Tasa de recambio de smartphones pone trabas a la evolución a 5G

Toda nueva tecnología móvil debe superar un primer escollo: la disponibilidad de terminales. Para los operadores es un problema, ya que se trata de una parte fundamental en la adopción de una tecnología pero se trata de un espacio que los operadores ya no controlan. De hecho, en América Latina ni siquiera controlan la comercialización de dispositivos porque, a diferencia de mercados como los Estados Unidos, en nuestra región es común que las tiendas minoristas sean las que lideren en ventas.

En marzo pasado señalábamos un estudio de Hadden Telecom que indicaba que, para ese entonces, había 22 modelos de dispositivos que soportaban 5G, desde módems hasta terminales. En ese entonces, señalábamos que la nueva tecnología móvil comenzaba a crear ecosistema en un camino natural por el que tiene que pasar cualquier tecnología de red.

La 5G será especialmente importante para Internet de las Cosas (IoT) y servicios avanzados de misión crítica y edge computing, entre otros. En la industria se repite infinitamente que la nueva tecnología móvil no está pensada para los usuarios de smartphones pero lo cierto es que, al menos en esta primera etapa, las primeras ofertas de 5G se enfocan en la banda ancha enriquecida.

Strategy Analytics acaba de publicar un informe en el que señala que para 2023 habrá 45 millones de computadoras y tabletas que incorporan la conectividad 5G. El 40 por ciento de los dispositivos 5G en uso estarán en Asia Pacífico, 29 por ciento en América Latina y 21 por ciento en Europa Occidental.

Es difícil encontrar información sobre cuántas computadoras y tabletas están conectadas hoy a la red LTE como para saber si, realmente, los 45 millones de dispositivos que señala Strategy Analytics representan o no un cambio de tendencia. Lo que sí podemos señalar es que este mercado solía ser muy pequeño porque, si bien existen varios modelos de computadoras y tabletas que ofrecen conectividad a redes móviles, son pocos los usuarios que las utilizan de esta forma. En general, estos dispositivos se conectan a las redes Wi-Fi y, en caso que se necesiten en movimiento, la práctica típica es compartir la conexión a través del smartphone.

Strategy Analytics da cuenta de esta situación y remarca que los operadores tendrán el desafío de explicar por qué los usuarios tendrían que pagar 10 dólares adicionales —el precio de una conexión móvil— para tener la posibilidad de tener conectividad sin interrupciones en sus computadoras y tabletas, cuando podrían conectarse a cualquier red Wi-Fi. Posiblemente estén pensando que la seguridad es un argumento, pero habrá que ver si los consumidores son capaces de pagar un adicional para conectarse a una red virtualmente más segura.

Esto nos lleva, nuevamente, a pensar que el desarrollo de 5G estará ligada, en esta primera etapa, casi exclusivamente a la evolución de los smartphones.

Como hemos analizado en el pasado, la venta de smartphones está cayendo en todo el mundo y las proyecciones es que la tendencia continúe en 2019. Una de las razones de esta caída es que los nuevos terminales no están ofreciendo suficientes argumentos para que los usuarios quieran cambiar de dispositivo. La otra es el precio de los terminales —los nuevos smartphones de gama alta superaron la barrera de los 1.000 dólares—. De esta forma, las tasas de recambio se hacen cada vez más largas, lo que pone freno a la rueda de evolución tecnológica.

La tasa de recambio de smartphones ahora se encuentra en tres años en América Latina (35 meses para ser exacto). En Estados Unidos, en tanto, la tasa de recambio histórica era de dos años y ahora se está extendiendo: Counterpoint Research estima que actualmente se encuentra en, aproximadamente, un mes y medio menos que en América Latina.

Un artículo recientemente publicado por Light Reading señala que en los Estados Unidos, incluso, las personas pueden permanecer en promedio hasta seis años con un mismo smartphone, el doble que en 2012.

A esta tendencia hay que sumarle otra situación específica de América Latina que es que el tiempo de permanencia de un dispositivo en la red es mucho mayor que en otras regiones. Para México, por ejemplo, es de aproximadamente siete años porque, si bien el usuario cambia de dispositivo, lo vende o regala a otra persona que lo sigue utilizando. Es decir, no todo el cambio de smartphone significa que el usuario adquiere el último modelo o actualiza a la última tecnología disponible.

La consultora Cowen estimaba que en los Estados Unidos la tasa de actualización de dispositivos se mantendrá estable, lo que puede significar un problema para la transición a 5G.

Es posible que, a medida que se lancen nuevos dispositivos de 5G, también se acelere el recambio de terminales. Es probable que algunos usuarios hayan demorado inversiones en nuevos dispositivos a la espera de un modelo nuevo que soporte la nueva tecnología 5G.

A excepción de Apple, Samsung, LG, Motorola, ZTE y OnePlus ya se comprometieron a vender teléfonos móviles 5G en la segunda mitad del año. A esta lista se puede añadir Huawei, aunque no tendrá participación alguna en los Estados Unidos. Counterpoint Research, por ejemplo, estima que las ventas de smartphones 5G en los Estados Unidos superará las cinco millones de unidades en 2019. A nivel global, el número se expandirá hasta 22 millones.

“Si Apple lanzara 5G este año, creemos que el mercado sería un 60 por ciento mayor al estimado”, señalaba un analista de Counterpoint Research en su última nota de prensa publicada sobre el tema. La cita demuestra el poder de Apple en ese país pero también el poder que tienen los todavía los smartphones de acelerar o ralentizar la evolución hacia una tecnología móvil.

ESTADÍSTICAS

¿Quieres saber más? Visita nuestra sección Estadísticas

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.