Espectro: reclamos e incertidumbre por la oferta de Nextel-Televisa

La industria de telecomunicaciones mexicana se destaca, entre otras cosas, por su alto nivel de judicialización y complejidad de procesos y trámites, que responde a varios factores, entre ellos la importancia económica de su mercado, la gran rivalidad que existe entre los grupos presentes, y la compleja relación entre los dos organismos reguladores. Y las licitaciones de espectro para servicios móviles que está conduciendo el Gobierno en estos momentos, claro, no podía ser la excepción. Llegan a 60 las acciones judiciales contabilizadas por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en contra de este concurso.

La licitación de espectro para servicios móviles, esperada por meses desde su anuncio original, fue dividida por las autoridades en dos grupos, licitación 20 y licitación 21, y ambos procesos conducidos por la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel). El principal conflicto se da por la licitación 21 y porque, debido a las condiciones exigidas en las bases, el único postor que puede acceder a una frecuencia nacional en este concurso es el consorcio formado por Nextel (NII Holdings) y Televisa.

Actualmente, los ganadores del proceso de subasta ya están definidos, y sólo resta que la SCT entregue los títulos de concesión, lo cual ya comenzó a hacerse.

En la licitación 20 (espectro de 1900 MHz), resultaron ganadores Telefónica, Nextel-Televisa, y Iusacell (Grupo Salinas). Telefónica fue el mayor beneficiado en este proceso, ya que se adjudicó la mayor capacidad espectral en esta licitación: bloques de 10 MHz en las ocho regiones subastadas. También, la española pagará US$224 millones de dólares al Gobierno por este espectro, el 96 por ciento del total que percibirá el Estado por esta licitación. Televisa-Nextel se adjudicó espectro en la región 4, y pagará por él 3,8 millones de dólares, mientras que Iusacell ganó bandas en las regiones 1 a 7 y cancelará 5,2 millones de dólares.

La SCT ya le otorgó los correspondientes títulos de concesión a Telefónica y a Televisa-Nextel por esta licitación, pero no así a Iusacell, de acuerdo con el periódico mexicano La Jornada, porque ésta aún no ha cancelado la contraprestación que corresponde. Vale mencionar también que el Grupo Salinas, dueño de Iusacell, es responsable por la mayoría de las demandas contra las licitaciones.

Respecto a ello, esta semana, la SCT ratificó que las licitaciones 20 y 21 de espectro radioeléctrico conducidas por Cofetel continuarán su curso, ya que no existe impedimento legal para la entrega de concesiones. El organismo destacó, en un comunicado de prensa, que las licitaciones “se han conducido en todo momento con equidad y transparencia para fortalecer el sano desarrollo de la industria de telecomunicaciones”. La SCT afirma que la medida cautelar dictada por la Juez Tercero de Distrito en la ciudad de Acapulco (estado de Guerrero) “no ha sido legalmente notificada ni se han reunido los requisitos que señala el artículo 116 del Código Federal de Procedimientos Civiles”, y que en caso de ser notificada a la entidad, se harán valer los medios de defensa que estén a su alcance.
La Secretaría recordó además que a lo largo de los procesos de este concurso, varias empresas interpusieron más de 60 recursos de impugnación contra éste, y que ninguno de estos intentos ha logrado detenerlo.

En tanto, la licitación 21 es la que presenta la mayor complejidad. En la ronda de ofertas, el consorcio Nextel-Televisa resultó ganador de 30 MHz de espectro en las regiones 1 a 9, es decir, a nivel nacional, con una oferta económica de sólo 14,3 millones de dólares. Mientras que el resto de los bloques se lo repartieron Telcel (América Móvil) y Telefónica, pagando 300 millones de dólares la primera y 100,1 millones de dólares por la segunda.

Es que ante la vigencia del tope de espectro para los operadores existentes, y la falta de interesados internacionales sin presencia local, el consorcio Nextel-Televisa se vio beneficiado por espectro a nivel nacional a un precio muy bajo. Y es precisamente este aspecto el que constituye el centro de la discusión. Telcel ahora reclama que Nextel-Televisa pague “un precio justo” por el espectro.

“Si el Estado considera que el monto que ofreció Televisa-Nextel es un valor justo de mercado, quiere decir que todos estamos subsidiando al nuevo entrante, que no lo es, o que asignó un bloque de un bien nacional por debajo de su valor de mercado”, argumentó Alejandro Cantú, director jurídico de Telcel, en entrevista con el diario mexicano El Universal. El ejecutivo también dijo que este proceso infringe el artículo 134 de la Constitución, que establece la obligación de los servidores públicos de asegurar las mejores condiciones al Estado en la asignación de los bienes públicos y con imparcialidad.

Telcel está a favor de que se otorgue la concesión a Nextel-Televisa, pero quiere que las autoridades lo obliguen a subir el monto de la contraprestación. “Si la empresa no acepta, entonces que se declare desierta la licitación de ese bloque y se vuelva a concursar”, exigió Cantú.

Por su lado, Nextel ha prometido públicamente invertir cerca de 1.400 millones de dólares en México durante los próximos seis años para el desarrollo de su red, en caso de obtener la concesión en 1700 MHz – 2100 MHz.

TeleSemana
TeleSemana es la publicación online de telecomunicaciones líder de America Latina, ofreciendo información estratégica a más de 16.000 profesionales de la industria. Más de 200 operadores móviles, fijos, satelitales y cable operadores, y más de 60 agencias reguladoras y gubernamentales de 23 países diferentes de la región acceden a TeleSemana.com diariamente. TeleSemana.com es reconocida por la calidad de sus contenidos, sus análisis y su valor estratégico.

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.