“OTTs empujan a mejorar la tecnología y bajar costos en el mercado de cables submarinos”

El mercado de cables submarinos se prepara para atender las demandas de una industria que requiere cada vez mayor capacidad. Los proveedores de contenidos over-the-top (OTT) empujan el mercado con un crecimiento anual cercano al 60 por ciento.

Seaborn Networks, al igual que sus competidores, invierte en nuevas rutas para conectar Sudamérica con Estados Unidos, Europa y hasta África. Hace poco más de un año, puso en marcha su sistema Seabras-1, que conecta Estados Unidos con Brasil y se prepara para el próximo lanzamiento de ARBR, el cable que conectará Argentina, en el sur del continente.

En este contexto, TeleSemana.com habló con Larry Shwartz, CEO de Seaborn Networks sobre el mercado mayorista de conectividad y las expectativas de la compañía en la región.

En los últimos años hubo muchos anuncios de inversiones para el despliegue de cables submarinos en América Latina, ¿por qué?

Bueno, hay dos cosas. Por un lado, el tiempo de vida de un cable submarino es de 22 años. Por supuesto, uno nunca espera hasta el final para reemplazar un cable submarino, sino que eso se hace antes. En este momento, las rutas principales que van de Argentina hacia el resto del mundo tienen en promedio unos 17 o 18 años. Entonces, si tenemos en cuenta que necesitamos un período de tiempo para construir los sistemas y luego esperamos un poco de superposición antes de que sean reemplazados los viejos cables submarinos, podemos ver que el momento para realizar las inversiones en cables submarinos de próxima generación es ahora.

El segundo punto es la demanda de banda ancha. Hace 20 años, cuando esos sistemas se construyeron, teníamos una sola computadora con una conexión dial up para toda la familia. Ahora claro, es muy diferente y mis hijos tienen más dispositivos que los que yo tengo y se hacen otras cosas en la red, como streaming de video… Lo mismo ocurre con las grandes empresas y los gobiernos alrededor del mundo. Los cables submarinos que estamos construyendo nos permiten proveer un incremento masivo en la capacidad. Por supuesto, con los beneficios tecnológicos que hemos incorporado podemos tener sistemas más grandes con mayor calidad y disponibilidad. Y todo esto lo hacemos mientras que los viejos cables llegan a su final.

¿Cómo esperan sea la demanda de cables submarinos?

Bueno, en realidad lo que podemos decir es que la demanda es significativa. Entre el 95 y 96 por ciento de la comunicación global viaja a través de cables submarinos.

A pesar de que hay mucho trabajo en la localización del tráfico con los CDN, la verdad es que el crecimiento de la demanda requiere que se construyan nuevas rutas. Por ejemplo, tenemos a grandes compañías como Google, Microsoft o Amazon que se están comprometiendo a comprar pares de fibra en grandes rutas submarinas, lo que demuestra que la demanda es significativa. Además, hay que tener en cuenta que como un proveedor de infraestructura crítica, tenemos planes a largo plazo, estamos hablando de 20 a 25 años. Entonces, diseñamos un sistema que no solo tiene que atender la demanda a corto plazo sino por las próximas dos décadas. Hay algunas compañías que van a ir comprando la capacidad año tras año, como la necesiten, otras que van a preferir comprar más capacidad desde un principio y generar mejores economías de escala.

Recientemente comentaba que el 95 por ciento del tráfico corre por cables submarinos y el resto viaja por satélites, ¿cree que las mejoras tecnológicas en satélites puede hacerles competencia a los cables submarinos y modificar esta relación?

No es realmente una competencia, sino que cada uno es una parte crítica del ecosistema de telecomunicaciones. El satélite es muy bueno para comunicaciones punto a multipunto como GPS o televisión. También es muy bueno para dar servicios a lugares alejados y de baja densidad poblacional. Sin embargo, cuando hablamos de sistemas punto a punto donde hay una cantidad importante de datos que debe moverse de un lugar, no puede compararse.

Los satélites han mejorado mucho tecnológicamente en los últimos años y lo van a seguir haciendo, pero también ha mejorado la tecnología de fibra óptica y cables submarinos en el mismo período.

¿Cuáles son sus principales clientes?

Nosotros somos una compañía mayorista, y la verdad es que tenemos distintos clientes. Tenemos muchas compañías en Brasil, Argentina o los Estados Unidos, pero también grandes compañías en todo el mundo que buscan capacidad. Las compañías de telecomunicaciones grandes están dentro de este grupo.

Luego tenemos los ISPs y luego grupos específicos de compañías. Por ejemplo, entre Brasil y Estados Unidos ofrecemos la ruta más rápida, de menor latencia, y es algo muy requerido por las bolsas de valores. Entonces, tenemos compañías financieras que compran mayorista. Y, por supuesto, los proveedores de contenido, los grandes OTTs.

Todos los clientes son importantes y lo que es interesante es que tienen un patrón de crecimiento muy distinto. Por ejemplo, los proveedores de contenidos crecen a una tasa anual compuesta mucho más alta que la de otros clientes. Ellos tienen un incremento anual de aproximadamente el 60 por ciento anual, mientras que los operadores de telecomunicaciones crecen entre 30 y 40 por ciento. La industria financiera no crece tanto en capacidad pero sí en sus exigencias de latencia.

Mencionas a los proveedores de contenidos como grandes clientes pero ellos mismos están anunciando la creación de sus propios cables submarinos, ¿qué opinas de esta tendencia?

Creo que lo que podemos encontrar es que siempre hay una tercera parte involucrada en estas construcciones. Los proveedores de contenido son muy importantes para esta industria no solo por su crecimiento exponencial sino porque empujan también a la industria a mejorar la tecnología y bajar los costos, lo cual se traduce en eficiencias que nosotros también podemos traspasar a nuestros clientes, que veo como algo muy positivo. Esto permite bajar los precios finales y es bueno para los planes nacionales de banda ancha porque habilita a ofrecer un servicio asequible.

Obviamente, hay muchas noticias sobre ciertas rutas que ellos están construyendo pero la realidad es que los OTTs son y siguen siendo grandes compradores de otras rutas. La regla general de este tipo de consumidores es que, para cada ruta principal, necesitan al menos tres o cuatro complementarias, entonces o las están construyendo ellos mismos o le están comprando a terceros.

Recientemente Seaborn ha conectado Brasil con Estados Unidos y trabajan en un nuevo cable hacia Argentina, ¿por qué estas rutas?

Bueno, una de las consultoras que trabajamos que es Terabit Consulting y, por ejemplo, piensan que la demanda de Argentina va a crecer a una tasa compuesta anual del 40 por ciento hasta el 2022. Esto tiene que ver con una recuperación económica y con los cambios en el mercado de las telecomunicaciones que van a resultar en miles de millones de dólares de nuevas inversiones en los próximos años, especialmente para mejorar la banda ancha.

Hemos desplegado el Seabras-1 entre Nueva York y San Pablo, Brasil. Este sistema está operativo por al menos un año y, en este punto, vemos el próximo paso lógico para empujar la conectividad hacia el sur con este cable ARBR. Vamos a salir de nuestra propia estación de cable en Brasil hasta la estación de amarre de Telecom Argentina en Las Toninas, Argentina.

¿Por qué eligieron a Telecom Argentina?

Bueno, en este proyecto trabajamos con el Grupo Werthein que había sido un inversor en Telecom Argentina. Además, tenemos una buena relación con la compañía y su exdirector de Servicios Mayoristas, Máximo Lema, está ahora en nuestra junta de asesores.

Además, tenemos buenas perspectivas sobre lo que Telecom y Cablevisión están haciendo en Argentina. Sin dudas, es una empresa importante en el mercado de telecomunicaciones.

Creemos que éste es un movimiento simbólico. Los cables submarinos existentes en Argentina hoy en día son, en su mayoría, propiedad de compañías de telecomunicaciones extranjeras. En el caso de ARBR, es el primer cable que tiene un accionista local en su construcción y operación, con la participación del Grupo Werthein y Telecom Argentina. Eso hace que sea un proyecto local. Si bien Seaborn no es una compañía argentina, nosotros somos una compañía independiente que queremos abrir el mercado para todos los jugadores posibles, tal como lo hicimos en Brasil.

¿Están pensando nuevas inversiones en América Latina?

Sí, por supuesto, pero no puedo dar detalles. Creemos que a largo plazo hay mucha oportunidad en la región.

¿Estamos hablando de nuevas ramificaciones para el Seabras-1?

Obviamente que si se tienes construida la autopista, el poder tener entradas y salidas que permitan llevar tráfico hacia esa autopista es atractivo, pero no estamos limitados a ese objetivo.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: leticia.pautasio@telesemana.com

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.