Google lanza su solución de videollamada con capacidades que parecen carrier grade

Esta semana Google ha anunciado el lanzamiento de una nueva aplicación para realizar videollamadas entre dispositivos móviles: Duo. Una aplicación que en principio estaría disponible para Android y iOS, y que entraría en directa competencia con soluciones como el propio FaceTime de Apple, Skype, y Facebook.

Google asegura que lanzan esta solución porque considera que las soluciones disponibles pueden ser “frustrantes” o “complicadas” desde el punto de vista de la experiencia de usuario. La compañía estima que la mitad de los usuarios no utiliza la videollamada porque a veces el usuario no sabe si la otra parte puede recibirla, o si la llamada llegará a conectarse. Google Duo, pues, es una aplicación de videollamada que depende de la descarga de una aplicación para dispositivos Android y iOS que asegura, de forma algo exagerada, que elimina todos los inconvenientes antes mencionados.

Al igual que WhatsApp, Google Duo se apoya en el propio número telefónico del usuario de forma que puede comunicarse con las personas en su lista de contactos, sin necesidad de tener una cuenta con Google. La empresa habla de una interfaz sencilla, lo cual podríamos obviar porque el problema de la mayoría de estos sistemas no es de interfaz.

Quizá la capacidad más importante de esta aplicación —y por la cual escribimos esta nota— es sin duda la que le permite evaluar la capacidad de la red en la que el usuario se está conectando y acomodar la calidad del video para asegurar que no se entrecorte o se pierda la llamada. Es decir, ajusta la calidad de la llamada según las condiciones de la red de acceso, reduciendo de forma “gracefully” la resolución del video. Además, al pasar de una red Wi-Fi o a una celular no se pierde la señal. Y esto último suena a cambio de redes que buscan los operadores entre sus soluciones Wi-Fi Calling.

Por último, Google dice que las llamadas están encriptadas de extremo a extremo para ofrecer mayores niveles de seguridad.

Si bien tener capacidad carrier grade es sólo posible —en la actualidad— para el que tiene el control de la infraestructura de red, los proveedores over the top (OTT) como Google no paran de crear esquemas que van mejorando de forma significativa las capacidades de sus aplicaciones. Mientras los operadores intentan integrar VoLTE con RCS para ofrecer mayores prestaciones, jugadores como Google sacan aplicaciones con muchas de las características que buscan los operadores con arquitecturas y soluciones complejas, lentas y caras.

Sería hora de evaluar ciertamente que servicios merecen tecnologías carrier grade y cuales deberían lanzarse con soluciones en la nube como hacen los proveedores OTT, porque a esta velocidad, para cuando VoLTE y RCS ofrezcan soluciones multimedia, los usuarios pueden ser ya cautivos de los OTTs, donde su propia competencia les hace mejorar aún a mayor velocidad.

Rafael A. Junquera
Cuenta con más de 16 años de experiencia cubriendo el sector de las telecomunicaciones para América Latina. El Sr. Junquera ha viajado constantemente alrededor del mundo cubriendo los eventos de mayor relevancia para la industria en América, Europa y Asia. Su experiencia académica incluye un BA en periodismo escrito por la Universidad de Suffolk en Boston, MA, y un Master en Economía Internacional en la misma institución.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.

¡Suscríbete a nuestro newsletter semanal!

Únete a una comunidad de más de 16.000 profesionales del sector de las telecomunicaciones y recibe cada jueves las noticias más importantes del sector en tu buzón de correo electrónico

Tus datos están seguros con nosotros