus ISPs (Telefónica-Speedy y Telecom-Arnet) que son los otros grandes jugadores del segmento de banda ancha.

De todas formas, se trata del primer “round” de la pelea, y resulta muy apresurado hacer conjeturas a futuro. La empresa intentará por todos los medios no abrir mano del millón de clientes de banda ancha que posee, pero el Gobierno parece no estar dispuesto a ceder.

Mientras tanto, diferentes organismos de defensa del consumidor recomiendan a los usuarios de Fibertel no hacer nada por el momento y esperar prudentemente a que haya más certezas. Lo que sí es cierto es que de mantenerse y efectivizarse la medida produciría una reconfiguración del mercado de banda ancha argentino. A junio de 2010 existen en el país un total aproximado de cuatro millones de accesos de banda ancha. Los principales proveedores del país son Telefónica, con 1,32 millones de clientes del servicio; Telecom Argentina, con 1,27 millones de accesos; y el Grupo Clarín, con un millón de suscriptores. La tecnología ADSL es la tecnología dominante, que responde por el 59 por ciento de las conexiones de banda ancha, mientras que el cablemódem ocupa el segundo lugar con una participación cercana al 41 por ciento restante, descontando alguna participación minoritaria de accesos satelitales y/o inalámbrico fijo. Sin embargo este escenario podrá cambiar radicalmente si la medida se concreta, sólo queda esperar para cómo asimilará el impacto el mercado y cómo se adecuará a la nueva situación.

TeleSemana
TeleSemana es la publicación online de telecomunicaciones líder de America Latina, ofreciendo información estratégica a más de 16.000 profesionales de la industria. Más de 200 operadores móviles, fijos, satelitales y cable operadores, y más de 60 agencias reguladoras y gubernamentales de 23 países diferentes de la región acceden a TeleSemana.com diariamente. TeleSemana.com es reconocida por la calidad de sus contenidos, sus análisis y su valor estratégico.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.