Los operadores conservan en Latinoamérica sus centros de datos mientras en Norteamérica se deshacen de ellos

En 2017 CenturyLink llegaba a un acuerdo con un grupo de inversores para vender su negocio de centro de datos y colocation en una transacción valuada en 1.840 millones de dólares. Con el dinero recaudado por la transacción, la compañía tenía previsto financiar la adquisición de Level 3.

Cyxtera Technologies se quedaba con los centros de datos de CenturyLink, pero el operador norteamericano se reservaba la posibilidad de seguir vendiendo sus servicios sobre la infraestructura de datacenter de Cyxtera y los 17 centros de datos en América Latina que no participaron de la operación. El modelo es el mismo que meses atrás anunciaba Verizon tras la venta de 24 centros de datos a Equinix por 3.600 millones de dólares.

En junio de 2018 se conoció que AT&T vendería a Brookfield cerca de 18 centros de datos en los Estados Unidos y otros 13 alrededor del globo por 1.100 millones de dólares. Luego de la operación —que también le servirá a AT&T para recaudar dinero para pagar deudas por la adquisición de TimeWarner, entre otros—, AT&T continuará proveyendo sus servicios sobre los datacenters de Brookfield.

Los mencionados en los primeros párrafos son algunos de los movimientos del mercado de los centros de datos de operadores en los últimos años. Se concentran en los Estados Unidos porque se trata del mercado quizás más avanzado en cuanto a servicios en la nube y que enfrenta grandes competidores como Amazon, Microsoft y Google, que ganan la pulseada con sus inversiones en datacenters hiperescalables.

En este mercado, así como también en otros alrededor del globo, los operadores buscan salir del negocio tradicional de alquiler de espacio en centros de datos para moverse hacia uno que le permita ofrecer servicios de mayor valor, independientemente si el datacenter es de su propiedad o no. Por eso no extraña la noticia que publica el diario español Cinco Días sobre la posibilidad de que Telefónica se deshaga de sus centros de datos con el objetivo de recaudar dinero para sanear su deuda, que alcanza los casi 42.000 millones de euros. Con esta operación, la española podría capturar 1.000 millones de euros, suficiente para recortar una parte de su deuda a corto plazo. La noticia no fue confirmada por Telefónica, que mantiene la cabeza baja ante los rumores de venta de cualquiera de sus operaciones.

“La tendencia parece estar empezando a cambiar. La amenaza de llegada de la competencia de gigantes de los datacenters como AWS debe haber hecho reflexionar a los carriers”, comentaba Ignacio Perrone, analista de Frost & Sullivan ante la consulta de TeleSemana.com sobre los rumores de venta de centros de datos de Telefónica. “Puede ser que los operadores prefieran dejar que el cliente elija el centro de datos y, entonces no tiene sentido tener uno propio”, añadía. La analista de Ovum, Sonia Agnese, coincide con esta visión y añade que los datacenter de telefónica seguramente “podrán tener mayor rentabilidad si los gestiona un operador especializado”.

La realidad es que si se confirma la noticia y Telefónica encuentra un comprador, sería el primer avance de este tipo en América Latina, que hasta ahora parecía moverse en un sentido contrario al de los Estados Unidos. Los analistas, incluso, separan esta operación de cualquier tendencia de la región. “No vemos un cambio de tendencia en el mercado”, sostuvo Diego Anesini, analista de IDC. “Aparentemente, esta decisión tiene que ver con motivos de carácter financiero”, añadió, limitando la venta de centros de datos a una necesidad que tiene Telefónica de saldar las cuentas pendientes.

El artículo que publicábamos a principios de 2016 y en el que se afirmaba que la región no estaba preparada para seguir las tendencias de Norteamérica parece tener todavía vigencia. “Va a llevar tiempo ver si los demás carriers siguen a Telefónica. Hoy no hay presión en esa dirección”, resaltó Perrone. Anesini afirma que, por el contrario, son muchos los proveedores de servicio que están enfocándose en la nube privada. “El camino más frecuente en el que vemos a los operadores es el de mantener sus centros de datos para proveer servicios tradicionales de datacenter y comenzando a proveer servicios de cloud privada. A su vez, están avanzando en brindar soluciones de orquestación de nubes privadas con las ya conocidas soluciones de nube pública”, resaltó.

En el pasado reciente, son más los proveedores latinoamericanos que han construido nuevos centros de datos públicos que los que han vendido los que tenían en su propiedad. Solo en 2016 hubo anuncios de apertura de nuevos centros de datos de operadores en Colombia, Ecuador, Chile, Uruguay y Paraguay, por solo nombrar algunas. Poco después, Claro anunciaba la ampliación de su centro de datos en Chile y el operador local GTD compraba a Falabella un datacenter en el mismo país. La estrategia de CenturyLink de conservar dentro de su estructura los centros de datos Latinoamericanos confirman la tendencia.

Perrone señala que, para algunos carriers, ofrecer todo el combo (conectividad, almacenamiento y otros servicios de datacenter) puede ser un diferencial importante. “Ofrecer el one-stop-shop siempre es bueno, pero a la vez hay que darle al cliente la flexibilidad de salir de ese paquete”, resaltó. En este sentido, vimos como en los últimos años se incrementaron los acuerdos estratégicos por el cual los operadores se convierten en el asegurador de la conectividad entre el dispositivo del usuario o la empresa y sus servicios de nube pública como AWS, Google o Microsoft. Los acuerdos de CenturyLink con AWS y, recientemente, con Google así como las alianzas entre proveedores corporativos como iPlan en Argentina, o incluso la propia Telefónica con AWS, muestran esta flexibilidad que logran algunos operadores para integrar las nubes públicas con las privadas y la conectividad.

Los operadores latinoamericanos utilizan su infraestructura de centros de datos para sus propias operaciones pero también para dar servicios de hosting y housing para clientes y, fundamentalmente, para el desarrollo de sus propios servicios de nube. Lo hacen porque la región parece todavía rezagada frente a Norteamérica, donde resulta imposible competir con los gigantes de servicios en la nube. En nuestra región, Amazon había mostrado interés para instalar un centro de datos en Chile o Argentina, pero hasta la fecha el único anuncio fue la construcción de un centro de contacto en Colombia. La realidad es que, mientras la demanda se mantenga y la competencia de los gigantes no llegue, parece que habrá larga vida a los centros de datos de operadores en la región.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.