Subasta de espectro en El Salvador servirá para reducir pendientes en conectividad

La Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (Siget) reabrió el proceso por el que subastará 140 MHz de espectro en El Salvador. Los más de dos años de demora que lleva esta iniciativa en uno de los países más rezagados de la región se suman a serios desafíos de conectividad en un combo que solo permite hablar de la subasta como un remedio parcial a las necesidades locales.

Se pondrán a disposición de interesados, tal como se esperaba, 14 porciones de 5 MHz + 5 MHz. Dos de ellas en la banda de 1900 MHz, nueve en AWS y otras tres en AWS extendido. El proceso se hará mediante rondas simultáneas y sucesivas. Tiene como fecha tentativa de subasta el cuatro de abril. El precio base de cada bloque de 10 MHz es de 6,25 millones de dólares más una garantía de sostenimiento de 3,12 millones de dólares para cada uno.

La subasta llega justo después de cambios sustanciales en el mercado móvil, con la venta de la filial local de Telefónica a América Móvil. Será el primer combate abierto y con resultados públicos que la firma de Carlos Slim tendrá con Tigo, empresa que concentra según sus propios datos la mitad del segmento celular en El Salvador. También está Digicel y RED, este último, que presta servicios sobre iDEN. La cantidad de operadores vigentes y los movimientos recientes hacen difícil pensar en el ingreso de un nuevo prestador.

La entrega de espectro radioeléctrico es solo uno de los puntos que recomendó la GSMA para “integrar a El Salvador a la era de la economía digital”. La entidad emitió sus sugerencias antes de las elecciones que dieron como ganador a Nayib Bukele, quien asumirá el cargo el primero de junio próximo. El país lleva adjudicado apenas 185 MHz, lo equivalente al 14 por ciento de lo recomendado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

Los otros tres conceptos en que hizo énfasis GSMA son facilitar el despliegue de infraestructura con, por ejemplo, menos trabas burocráticas para los operadores; fomentar la inclusión digital a través de la reducción de impuestos y, por último, replantear el diseño institucional actual para dotar de independencia a las autoridades competentes y promover la seguridad jurídica a través de una agenda digital nacional.

Los datos ayudan a entender que la situación de El Salvador ni siquiera se acerca a la deseada. Allí la penetración de conexiones 4G es de apenas el cinco por ciento y la penetración de Internet móvil es de 42 por ciento, lo que significa que “a pesar de tener cobertura disponible más de la mitad de los salvadoreños no accede a los beneficios de la conectividad”, refirió GSMA. También hay desafíos en materia de alfabetización y desarrollo de aptitudes digitales.

En este contexto, hay motivos suficientes para entender que la puesta en marcha de la subasta de espectro es un paso importante para que el país se acerque a las recomendaciones internacionales y finalice por fin un proceso que se anunció con bombos y platillos cuando corrían las primeras semanas de 2017. Sin embargo, la definición de este tema no será suficiente para traer paz a las autoridades locales, pues El Salvador todavía presenta una larga lista en la columna de pendientes.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.