Las guerras de calidad 4G, a punto de transformar la industria de telecomunicaciones de América Latina

Impulsado por las tendencias mundiales y regionales, el sector de las telecomunicaciones móviles de América Latina está preparado para un crecimiento significativo y cambios estratégicos en los próximos años.

El principal de ellos es un alejamiento de la competencia basada en el precio y una inclinación hacia la diferenciación basada en la calidad de servicio (QoS, por sus siglas en inglés) y la calidad de la experiencia (QoE, por sus siglas en inglés). Los operadores que dominan el mercado latinoamericano —America Móvil, Telefónica, TIM Brasil, AT&T México, Oi, Digicel, Millicom, entre otros— entienden que la evolución de los hábitos de los suscriptores exige un nuevo enfoque para reducir el índice de abandono de servicios y aumentar sus ingresos. Tal estrategia sólo puede tener éxito con una garantía de seguridad de desempeño de la infraestructura de extremo a extremo.

Un vistazo al mercado de telecomunicaciones móviles en todo el mundo, y regionalmente en América Latina, revela los impulsores detrás de este cambio estratégico por parte de los operadores:

  • GSMA reportó 414 millones de suscriptores de telecomunicaciones móviles en la región con una tasa de penetración general del 65 por ciento. Las proyecciones de mercado indican que esos números crecerán a 525 millones, 78 por ciento hacia 2020, respectivamente.
  • Se prevé un crecimiento significativo en la región en la adopción de teléfonos inteligentes y el uso de datos móviles: la tasa de uso que tuvieron estos equipos en 2015 fue del 46 por ciento, pronostica un 70 por ciento de la misma para el año 2020, creciendo a una tasa anual del 50 por ciento, justo por debajo del promedio mundial; pero más fuerte que en otras regiones maduras como América del Norte y Europa Occidental.
  • El aumento de la adopción de servicios de video y over-the-top (que están hasta arriba de la Nube) es un componente importante de la explosión del uso de datos que ocurre a nivel global y regional. El uso de las redes sociales a través los dispositivos móviles tiene mucho que ver con eso, señaló Patrick López en un documento de análisis central de 2016: el 47 por ciento de todos los usuarios de Facebook se conectan al servicio exclusivamente a través de dispositivos inalámbricos; igual que el 50 por ciento de las vistas que se hacen en YouTube. Adicionalmente, el 49 por ciento de los usuarios de 18-24 años entran a ver Netflix por esa vía.

Más personas que utilizan Internet móvil en sus teléfonos inteligentes, junto con la continua expansión de la cobertura 4G, pondrá una presión adicional sobre los operadores móviles para diferenciarse sobre la base de algo más que el precio y generosos planes de uso de datos. La calidad del servicio y la experiencia del usuario final serán factores clave en el impulso de la elección de la red 4G por parte de los suscriptores.

El final del juego de la Guerra de Precios

Como ha ocurrido en otros mercados, un cambio importante rumbo a la competencia por la calidad de la experiencia será precedido por una intensificación de las guerras de precios. Este proceso ya está muy avanzado en América Latina, ya que los operadores móviles aceleran los esfuerzos para lograr el retorno de inversión de sus importantes inversiones en 4G. En México, la entrada del jugador global de peso pesado AT&T en el mercado el año pasado inició una guerra de precios local. Entre diciembre de 2014 y diciembre de 2015, los precios de los móviles sólo en México se redujeron en un 17 por ciento.

No es sólo el costo de los servicios móviles que está cayendo en América Latina; también lo hacen los precios de los teléfonos inteligentes. Hoy en día, los dispositivos de más bajo costo están disponibles por menos de 100 dólares, lo cual es un factor significativo en el aumento de usuarios de estos dispositivos en la región.

La tasa de abandono de servicios móviles es también un reto significativo a nivel regional. Por ejemplo, el promedio de la tasa de deserción mensual del consumidor en Brasil sigue siendo alto, de 3,9 por ciento. Dada la pérdida de ingresos y el alto costo de la adquisición de clientes, esto representa una gran carga para el retorno de inversión en tecnología 4G para los proveedores de servicios.

Lo que complica que las intensas guerras de precios evolucionen hacia una diferenciación de la QoE en América Latina, es el hecho de que las condiciones regulatorias y económicas varían de un país a otro.

Por ejemplo, la crisis económica en Brasil dificulta que los operadores amplíen el alcance y la amplitud de sus servicios y ha llevado a una reciente caída en las ventas de teléfonos móviles, aunque este país sigue siendo el cuarto mercado mundial en dicho rubro. En el lado positivo, los minutos de uso por suscriptor han crecido constantemente durante los últimos 18 meses y se espera que esto se acelere con la adopción del consumidor de recientes servicios 4G que ofrecen los principales operadores. Por otra parte, los suscriptores de prepago han caído en un 10 por ciento aproximadamente más o menos en el mismo período de tiempo, más evidencia del crecimiento emergente de las redes 4G.

Mientras tanto, el mercado de chileno —que tiene una de las tasas de penetración más altas de América Latina— es muy competitivo, con oportunidades significativas para los operadores que invierten en la expansión de la red LTE (la conectividad 3G está ampliamente disponible, pero 4G sigue siendo irregular). La competencia entre los principales operadores (Telefónica, Claro, Entel) se centra en la disponibilidad de la señal de datos. Estos operadores, viendo lo que sucede, ya están alejándose de las guerras de precios. Sus estrategias incluyen todo tipo de paquetes de servicios, que requieren un contrato de dos años, subvencionar el costo de los teléfonos, y la aplicación de penas severas a los suscriptores que terminan sus contratos con anticipación. A largo plazo, competir en este mercado requerirá diferenciación basada en QoS y QoE.

Todos los principales operadores de telefonía móvil latinoamericanos reconocen la tecnología LTE como clave para sus negocios futuros y avanzan hacia 4G. Sin embargo, hasta ahora las tasas de penetración de 4G no han alcanzado las expectativas porque ha sido muy difícil para los clientes ver una diferencia significativa entre los servicios 3G y 4G.

Teniendo en cuenta que los teléfonos inteligentes son más o menos los mismos, los servicios ofrecidos y utilizados por los suscriptores también son similares, y la tecnología 4G subyacente también lo es, la pregunta persistente sigue siendo: ¿cómo se diferenciarán los operadores móviles?

La calidad de la experiencia lo es todo para 4G

La respuesta es: a través de la QoE que den sus servicios LTE. Ganar esta batalla no es un reto insignificante, porque QoE para 4G requerirá nuevas herramientas que generen nueva información de rendimiento, así como un cambio en cómo se gestionan las redes.

Los operadores sólo pueden lograr un mayor nivel de QoE al asegurar que sus “redes de extremo a extremo” soporten parámetros de rendimiento altamente sensibles inherentes a las radios LTE. Estos parámetros de rendimiento de radio 4G deben tratarse como el contrato de nivel de servicios (SLA, por sus siglas en inglés) que la red debe soportar para lograr la QoE. Éste es un componente clave para lograr el éxito 4G, el cual requiere inversión en nuevas tecnologías cuando las herramientas y procesos utilizados para asegurar que las generaciones anteriores de redes móviles no son las adecuadas para gestionar la QoS en un entorno complejo de 4G.

Optimizar las redes de esta manera trae beneficios más allá de la QoE mejorada, tales como: reducción del tiempo significativo (MTTR, por sus siglas en inglés) para resolver los reportes de problemas, reducción total de estos reportes de fallas, camiones de rodamiento menos costosos y ahorros sustanciales de costos porque las organizaciones de soporte pueden identificar problemas de red más rápidamente y determinar la reacción apropiada. Una solución de aseguramiento de servicio de última generación e información de rendimiento granular en tiempo real permitirá a los operadores crear una demarcación de desempeño en la red y aislar y solucionar problemas rápidamente.

Los operadores móviles ya no pueden permitirse invertir en costosos equipos portátiles de prueba para encontrar problemas en la red. Agregar capacidad sin saber con certeza si ésta resolverá un problema de desempeño es demasiado caro y no sostenible para los programas 4G de los operadores móviles. Muchos proveedores han invertido y dado los primeros pasos hacia una plataforma de gestión de red basada en software. Esto será obligatorio a medida que las redes continúen evolucionando y se vuelvan más complejas. La granularidad de la información de desempeño es fundamental para el éxito de los algoritmos incrustados en estas plataformas de software, impulsando acciones correctivas en la red.

Un nuevo panorama competitivo

Todos los principales operadores de América Latina se han comprometido a invertir en los próximos años importantes sumas para desarrollar y mejorar sus redes, con especial énfasis en los despliegues de servicios 4G. A medida que lo hacen, y que esta tecnología se vuelve cada vez más accesible para los usuarios, los planes de precios y uso serán menos importantes para la diferenciación, y los operadores en su lugar migrarán a la calidad de servicio y la calidad de la experiencia como su única estrategia de venta para atraer y retener a los clientes.

Ya desde ahora, algunos de los principales operadores de la región han reconocido la importancia de la gestión de la calidad de servicio de extremo a extremo en sus redes y han comenzado el camino para poner a disposición un nuevo nivel de información sobre el rendimiento de la red que respalda sus grandes estrategias de análisis de datos. Mercado por el mercado, el operador que mejor haga esto mediante la ejecución de extremo a extremo de la gestión de la calidad de servicio, en apoyo al excepcional impulso de la QoE, surgirá como el líder.

David Dial
David Dial es Vicepresidente de Ventas Internacionales de Accedian, especialista en rendimiento de redes que trabaja con los principales operadores de todo el mundo, incluyendo SK Telecom en Corea; América Móvil, Telefónica y TIM Brasil en América Latina; Softbank y NTT / DoCoMo en Japón; Reliance Jio en la India; T-Mobile USA; Y otros- para mejorar la calidad de servicio 4G y preparar estas redes para hacer frente a los retos 5G. La solución Skylight de Accedian aporta valor a los operadores en Latinoamérica y en otros lugares, al brindarles una gestión del rendimiento de extremo a extremo y la granularidad de datos de rendimiento necesarios para hacer las estrategias para sus plataformas de datos de SDN / SON una realidad.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.