Entel mantiene expectativas en Perú pero destinará el 72% de sus inversiones en Chile

Un total de 600 millones de dólares desembolsorá Entel en sus operaciones durante 2019. La cifra anunciada por su presidente, Juan Hurtado, es 11 por ciento más baja que la prevista para el año pasado pero más alta que el Capex de 462 millones de dólares presentado por la empresa en sus resultados de 2018. Aunque la compañía ve con buenos ojos lo que está ocurriendo con su filial en Perú, 430 millones de dólares, el 72 por ciento del total, será desembolsado en Chile.

Hasta el momento Entel ha sido claro con sus intenciones: robustecer su presencia en Chile es el primer objetivo y luego, casi en segundo lugar, aparece la meta de seguir creciendo en el negocio peruano. La configuración de ingresos de la compañía en 2018 dio algunas pistas de por qué adopta esta estrategia: la telefonía móvil de Chile generó el 52,3 por ciento de la facturación en 2018 frente al 24,6 por ciento de igual segmento en Perú. Esos dos ítems son, por lejos, los más altos para la empresa, que divide el resto por servicio y no por país.

El desagregado de su inversión prevista en Chile es el siguiente: 210 millones de dólares para el negocio móvil y 130 millones para empresas, hogares y otros más 90 millones de dólares para un proceso de transformación digital, concepto en el que también trabaja su competidor Telefónica. Capacidad y cobertura 4G moverán la mayor parte del dinero de la empresa en el país, señaló el portal local La Tercera.

En Perú, en tanto, habrá también una apuesta importante en el segmento celular, que se llevará 140 millones de dólares para principalmente ganar en cobertura 4G con la instalación de nuevas antenas. Los 30 millones de dólares restantes irán al segmento hogar, del que participa hace unos tres años brindando servicios de telefonía fija e Internet. Su participación en esos dos mercados es baja, de dos por ciento y cinco por ciento respectivamente.

Entel tiene varios motivos para seguir moviéndose en Chile con fuerte foco en la telefonía móvil. La empresa terminó 2018 como líder de ese mercado a pesar de la competencia que mantiene con Telefónica y Claro. Sus movimientos podrán consolidarlo como primero o arrojarlo a la segunda posición, la misma que ocupaba hace tres años. Hoy tiene una participación de 31 por ciento, seguido por la española (28 por ciento) y la filial de América Móvil (24 por ciento). Se acerca sigilosamente al podio Wom, que ganó más usuarios que el resto en el último tiempo y cerró el año con casi el 15 por ciento.

El año pasado Chile fue escenario de un sinfín de polémicas entre operadores y de ellos con el gobierno por cuestiones como el congelamiento de la banda de 3,5 GHz o la devolución de espectro entregado a las tres líderes en la última licitación. Para 2019 la idea es que esto no ocurra con el aliciente de que “mejoró mucho la relación con la Subsecretaria de Telecomunicaciones (Subtel)”, dijo Hurtado en declaraciones tomadas por Diario Financiero. Sobre 5G, en tanto, agregó que las inversiones previstas para este no contemplan esa tecnología.

En Perú, en tanto, la empresa mantiene la flecha hacia arriba desde su llegada pero el contexto parece no ser el más adecuado para grandes aspiraciones. Quizás eso motivó a la empresa a pensar en vender esa filial en algún momento, algo que ahora descarta. Porque por más que el ejecutivo destaque el potencial que hay segmentos como el postpago o las microempresas, la conformación del apartado móvil podría generar malas noticias a la compañía en el mediano plazo.

La configuración del mercado móvil peruano, como ya se ha analizado en otras oportunidades, presenta dos líderes y otros dos que pelean por completar el podio. Los de arriba son nada menos que Telefónica y Claro, lo que complejiza las posibilidades de Entel y Bitel, tercero y cuarto respectivamente, de acercarse. Si bien es cierto que Entel ganó usuarios en el último tiempo, su crecimiento anual fue de 21 por ciento hasta 7,8 millones al cierre de 2018 y eso es menos que el 34 por ciento de suba experimentado por su rival vietnamita en los doce meses.

De mantenerse la tendencia en 2019, aún creciendo, la empresa chilena podrá seguir perdiendo terreno. Cerró 2017 con una participación de 18,5 por ciento y un año después su cuota se redujo a 16,6 por ciento, apenas 1,3 puntos porcentuales o 1,2 millones de usuarios más que Bitel. Eso podría dejarla en peor posición en la teoría de que en un mercado de estas características, uno de los dos de abajo terminará fuera de juego. Hoy, respetando esa hipótesis, Entel tiene una luz de ventaja sobre su competidor pero si se mantuviera el promedio de altas de cada operador habría un empate en cantidad de usuarios en mayo de 2020.

En este contexto, la compañía sigue apostando por su operación más relevante y protege los logros obtenidos en el extranjero pero a plena conciencia de que las circunstancias ponen signos de pregunta a las virtudes de Perú para los operadores desafiantes. Quizás eso genere de aquí a un tiempo una revisión de números que vuelva a poner en la cabeza de sus ejecutivos la posibilidad de vender esa filial para poner robustecerse en Chile, justo antes de que el contexto destruya la buena salud que presenta desde el momento que adquirió Nextel, en 2014.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.