Fibra, satélites o globo, Google se apunta a todo para conectar al planeta

o3b solar array depl_1c61acQuizá el proyecto que lleva el nombre más “ONG”, The Other 3 Billion o O3B, es el más concreto y realista para llevar conectividad a las zonas rurales de todo el planeta. Google, uno de los 10 socios del proyecto, tiene esta capacidad de que sus pruebas con fibra, satélite o globos aerostáticos parezcan iniciativas de creación de redes de telecomunicaciones más altruistas que las que suelen tener los operadores tradicionales.

Y si bien Google persigue conectar al mundo, desarrollado o por desarrollar, para su propio beneficio, no es menos cierto que en búsqueda de ese beneficio financiero propio está apoyando la innovación y, potencialmente, conectando gracias a esa innovación a usuarios que podrían quedar en fuera de juego durante muchos años.

Ayer se anunciaba el lanzamiento inminente de los primeros cuatro satélites de O3B, que mientras escribimos estas líneas nos llega la noticia de que los fuertes vientos han retrasado su puesta en órbita. El proyecto se inició hace seis años en la jungla de Rwanda, con la idea de solucionar la problemática del precio de la conectividad internacional. Gracias a esa visión se desarrolló la tecnología satelital que este año ofrecerá servicios de banda ancha asequible en África, Latinoamérica, Medio Oriente y Asia.

Los primeros cuatro satélites de la futura constelación de O3b ya han sido probados, y las estaciones terrestres alrededor del mundo ya están preparadas para recibir la señal de éstos una vez entren en órbita.

“Estamos listos. La cuenta atrás se ha iniciado. En breves horas, nuestros satélites vendrán desde el horizonte por primera vez. Estamos muy cerca de lanzar una red que tiene el potencial de cambiar las vidas de forma tangible y esto es un sentimiento tremendo”, dice Brian Holz, CTO de O3b, en ese tono histórico que destila este tipo de proyectos.

En septiembre de este año, O3b lanzará otros cuatro satélites adicionales que entrarán en servicio en noviembre.

Pero de todos los proyectos donde Google se ha embarcado para crear una red, Project Loon es, sin duda, el más desafiante de todos, pues al margen de crear una red mesh de telecomunicaciones a unos 20 kilómetros de altitud con globos aerostáticos potenciados por energía solar, estos viajarán por encima del planeta sin tener en cuenta las barreras ficticias que llamamos fronteras y sus múltiples legislaciones que gobiernan estos territorios virtuales.

Google anunciaba recientemente que las primeras pruebas de campo se están iniciado en Nueva Zelanda. En su blog, Google publicaba:

“Creemos que puede ser posible desarrollar un anillo de globos que volando alrededor del globo en los vientos estratosféricos, pueden proveer acceso a Internet en la tierra. Está en sus primero días, pero hemos desarrollado un sistema de globos que se mueven con los vientos a altitudes dos veces por encima de los aviones comerciales, para ofrecer acceso a Internet en tierra a velocidades similares a las ofrecidas por las actuales redes 3G o incluso superiores. Como resultado creemos que los globos pueden ser una opción para conectar a zonas rurales, remotas y que suelen quedar fuera del servicio tradicional, así como para poder ayudar con conectividad después de un desastre natural. La idea puede sonar un poco loca, y por ello le llamamos el Project Loon, aunque está apoyado por razonamientos cientificos sólidos”.

Así, pues, parece que Google —que lleva varios años invirtiendo en este tipo de tecnología que finalmente ve la luz— tiene una idea “loca” cuya dificultad técnica no tiene nada que ver con la política, pues estos globos invadirán espacios aéreos como los de Irán o Corea del Norte y pueden crear conflictos entre naciones que en la actualidad tiene disputas diplomáticas de amplio calado. No hay que olvidar que los globos y las estaciones locales utilizan frecuencias de radio, por lo que Google tendrá que negociar con cada país el uso de dichas frecuencias. Una tarea, sin duda, titánica.

Aún así, la innovación debe ser apoyada, especialmente si resuelve problemas reales como la falta de conectividad en general, o en casos de extrema necesidad como los que enfrentamos cuando hay un desastre natural de gran magnitud.

Rafael A. Junquera
Cuenta con más de 16 años de experiencia cubriendo el sector de las telecomunicaciones para América Latina. El Sr. Junquera ha viajado constantemente alrededor del mundo cubriendo los eventos de mayor relevancia para la industria en América, Europa y Asia. Su experiencia académica incluye un BA en periodismo escrito por la Universidad de Suffolk en Boston, MA, y un Master en Economía Internacional en la misma institución.

3 Comentarios

  1. Avatar

    El es delirio mas ridículo que he escuchado en mi años de telecomunicaciones. Necesitara nuevos inversores Google? Otro ‘creativo’ April Fools? Quien sabe??!

    • telesemana

      Creo que ahí está la gracia del asunto, en lo delirante. Ellos mismos lo comentan en el blog, que están un poco chiflados. Yo lo primero que pensé es que pasa si se pincha uno de los globos, porque la verdad, no se cuan seguro sería tener decenas de globos dando vueltas por ahí arriba 😉

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.