Claro Brasil pide que 5G llegue cuando 4G se haya rentabilizado

Los operadores piden espectro, siempre y cada vez con más énfasis. Solicitan que sea bueno, bonito y barato. En palabras de la industria: en bandas recomendadas internacionalmente, bajo procesos transparentes y con precios que permitan sostener el negocio. En el caso de 5G todavía quedan algunas dudas sobre el negocio y estas circunstancias obligan a los operadores a ser cautos. En este contexto, Claro cree conveniente que la próxima licitación en Brasil sea después de 2021 y no al cierre de 2019 como tiene pensado la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel).

El regulador ya informó que la idea es realizar una licitación que incluya distintas bandas en vez de hacer cada una por separado como se analizó en una primera instancia. Se pondrán a disposición de operadores frecuencias en la banda de 3,5 GHz, remanente en 700 MHz y también en 2,3 GHz. Con Anatel decidida a avanzar con esta propuesta, las reuniones ahora pasan por definir el cronograma definitivo. El regulador quiere hacerlo en un año pero los retrasos hasta el momento han permitido poner en duda ese plazo.

Para Claro, Anatel no debería poner en mercado espectro en 3,5 GHz antes que sean concluidos los testeos de interferencia con los servicios de televisión abierta en la banda C del satélite. Su director de Asuntos Corporativos, Ayrton Capella, dijo a TeleSintese que la filial de América Móvil fue una de los pocos que adquirió espectro en esta banda hace algunos años y luego enfrentó muchos problemas cuando instalar sus equipos para la tecnología WiMax.

La interferencia no es el único monstruo ni el más grande que aparece a la hora de pensar en futuras licitaciones. El otro motivo que puntualizó Capella es que, de ser antes de 2021, la adjudicación de 5G llegaría con un 4G que no está totalmente implementado ni rentabilizado en el país. “No se puede dar el próximo paso sin que eso impacte en la capacidad de inversión de las prestadoras del sector”, consideró.

Los informes al respecto han mostrado a Brasil como un serio candidato al podio de países de Latinoamérica en 5G. Un estudio de GSMA estimó que habrá un 10 por ciento de participación de esta tecnología en el país en 2025. Estará un paso por detrás de México, donde la participación será de 14 por ciento. “Si bien en Brasil hay pruebas en curso, el lanzamiento allí se espera para 2023 porque el foco de los operadores sigue siendo las actualizaciones de LTE-A”, indicó la asociación. Claro da nuevos argumentos para alejar al país de la cima del ranking.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.