La prensa señala que FCC mató el Internet libre, ¿es esto cierto?

Muchos de los artículos que han leído sobre neutralidad de la red y regulación de Internet ha sido originada en la prensa de los Estados Unidos y luego copiada en Google Translate para poder publicar la pieza en el lenguaje local. Muchos periodistas consideran que esto es su trabajo y no leen las fuentes originales ni entienden la situación en los Estados Unidos.

Estos artículos llevan a cultivar mitos, uno de los cuales es que removiendo las reglas impuestas dos años atrás por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Obama se matará Internet, se perjudicará a los consumidores o se pondrá a Internet a la merced de algún “portero telco”. Estos periodistas olvidan que Internet era abierto y libre mucho antes de que Obama impusiera nuevas reglas en 2015 y es abierto y libre bajo la nueva regulación. De hecho, la mayoría de las compañías de Internet que conocemos hoy empezaron antes de 2015, fecha en que se impusieron las reglas de Obama. Incluso, la FCC y la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) podrán ser vigías y detener abusos en caso de que existan.

Strand Consult suele comunicarse con estos periodistas para subrayar sus errores, pero en raros casos actualizan sus artículos con las correcciones. La mayoría de las veces, ignoran a las personas que les marcan sus fallas. El problema es que estos periodistas creen que la política sobre Internet empieza y termina con la neutralidad de la red, por lo que ellos cubren muy poco de lo que realmente ocurre en la FCC.

El regulador norteamericano FCC tiene 78 ítems en agenda en el primer año del presidente Ajit Pai, que cubren 28 cuestiones regulatorias diferentes. El 80 por ciento de los votos fueron bipartido, es decir, que fueron aprobados tanto por los republicanos como los demócratas. Bajo la presidencia de Tom Wheeler, menos del 50 por ciento de los votos tenían esta cualidad. Pero los medios de tecnología y telecomunicaciones de los Estados Unidos cubren esencialmente tres o cuatro cuestiones, que hacen una pequeña parte del trabajo de la FCC.

Muchos de estos mitos presentados en artículos son apoyados por una cantidad de “defensas de base” profesionales peleando por fundaciones megamillonarias (Ford y la Sociedad Abierta Soros) y gigantes de Internet como Google, Facebook, Amazon y Netflix, y sus asociaciones. Los varios politicos que abogan por el mantra “libre y abierto” es porque ellos quieren tener acceso a la propiedad de otras personas sin tener que pagar por ello. Es una estafa total para los consumidores hacerlos pagar la cuenta para que otras compañías con un tamaño de mercado mayor que el PBI de varios países no tengan que pagar por todo el tráfico que envían a Internet.
Aquí intentaremos explicar en un lenguaje llano qué ha estado sucediendo en los Estados Unidos y trataremos de eliminar algunos mitos, incluyendo aquel que dice que los operadores comenzarán a cobrarle a los consumidores para tener acceso a su sitio web favorito.

Mito vs Realidad en la neutralidad de la red

Mito: No hay reglas que protejan Internet
Realidad: la nueva orden incrementa los requerimientos de transparencia de 2015. Recuerden que esos mismos requerimientos fueron usados para imponer una multa de 100 millones de dólares a AT&T en 2015.

Mito: No hay protección o vigilancia de Internet actualmente en EE.UU.
Realidad: Entre 2015-2017 había solo un controlador para proteger a los usua-rios: la FCC. Como resultado de las nuevas reglas, hay cuatro: la FCC, la FTC, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DOJ) y 50 Procuradores Generales estatales.

Mito: Debemos aplaudir que los Estados de los Estados Unidos hagan sus propias reglas de neutralidad de red.
Realidad: Estados con partidos democráticos están intentando crear sus propias reglas locales para la neutralidad de red. Sin embargo, estas reglas violan la Ley de Comunicaciones y la propia Constitución de los Estados Unidos. Estos esfuerzos son ilegales, pero están siendo conducidos como un símbolo político. La neutralidad de la red es una herramienta para los demócratas. Ellos han enviado muchos folletos pidiendo que se salve Internet y las personas han enviado sus donaciones. Pero los Estados no pueden legislar sobre este tema según la propia ley de los Estados Unidos.

Mito: las nuevas reglas de la FCC crean “vías rápidas” y “vías lentas” en Internet
Realidad: Las velocidades de Internet se han incrementado para cada uno de los americanos y hoy consumen más contenido por cápita que cualquier otra nación sobre la Tierra. Si hubiera algún tipo de bloqueo o estrangulamiento de la red, veremos esto en los datos. En cambio, los hechos muestran lo contrario: las inversiones y la innovación florece con límites a la regulación y los consumidores logran mayor valor.

Desde 1996, las velocidades de Internet han crecido 3000 veces mientras que los precios se han caído por unidad más del 90 por ciento. El hecho es que el 95 por ciento del tráfico de Internet hoy es entregado en autopistas llamadas Redes de Distribución de Contenido (CDN), que nunca han sido parte de la regulación de la neutralidad de la red. Con las nuevas reglas, los operadores tienen mayor flexibilidad cuando se encuentran con el desafío de gigantes como Google, Amazon, Apple y Netflix. La habilidad de comprar servicios de calidad era ilegal ante la FCC. Esto es precisamente por lo que los entrantes tienen que desafiar a los jugadores tradicionales. Por suerte, las nuevas reglas lo permiten, siempre que se haga de manera transparente.

En la práctica, los Estados Unidos está volviendo a un marco de referencia que gobernó Internet desde 1996 al 2015, durante el cual fue todo un éxito. La FTC, el organismo máximo de protección para el usuario, está volviendo a tener injerencia sobre Internet, una vez que la norma sea impresa en el Registro Federal. Aplicado a los Estados Unidos, esto significa que las autoridades de la Dirección General de Competencia estarán a cargo. Si tienen alguna duda, pregúntenle a Google y Apple que piensan de la directora de competencia Margrethe Vestager.

Qué hacen las nuevas reglas: aumentar la transparencia y el control

Las nuevas reglas de la FCC pueden ser divididas en dos áreas: incrementar transparencia para los consumidores e incrementar el control de las compañías que abusan de su posición de mercado. Comparando con las reglas adoptadas en 2015, los requerimientos de transparencia hoy son estrictos. Siguiendo las nuevas reglas, los ISPs deben reportar a consumidores, empresas y hasta la FCC como hacen sus cosas. Esto incluye prácticas de administración de red, capacidad y términos comerciales para el servicio de la banda ancha.

La transparencia es la base para un Internet abierto y libre y la transparencia está en el corazón de las reglas de los Estados Unidos que fueron adoptadas en 2015. Las nuevas reglas están fundadas en una regulación de neutralidad de red que existía en Dinamarca, Noruega y Suecia por mucho tiempo. De hecho, las reglas de transparencia que había en Suecia antes de 2015 eran mucho más restrictivas que aquellas adoptadas en los Estados Unidos en 2015, lo que hizo que el regulador sueco dijera que las reglas en Estados Unidos eran un paso atrás para los consumidores suecos.

Las nuevas reglas restablecen el derecho de implementar las leyes de competencia en un ecosistema competivo, incrementar la certidumbre jurídica y asegurar que las autoridades pueden intervenir rápidamente y eficientemente. Entre 2015 y 2017, la FCC ha tenido el monopolio para regular un sector complejo y vibrante de la economía. Ahora el trabajo volverá a estar compartido con la FTC, que trae más de un centenario de experiencia en la protección de los consumidores y en políticas de competencia. Las agencias publicaron un memo sobre cómo trabajarán en conjunto. Adicionalmente, la FTC tendrá el soporte del Departamento de Justicia y la Procuraduría General para hacer este trabajo.

No se trata solo de la FCC implementando reglas de transparencia. Las otras tres agencias tienen el poder de asegurar la protección de los consumidores y contrarrestar comportamientos que puedan resultar anticompetitivos, engañosos e injustos. Luego de la revisión, los consumidores tenían menos transparencia y control bajo las reglas de 2015 que bajo las actuales reglas. Y otro problema que tenía la regulación de 2015 es que removió las protecciones a la privacidad que hacía la FTC, dejando a los consumidores vulnerables. La FCC de Obama intentó crear nuevas reglas, que fueron rechazadas por el Congreso. En el medio, los operadores han mantenido las reglas de FTC. Y ahora han vuelto a estar en su lugar.

La única forma de crear un Internet libre es a través de la voluntad de las personas

Más de 50 países con reglas de neutralidad lo han hecho a través del Parlamento y la voluntad de las personas. No hay nada que pueda detener a los Estados Unidos de hacer algo así. De hecho, una propuesta emergió en el Congreso solo cinco días después que la FCC votara. Los defensores de la neutralidad de la red que quieren crear reglas no han tenido mejor oportunidad que ahora.

Las reglas creadas por los Estados Unidos en 2015 fueron adoptadas por los cinco comisionados elegidos políticamente. Es por eso que en 2017 los cinco comisionados nuevos implementaron nuevas reglas. Excepto que el Congreso clarifique la autoridad de la FCC, los comisionados continuarán creando reglas cada vez que un nuevo partido político llegue al poder.

Históricamente, Internet no estuvo fragmentado en los Estados Unidos. Al igual que muchos países, los Estados Unidos han tenido una política de Internet estable. El país tiene una larga tradición de consensuar políticas en el sector de las telecomunicaciones con una visión de mercado y tecnológicamente neutral. Las políticas tuvieron sus cimientos en 1996 con el presidente Bill Clinton y el Congreso, que crearon una ley que declararon que Internet debe ser “libre y sin interferencias de la regulación Federal y estatal”.

Lo que los periodistas se olvidan es que el Congreso nunca le dio la autoridad a la FCC para regular Internet. Entonces, la FCC no puede hacer reglas de neutralidad, excepto que el congreso las autorice.

Los periodistas también se equivocan al mencionar las siete peticiones a la Corte Suprema de los Estados Unidos sobre las reglas de 2015. Uno de los casos fue llevado a la justicia por un grupo de derechos civiles, indicando que Internet es 1/6 de la economía de los Estados Unidos, y entonces tiene tanta importancia que requiere ser clarificada por el Congreso para ser regulada. El Congreso no debe dejar al FCC decidir si regular o no esta parte vital de la economía.

Los titulares sensacionalistas generan clicks y venden periódicos, pero no les da a los lectores una imagen de qué está pasando en los Estados Unidos con la neutralidad de la red. Los medios son recompensados por cada click, no por escribir buenas historias. El hecho es que las nuevas reglas de la FCC traen mayor transparencia y certidumbre, no lo contrario. La realidad es que para aquellos que buscan una ley de neutralidad de largo alcance, la situación nunca ha sido mejor.

¿Cuál es la mayor amenaza para el Internet libre y abierto?

No es la compañía de telecomunicaciones que construye y opera las redes una amenaza para Internet. En cambio, lo son los gobiernos que quieren aumentar el poder, el control y la vigilancia. La neutralidad de la red es perfecta para encubrir gobiernos y hacerlos quedar que son benevolentes mientras que incrementan su proximidad con los usuarios. Un repaso a las quejas sobre bloqueo y límite de tráfico alrededor del mundo demuestra que son los gobiernos los que censuran Internet, no los operadores. De hecho, los operadores tienen incentivos financieros para maximizar el número de clientes y contenidos en sus redes. En Dinamarca, muchos políticos soportan legislaciones que monitorean usuarios en violación a la decisión de la Corte Europea de Justicia de 2016. Las personas deben estar preocupadas por las agencias gubernamentales que piden mayor poder, particularmente si utilizan el argumento de mantener Internet abierta y libre.

Cuando las autoridades de la Unión Europea declararon que las reglas de la neutralidad de la red no eran una amenaza para la inversión y la innovación estaban equivocados. Hay una brecha de 150.000 millones en inversiones en los Estados Unidos y las cosas no han sido mejores con la imposición de las reglas en 2015. La FCC reporta que entre 2015 y 2017 las inversiones en redes cayeron un 5,6 por ciento —entre 3.000 millones y 4.000 millones de dólares— y están asociados con un impacto negativo de cerca de 75.000 empleos bien pagados. Con las nuevas reglas, una buena cantidad de compañías anunciaron inversiones.

Volviendo a 2009, Dinamarca, Suecia y Noruega tienen los régimenes de neutralidad de red más exitosos. Estos están organizados sobre modelos multi stakeholder con un código de conducta voluntario. De hecho, Suiza usa un método similar hoy y Japón y Corea del Sur también tienen reglas livianas. Pero cuando se refiere a los Estados Unidos haciendo reglas amplias, el Parlamento Europeo y los lobbystas financiados por Google ignoran el suceso de estos países porque ellos intentan mantener reglas que sean el cimiento de la posición de mercado de Google y que le otorga a los reguladores poderes que no tenían antes.

La neutralidad de la red no es lo que la prensa sensacionalista señala. Alrededor del mundo, la industria de telecomunicaciones pelea para crear transparencia y defender a sus clientes de que sus gobiernos los espíen.

John Strand
John Strand es un verdadero veterano de la industria móvil. Por más de 23 años, él aconsejó al equipo director de los mayores jugadores de telecomunicaciones alrededor del mundo. Es uno de los consultores con mayor conocimiento de la industria. Quien lo haya conocido, sabe que siempre dice su opinión. Ser honesto y ofrecer su visión honesta sobre los diferentes tópicos de la industria se ha vuelto una marca registrada, incluso en asuntos controversiales. El hecho de que John trabaje en una industria que le gusta alabar nuevos productos y servicios no es un secreto y John es el primero en objetar. Él es rápido para revisar y usar los hechos para especificar la diferencia entre “hype” y lo que ocurre en la vida real. Junto con su grupo de analistas, John Strand tiene una habilidad única para predecir el futuro en la industria de telecomunicaciones y el resto de las industrias que están convergiendo. Muchas personas son escépticas sobre los que adivinan el futuro, pero John Strand afirma que no deben juzgarlo por lo que predice sobre el futuro sino por lo que había predicho que ocurriría hoy.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.