No iban de farol: WBA y NGMN siguen avanzando en la convergencia entre Wi-Fi y 5G

En 2018 Wireless Broadband Alliance (WBA) y Next Generation Mobile Networks (NGMN) lanzaban un primer aviso con la publicación de un white paper inicial donde se explicaban las bases de la necesidad de integrar Wi-Fi 6 y las redes 5G. Ahora, ambas organizaciones expanden esta información con la publicación de un nuevo white paper, este mucho más extenso, donde se profundiza en la imparable necesidad de que ambas tecnologías converjan, no porque sea un capricho, sino porque el usuario y las empresas así lo demandan.

Esta iniciativa conjunta debería poner fin a las múltiples especulaciones sobre el futuro de ambas tecnologías y su relación, la cual se ha querido vender desde hace ya dos décadas como una relación conflictiva, de confrontación. Algo parecido a la película Highlander, donde los protagonistas antes de cortarle la cabeza al enemigo decían aquello de: “solo puede quedar uno”. Especialmente porque son 38 operadores móviles los que “firman” este documento de intenciones en el que se menciona la utilidad y necesidad de este convergencia tecnológica que se viene ya dando antes de la aparición de Wi-Fi 6 y la 5G. Lo que sucede es que las mejoras tecnológicas, sobre todo con Wi-Fi 6, hacen que la integración sea más “intuitiva”, ya que ambas tecnologías adoptan características muy similares y para casos de uso casi idénticos.

Por un lado, el reporte conjunto muestra que los operadores deberían beneficiarse de la integración al tener mayor visibilidad sobre las redes Wi-Fi. Esto no es un dato menor cuando se sabe que los usuarios están más tiempo en redes Wi-Fi que móviles para acceder a ciertos servicios y que el operador móvil queda ciego cuando los usuarios se conectan a estas redes no pudiendo asegurar cierta calidad en los servicios. Además, esta integración permitiría a los operadores acceder al mercado del enterprise al poder ofrecer gestión de redes empresariales tras combinar sus redes móviles con las redes Wi-Fi ya instaladas en estas empresas. El acceso a este mercado no obligaría a entrar en conflicto con los clientes para que actualicen su infraestructura a una quizá basada en small cells con la tecnología 5G. Teniendo ya la infraestructura desplegada y buena parte de ella pudiendo ser actualizada a Wi-Fi 6, parece más coherente y eficiente aprovecharla.

Los mismos beneficios, pero a la inversa, aplicarían para aquellos proveedores que tienen activos en Wi-Fi: la integración les daría mayor visibilidad de sus clientes en las redes móviles, permitiendo, sobre todo, una mejor transición entre ambas tecnologías, dice el reporte.

En esencia ambos lados entienden, aunque siempre ha parecido más obvio del lado Wi-Fi, que ninguna de las dos tecnologías es la solución a todas las necesidades de conectividad de las personas, las empresas, las industrias y las ciudades inteligentes, entre otros ejemplos. Con la llegada de IoT, la colectividad masiva y la necesidad de encontrar siempre un punto de conexión fuerza a una colaboración real y lo más avanzada posible entre ambas tecnologías.

Especialmente si existe la opción —que existe— de que su integración permitirá abrir nuevos negocios y mejorar las inversiones y su retorno. Pero esta oportunidad de integración no trae solamente beneficios, cuenta con una serie importante de retos que la industria necesita abordar para proporcionar soluciones que puedan implementarse y beneficiar a los usuarios finales pero también a los diferentes verticales. El reporte analiza algunos casos de uso clave y requisitos que los respaldan al tiempo que identifica elementos que aún requieren un estudio adicional por parte de la industria y de los diferentes organismos que desarrollan los como 3GPP, IEEE y WFA para poder aprovechar las oportunidades que presenta la convergencia entre 5G y Wi-Fi.

El reporte indica que uno de los desafíos clave es permitir una estrecha integración entre 5G-NR y Wi-Fi para mejorar la continuidad de la sesión y una mejor utilización de los recursos entre NR y Wi-Fi para entornos heterogéneos empresariales, residenciales y públicos Wi-Fi. Otro desafío importante es habilitar dispositivos solo Wi-Fi, con o sin identidad 3GPP, y credenciales SIM en el dispositivo, para acceder a los servicios 5G en redes PLMN y para expandir las experiencias 5G a dispositivos existentes, así como a futuros dispositivos solo con Wi-Fi. Abordar esta brecha puede requerir soporte para EAP-TLS/EAP-TTLS por parte de las redes PLMN.

El informe puede descargarse en el siguiente link.

Rafael A. Junquera
Cuenta con más de 16 años de experiencia cubriendo el sector de las telecomunicaciones para América Latina. El Sr. Junquera ha viajado constantemente alrededor del mundo cubriendo los eventos de mayor relevancia para la industria en América, Europa y Asia. Su experiencia académica incluye un BA en periodismo escrito por la Universidad de Suffolk en Boston, MA, y un Master en Economía Internacional en la misma institución.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.