Mientras el resto los vende, Antel busca potenciar su Data Center de la mano de Sonda

La Administración Nacional de Telecomunicaciones (Antel) firmó un acuerdo de cooperación con la empresa Sonda, firma de tecnología informática con sede en Chile y presencia en 10 países. El objetivo, dijo la estatal uruguaya en un comunicado, es “mancomunar esfuerzos, por un lado de la infraestructura de Antel y, por el otro, los servicios de expertise de Sonda, para responder en forma más eficiente a los requerimientos y exigencias de clientes actuales”.

El presidente de la estatal, Andrés Tolosa, señaló que el convenio alcanzado es “un hito importante porque vendrán importantes negocios” para que el Data Center continúe creciendo. Luego, señaló en conferencia que “seguramente entre este año y el que viene el centro de datos terminará significando un cinco por ciento del negocio total de Antel, pero va a seguir creciendo”, según consignó el medio Datacenter Dynamics.

El acuerdo, según las partes, permitirá que el centro Ing. José Luis Massera, así como el cable submarino, se potencien mediante la exportación de servicios de Uruguay a otras latitudes, lo que servirá a la compañía para “desarrollar nuevos negocios que permitan sostener los ingresos en un mercado de telecomunicaciones tan competitivo, exigente, dinámico y cambiante”, agregó el máximo representante de la firma. Indicó, además, que el acuerdo se viene gestionando hace varios años.

Más allá de apuntar, entonces, a una mejor atención de los clientes  actuales, Antel pone como foco la expansión internacional de su centro de datos y encuentra en aliarse con terceros una estrategia más robusta.

El movimiento de Antel con su centro de datos va en vereda distinta a la de otros operadores de la región que encontraron en la venta de estas infraestructuras una forma de desprenderse de un activo que no consideran estratégico para el negocio. Es justo aclarar aquí que como empresa estatal, la firma no siempre tiene como principal foco en su estrategia el rédito económico y que el resto se desprendió de la infraestructura pero, en términos generales, no del negocio vinculado a ellos.

Después del desprendimiento de sus datas centers de firmas como Telefónica, AT&T y Verizon, a las que se sumó la mexicana Axtel en los últimos días, Antel parece demostrar que es viable otro camino: en vez de venderlos, apostar al crecimiento de estos activos dentro del ítem ingresos. Claro que lo hace en un contexto mejor que el resto, pues mientras varios están luchando con sus finanzas, la estatal uruguaya presentó alza de 35 por ciento anual en sus ganancias a 2018, mientras que los ingresos operativos crecieron por encima del 11 por ciento.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.