América Móvil busca consolidarse como operador integral a través de Embratel

Carlos Slim

El mercado brasileño sufre actualmente un profundo proceso de reorganización, en base a fusiones, adquisiciones, alianzas comerciales y estrategias que apuntan todas hacia una sola dirección: la oferta multiservicio al cliente final. La adquisición de los activos de Portugal Telecom en Vivo por parte del grupo Telefónica dominó la escena durante las pasadas semanas, en lo que era, hasta entonces, un nuevo “round” en la pelea por dominar el mercado brasileño de telecomunicaciones.

Sin embargo, como si el mismísimo Carlos Slim se hubiera sentido tocado en su orgullo por la buena movida de su mayor competidor regional, América Móvil tuvo esta semana su turno de sacudir al mercado a través de Embratel, quien anunció una oferta pública para comprar la totalidad de las acciones preferenciales de la operadora de TV paga Net Serviços por un total de 2.600 millones de dólares. De esta manera, la empresa mexicana busca consolidar todas sus operaciones en Brasil. Embratel ya posee el 37,9 por ciento de las acciones ordinarias y el 21,2 por ciento de las participaciones preferenciales de Net y, a su vez, América Móvil controla un 98 por ciento de las acciones de Embratel a través de Telmex.

Como si fuera un prisma atravesado por un rayo de luz, la oferta de Embratel puede verse de diferentes ángulos y permite varias lecturas. Para algunos es una respuesta a Telefónica y su control total de Vivo, para no perder espacio en un mercado tan disputado como el brasileño. El primer efecto logrado con la iniciativa de Embratel fue un fabuloso incremento del valor de las acciones de Net Serviços; un 13,21 por ciento en la Bolsa de Valores de São Paulo (Bovespa). Y en segundo lugar, América Móvil logra un control más efectivo de Net a través de Embratel y demuestra su capacidad para posicionarse en la arena donde se dará la próxima lucha del mercado: los servicios integrados.

Existe también un análisis que tiene que ver con el escenario regulatorio y financiero de la empresa. Desde este punto de vista se podría pensar que la movida de Slim es una jugada de ajedrez anticipatoria. Al adquirir las acciones hoy, cuando la regulación local prohíbe el control por parte de extranjeros y la entrada de empresas de telecomunicaciones en operadoras de televisión por suscripción, paga un precio bajo por cada acción. En cambio, si como se prevé, la regulación fuera alterada permitiendo estos dos puntos antes mencionados, las acciones subirían de precio, teniendo que desembolsar mucho más.

La mayoría de los expertos del mercado se mostraron sorprendidos por la llegada de la oferta, que esperaban recién para después de los cambios en la Ley de TV por  cable, conocida también como PL29. Al parecer, la oferta sería viable, aunque la integración dependería de que se aprueben los cambios en la regulación, permitiendo que capitales extranjeros controlen a las empresas de TV paga.

Sin embargo, también puede verse desde el punto de vista mencionado por Embratel, quien justificó  la movida diciendo que la decisión fue tomada por la perspectiva de crecimiento que muestra el mercado brasileño de televisión por suscripción y banda ancha. Y en este sentido, hay varios datos que le otorgan credibilidad y dotan de sentido a esta hipótesis. En primer lugar, el sector público apoya la tendencia. La Agência Nacional de Telecomunicações (Anatel) anunció que retomará, después de diez años, el otorgamiento de licencias a nuevos prestadores de TV por suscripción, lo que abriría el mercado y permitiría extender este tipo de servicios. Y en segundo lugar, está latente la modificación de la Ley de TV por cable que puede significar la primera disputa abierta entre empresas de telefonía por el mercado de televisión paga.

Las empresas buscan extender sus servicios de telecomunicaciones a las clases menos favorecidas del país, quienes son vistos como “nuevos clientes”. Es algo que la telefonía celular logró por sí misma, pero que la televisión por suscripción aún no logra. De hecho, a pesar de estar disponible en el país mucho antes, es superada en número de suscriptores por la banda ancha. Según la consultora brasileña Teleco, a junio de 2010 había 8,4 millones de clientes de TV paga frente a 12,2 millones de banda ancha. Por eso, mientras tanto, el Gobierno brasileño apoya esta tendencia y prepara el terreno para que pueda darse una disputa abierta en el mercado de telecomunicaciones. En el pasado fueron las sinergias fijo-móvil, luego llegaron los paquetes incluyendo banda ancha y después los servicios “híbridos” de triple play. Ahora, definitivamente, llega la hora de incluir de lleno a la televisión paga, en una disputa que promete.

TeleSemana
TeleSemana es la publicación online de telecomunicaciones líder de America Latina, ofreciendo información estratégica a más de 16.000 profesionales de la industria. Más de 200 operadores móviles, fijos, satelitales y cable operadores, y más de 60 agencias reguladoras y gubernamentales de 23 países diferentes de la región acceden a TeleSemana.com diariamente. TeleSemana.com es reconocida por la calidad de sus contenidos, sus análisis y su valor estratégico.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.