Hasta Apple mete la pata con el uso de 4G

No hace mucho sugeríamos, para disgusto de algunos lectores, que los reguladores de todo el mundo deberían olvidarse de monitorear el uso de la terminología 2G, 3G y 4G—pronto 5G, etc— en favor de que los operadores tuvieran que garantizar una velocidad mínima en su venta del servicio de datos móviles. Dimos varios argumentos para solicitar que los reguladores y agencias que castigan estas prácticas no gastaran dinero público en perseguir un “delito” que en realidad no conduce a nada ni le da ventaja a nadie que lo usa. Porque si usar 4G es una ventaja competitiva real, que venga Messi y nos lo cuente.

Repito los motivos por los cuales los reguladores deberían olvidarse de hacer prevalecer lo de 4G:

1. La UIT autoriza al uso de 4G para redes HSPA+ y LTE

2. Sólo con LTE-Advance se podría llamar 4G a una red celular. Parece que los reguladores lo van a permitir con LTE, lo que sería un error, y si se va a cometer, pues lo cometemos con HSPA+

3. Decir que uno tiene 4G, 5G, Mega Banda Ancha, Hyper Banda Ancha, no dejan de ser juegos de palabras, lo que cuenta es lo que el usuario experimenta. Garantías de velocidad serían mejor bienvenidas y más fáciles de monitorear y hacer cumplir

Dicho esto, Apple también ha metido la pata con el uso de la terminología, pues si bien comercializa iPads con LTE, en Australia, Reino Unido y Suecia, entre otros lugares, las bandas utilizadas no son compatibles con las frecuencias con las que los operadores de estos mercados ofrecen servicios LTE. Es decir, el iPad puede acceder sólo a las redes LTE de Norteamérica. Por un tema de economías de escala Apple no tiene pensado crear iPads con bandas diferentes, sino que intentará meter chips con todas las configuraciones posibles para sólo tener una línea de producción.

Apple ha retirado la publicidad de su dispositivo en varios mercados que pasa a llamarse “Wi-Fi + Cellular” en lugar de “Wi-Fi + 4G”, para aquellas versiones que incorporan ambas tecnologías. Técnicamente, el iPad lleva LTE, pero al no ser compatible con el LTE de algunos mercados, la empresa no tiene permiso para usar el término.

Lo que es increible es la desconexión de toda la industria con este asunto. LTE, en su primera versión o release, no califica como 4G, o lo que se conoce como IMT-Advanced, por lo tanto, aún con las frecuencias espectrales correctas en el iPad, no deberían permitir a Apple que llamara 4G a su iPad con LTE, para ello el fabricante debería ofrecer un iPad con LTE-Advanced, dispositivo que aún no comercializa porque no existen chips comerciales para dispositivos con esa evolución de la tecnología.

Este caso, nuevamente, muestra que no es práctico perseguir este asunto, pues nadie está siendo ni siquiera estriucto cuando le dan seguimiento al declarar a LTE y WiMAX como 4G, cuando ninguna de los dos lo es.

Apple parece que va a retirar en todo el mundo la terminología, porque los dolores de cabeza que provoca esta situación y costos legales no tienen sentido, cuando el uso de 4G no le afectará en sus ventas, porque el uso del término, no ofrece ninguna ventaja competitiva real, porque replicar la estratregia de repetición del término no tiene apenas costo.

Rafael A. Junquera
Escrito por
Cuenta con más de 16 años de experiencia cubriendo el sector de las telecomunicaciones para América Latina. El Sr. Junquera ha viajado constantemente alrededor del mundo cubriendo los eventos de mayor relevancia para la industria en América, Europa y Asia. Su experiencia académica incluye un BA en periodismo escrito por la Universidad de Suffolk en Boston, MA, y un Master en Economía Internacional en la misma institución.

2 Comentarios

  1. La cuestión es que la mayoría de los usuarios no tiene la menor idea de que es 4G y los operadores lo venden como un acceso a internet móvil de banda ancha. Por tanto, creo yo, la acción del regulador a proteger al usuario de la “desinformación” que causa el lanzamiento de “4G”

    • telesemana

      Si el término 4G fuese homogeneo a nivel mundial, y se respetaran sus límites, yo también estaría a favor de que se fuese estricto. El problema es que el término 4G, casi nadie, ni siquiera los reguladores, saben sus límites, y por lo tanto ni ellos mismos puede ser la autoridad de algo que desconocen. Si encima, la UIT, que sería la entidad responsable de esta terminología, al ver que operadores como T-Mobile en USA utilizan 4G para su red HSPA+ y declara que permite el uso de 4G para HSPA+, pero tampoco sabemos para que versión de HSPA+, porque dentro de esa tecnología hay varias capacidades, pues es casi imposible tener un consenso sobre lo que es la 4G. La idea es que igual no hay que centrarse tanto en 4G, sino en algo que verdaderamente tenga un sentido y unos limites claros que permitan castigar a quien se los salte. Porque repito, LTE no es 4G tampoco, hay que esperar a la primera versión de LTE-Advanced.

Deje su comentario

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.

¡Suscríbete a nuestro newsletter semanal!

Únete a una comunidad de más de 16.000 profesionales del sector de las telecomunicaciones y recibe cada jueves las noticias más importantes del sector en tu buzón de correo electrónico

Tus datos están seguros con nosotros