TV paga, panorama tras la revolución

En Brasil parece haberse desatado una revolución en el sector de TV paga a partir del cambio regulatorio del sector. Es que recientemente la propia Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, tomó el toro por las astas y terminó con la catarata de rumores, polémicas, idas y vueltas que envolvían a temas como la apertura del mercado a las empresas telefónicas y la participación de capital extranjero en la industria. Así, a partir de dos vetos, Rousseff sancionó el Proyecto de Ley 116 (PLC 116), sancionado por el Senado en agosto y que estaba a la espera de la aprobación del Poder Ejecutivo. La nueva norma pone fin a la limitación de los capitales extranjeros y abre finalmente la posibilidad de que las telcos presten servicios de TV paga.

Más allá de estos aspectos principales, la nueva norma también define otras variables, como por ejemplo qué actividades pueden ejercer las empresas productoras de contenidos, las de programación y las distribuidoras de los contenidos, es decir, los operadores de televisión por suscripción. Por ejemplo, para producir programas, la empresa tendrá que tener un capital nacional mínimo del 70 por ciento. A su vez, esas mismas empresas no podrán estar en el servicio de distribución del contenido con una participación superior al 50 por ciento del capital.

Por otra parte, las empresas distribuidoras y de telecomunicaciones, como por ejemplo las telefónicas, podrán tener control nacional o extranjero y podrán distribuir los programas, pero no producirlos. La nueva Ley determina que la Agência Nacional do Cinema (Ancine) tendrá el poder de fiscalizar otro de los aspectos destacados con respecto al contenido: la transmisión de un mínimo de tres horas y media por semana de contenido nacional en horario central, de los cuales la mitad de ese tiempo debe corresponder a programas realizados por productores independientes.

En términos de mercado, se espera un fuerte aumento de la competencia con empresas de telefonía fija que participarán del mercado, ofreciendo triple y quadruple play (sumando servicios móviles). Inclusive varios operadores celulares ya manifestaron su intención de participar en el sector, como es el caso de Oi, Vivo (Telefónica) y GVT (Vivendi) que confirmaron sus planes en TV paga. Frente a este escenario, TIM es una excepción a la regla. El presidente de la compañía, Luca Luciani, aseguró que TIM no entrará en el mercado de televisión, como se especulaba y como era mencionado en medios especializados de Brasil. De acuerdo con Luciani, la red de fibra que TIM posee tras la compra de Atimus será utilizada para tráfico de multimedia, de servicios avanzados de video y eventualmente del contenido de asociados.

Otro nuevo aspecto del mercado de servicios contratados de televisión pasa por la decisión del regulador local, la Agência Nacional de Telecomunicações (Anatel), de crear un índice de desempeño en la atención a los suscriptores. La regla corre para toda empresa que tenga más de 100.000 suscriptores y comienza a tener validez este mismo mes de septiembre. La idea del índice es evaluar aspectos como el tratamiento que los operadores dan a los reclamos de los usuarios, con el objetivo de que las empresas mejoren la atención a los clientes.

Según Anatel, el indicador es dinámico y las metas fijadas serán aumentadas para buscar la excelencia en el servicio. El índice otorga 100 puntos iniciales a cada operador, que puede ir perdiéndolos al no cumplir los objetivos planteados por el regulador. Las metas incluyen la capacidad del operador de atender la demanda de un usuario en el plazo de cinco días y disminuir el número de reclamos en un período prefijado. El índice será público, podrá ser consultado mensualmente desde el portal de Internet de Anatel y puede resultar útil para que un cliente analice el desempeño de un operador a la hora de contratar los servicios.

Lucas Ledesma es un periodista que cubre el sector de telecomunicaciones y tecnologías de la información desde 2004. Ha trabajado y colaborado en diversos medios digitales e impresos relacionados con estos sectores. En abril de 2007, se unió a Tele-Medios como editor de TeleSemana.com. Su formación académica incluye la licenciatura en Comunicación Social de la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina) y un posgrado en Gestión Estratégica de las Comunicaciones en la Universidad de Belgrano (Ciudad de Buenos Aires, Argentina).

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.