Operadores se apoyan en fuentes renovables para reducir su huella y ser más eficientes en consumo energético

“AT&T está invirtiendo en energías renovables porque es bueno para nuestro planeta y nuestro negocio” señalaba Charlene Lake, la jefa de la Oficina de Sustentabilidad y vicepresidente Senior de Responsabilidad Social Corporativa de AT&T. Sus palabras fueron en el marco de la Semana del Cambio Climático en Nueva York en dónde la compañía anunció que aumentará las compras de energía renovable hasta 1,5 Gigawatts (GW), apuntalando su posición como principal comprador de energía renovable en los Estados Unidos.

El anuncio de AT&T se enmarca en un compromiso por el cambio climático pero, también, con una necesidad de buscar alternativas energéticas en una industria que, como se sabe, demanda alto consumo de energía.

Un reciente informe de GSMA indica que, para los operadores móviles, la mayor cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero corresponden a sus operaciones de red, estimado la cifra en un 90 por ciento. La red es, además, la responsable del 66 por ciento del consumo de energía de operadores de la talla de Verizon. Los centros de tecnología y centros de datos consumen el 28 por ciento mientras que las oficinas y los centros comerciales, un cinco y un uno por ciento, respectivamente.

Es por eso que los operadores ya estuvieron evaluando alternativas para reducir el gasto energético de la red, como el de poner a “dormir” la infraestructura en momentos de menor consumo de tráfico.

La implementación de nuevas tecnologías móviles más eficientes en su consumo energético, como la 5G, será una buena noticia tanto para el medio ambiente como para los negocios. Sin embargo, dado que la red se mantiene como el principal responsable del consumo energético en las empresas de telecomunicaciones, en paralelo, se empiezan a pensar alternativas como el uso de energía renovable para sus operaciones.

Los beneficios de ser más sustentables no son únicamente para el medio ambiente, sino también para el negocio. En general, estos proyectos se traducen en ahorros económicos por la reducción del consumo energético y por la elección de energías menos onerosas.

Recientemente, un estudio elaborado por Irena y replicado por Forbes señalaba que las energías renovables son hoy más económicas que consumir las provenientes de fuentes fósiles. Incluso, esta diferencia en los valores se verifica cuando no existen subsidios de por medio —es habitual que los gobiernos subsidien a compañías para que elijan consumir energías renovables—.

El beneficio económico que señalaba AT&T —y con el que comenzábamos esta nota— se verifica en el sector financiero, que cada vez atrae más cantidad de “bonos verdes” pero también desde la propia experiencia de las compañías. Desde que Telefónica lanzó su plan de eficiencia en 2010 —que consta de 740 proyectos individuales—, logró un ahorro de 4.000 GWh y aproximadamente 553 millones de euros, además de 1,3 millones de toneladas de emisiones de carbono. El 71 por ciento de estos ahorros corresponden a mejoras que se hicieron en su red.

Para 2020 la compañía española espera que estas eficiencias alcanzadas consigan ahorros en el Opex equivalente a 90 millones de euros, de acuerdo con un informe de GSMA. Esto, en un contexto en el que el tráfico creció un 176 por ciento entre 2015 y 2018.

Telefónica tiene previsto que el 100 por ciento de sus operaciones consuman energías renovables para 2030. En algunos países, como Brasil, la compañía ya asegura ser 100 por ciento renovable.

BT está bastante avanzado en este camino, con 100 por ciento de la energía que consume en el Reino Unido proveniente de fuentes renovables. En el mundo, esa cifra corresponde al 87 por ciento. En tanto, Verizon se ha marcado en 2018 la meta de que el 50 por ciento de su consumo de electricidad sea proveniente de fuentes renovables para 2025.

En 2017, T-Mobile Estados Unidos se comprometió a utilizar 100 por ciento de energía renovable para 2021 en el marco de un trabajo del grupo Deutsche Telekom por reducir su huella de carbono. El operador, además, está trabajando en bajar el consumo energético de sus centros de datos en Alemania, que ocupan el segundo lugar en consumo energético.

Las estrategias para ser más sustentables van desde el simple ahorro energético debido a la modernización de la red hasta la compra de energía renovable y la instalación de fuentes —como paneles solares— para el consumo directo. En cualquier caso, los beneficios son para el medio ambiente pero, como dice AT&T y confirma Telefónica, también para el negocio.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.