El cambio de la FCC sobre neutralidad demuestra lo difícil que es legislarla

La Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos (FCC) votó a favor de restaurar el marco normativo que rigió a los servicios de Internet hasta 2015, antes que se establecieran las reglas de Internet Abierto que garantizaban la neutralidad de la red y definían a los servicios de Internet como servicio público.

De esta manera, Ajit Pai cumple su promesa y le da un empujón a los operadores que luchaban por restablecer a un modelo en el cual pudieran tener mayor libertad de acción, al eliminar cargas asociadas a garantizar un servicio de carácter público. “FCC actúa para restaurar la libertad de Internet”, ese es el eufemismo que utiliza la organización para una decisión no exenta de polémica y que ha despertado críticas de los actores de Internet y las organizaciones civiles.

FCC consideró en su decisión que el marco normativo actual desincentivaba la inversión y la innovación en redes, por lo que era necesario retornar a las reglas de un servicio privado que regían hasta 2015.

En concreto, FCC resolvió restaurar la clasificación del servicio de acceso de banda ancha a Internet como un “servicio de información” bajo el título primero de la Ley de Comunicaciones. En tanto, los servicios de banda ancha móvil estarán regidos por el modelo de servicio privado. Además, restauró la competencia de la Comisión de Comercio Federal (FTC, por sus siglas en inglés) para actuar en caso de prácticas anticompetitivas en el ámbito online.

El documento publicado por la FCC elimina el Estándar de Conducta en Internet, que permitían al regulador revisar los modelos de negocio y prohibir planes que estuvieran en contra de la neutralidad de la red. Ahora, sólo se requiere que los proveedores de servicios de Internet “envíen información sobre sus prácticas a los consumidores, emprendedores y la comisión, incluyendo cualquier bloqueo, estrangulamiento y priorización de tráfico pago”, entre otros. Es decir, la regulación se mueve desde un modelo prohibitivo a uno de control expost con autorregulación. “Eliminando los estándares de conducta en Internet se espera promover la innovación y la inversión en redes al eliminar dudas regulatorias”, indicaba la FCC en mayo, en un documento en el que promovía las decisiones que finalmente hoy se aprobaron.

En un artículo anterior nos preguntábamos qué era específicamente la neutralidad de Internet y alertábamos sobre la dificultad de poder limitar su alcance. Y hasta Carlos Slim Domit, presidente de América Móvil, se preguntaba si no era posible establecer una tercera posición con respecto a la neutralidad de red, que permita priorizar contenidos de telesalud o educación.

La dificultad para decidir sobre los alcances de la neutralidad se complejiza con la llegada de la 5G y la posibilidad de dividir la red en múltiples redes que atiendan diferentes necesidades. Recientemente, desde la GSMA afirmaban que, en principio, las rebanadas de red “no atentarían contra la neutralidad de la red” aunque admitían que era un tema a revisar por los reguladores.

FCC se escuda en la “vaguedad” del estándar de conducta aprobado por la anterior administración, aunque la realidad es que la “vaguedad” parece estar más del lado de cómo se debe proteger la neutralidad de red. La falta de consenso en temas sobre zero rating o contenidos patrocinados pueden ser parte de una decisión de revertir un concepto que, en la práctica, es difícil de implementar.

La pregunta que surge tras esta decisión es cuál será el posicionamiento que tomen los reguladores de América Latina con respecto a la neutralidad de Internet. En México, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) debe trabajar en lineamientos para la gestión del tráfico y se espera que el proyecto salga a consulta pública el próximo año. La Reforma Constitucional en Materia de Telecomunicaciones —como muchas otras leyes latinoamericanas que se hacen eco de la neutralidad de la red— solo se limita a prohibir la implementación de prácticas de bloqueo o estrangulamiento de red. Es el IFT el que debe “separar la paja del trigo” y señalar qué está permitido y qué no en el marco de una red neutral.

En un encuentro organizado por la GSMA esta semana en Buenos Aires, Héctor Huici, secretario TIC de Argentina, indicó que el conflicto sobre neutralidad aparece cuando hay “integración vertical entre contenidos y red” y apuntó que habría que analizar todas las alternativas. ¿Atenta a la neutralidad de Internet que un usuario decida privilegiar cierta información?, se preguntó. La respuesta, afirmó, no la tiene. Y, posiblemente, nadie la tenga todavía.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.