Colombia se propone innovar en regulación para fomentar la innovación TIC

En el diccionario de palabras de moda de la industria tecnológica y TIC hay una que está empezando a hacerse un lugar: sandbox o, en su traducción al español, arenero. La palabra, que llega a las telecomunicaciones luego de un uso extendido en las áreas estrictamente tecnológicas y de desarrollo, se utiliza para definir a un ambiente de experimentación, creación y construcción —casi como un juego infantil— controlado. Ahora, la palabra parece empezar a hacer espacio en el área de regulación, dónde ya hay especialistas en la región proponiendo crear Sandbox Regulatorios para fomentar la innovación.

La ahora convergente Comisión de Regulación de las Comunicaciones (CRC) acaba de llevar a consulta pública una propuesta para crear en Colombia un “arenero” regulatorio para el área de telecomunicaciones, como un espacio de experimentación que permitirá a las empresas probar productos, servicios y soluciones originales bajo la supervisión del regulador.

La propuesta es generar un mecanismo para que las compañías puedan “operar productos o servicios temporalmente bajo una regulación flexible en un ambiente controlado”.  Así, asegura, respaldará al emprendimiento y eliminará barreras regulatorias para proyectos que involucren a las TICs.

“Es probable que los modelos de negocio innovadores puestos a prueba generen conflicto en la aplicabilidad del merco regulatorio vigente o los requisitos para las empresas en el mercado”, señala la CRC entre las principales conclusiones de un trabajo que sirve como antecedente para entender las posibilidades de esta propuesta. Por eso, el plan del regulador colombiano es crear un Sandbox Regulatorio limitado en el tiempo, alcance y escala, para que las empresas puedan experimentar nuevos casos de negocio, productos y servicios.

La duración de las pruebas inicialmente se estima en 12 meses, prorrogables por una única vez por 12 meses adicionales con el objetivo de permitir “se obtenga información estadísticamente confiable frente a la viabilidad de las innovaciones presentadas”. Sin embargo, este tema es uno de los que el regulador está llevando a consulta pública para atender la opinión de los interesados.

En esta primera etapa, la idea de la CRC es poner como prioridad proyectos de conectividad como elemento estratégico para reducir la brecha digital y aumentar la equidad.

Esto es particularmente importante en un contexto en el que la industria está pidiendo mayor flexibilidad regulatoria para poder atender las necesidades de la economía digital. La CRC parece haber escuchado el pedido que llega desde los distintos eventos del sector y reconoce que la regulación puede viabilizar o poner freno a los proyectos que permitan ampliar el acceso a los servicios.

En Perú, por ejemplo, es posible una iniciativa como Internet para Todos —en la que Telefónica, Facebook y otros jugadores de la industria tecnológica prueban distintas tecnologías para mejorar el acceso de comunidades rurales— porque allí existe “una estructura regulatoria que facilita este tipo de proyectos”, según las propias palabras de Lester García, del área de Conectividad de Facebook. Es que en Perú se creó el concepto de “operador rural” que tiene ciertas ventajas regulatorias frente a los operadores tradicionales. Desde la red social como desde otros jugadores, se está pidiendo mayor “flexibilidad regulatoria” y repensar la forma de regular los diferentes sectores para fomentar la innovación.

CRC se basa en un estudio de algunas experiencias en el resto del mundo que pusieron en marcha mecanismos similares para fomentar el emprendedurismo. En el caso del Reino Unido, por ejemplo, la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) encontró que el 75 por ciento de las empresas aceptadas en la primera cohorte completaron con éxito las pruebas y, de éstas, cerca del 90 por ciento continuaron con un lanzamiento del mercado. “El Sandbox Regulatorio permitió que la FCA pudiera trabajar directamente con innovadores para implementar medidas de protección adecuadas para el consumidor en nuevos productos y servicios”, señala la CRC en el proyecto puesto a disposición para comentarios.

Con diferentes modelos, otros países también implementaron “areneros” regulatorios. Holanda, Singapur, Corea del Sur o Hong Kong son algunos de los ejemplos que ya están trabajando en un modelo similar. En Corea del Sur, por ejemplo, la alternativa hace especial énfasis en adelantar la revisión y la adaptación de la normativa para empujar la innovación. Ahora, es el turno de Colombia que, si logra los apoyos necesarios, podrá llevar adelante un proyecto innovador en la región.

La iniciativa, por ahora, está en etapa de observaciones y comentarios. La comisión espera tener en diciembre de 2019 la estructura definitiva con el objetivo de poner en marcha el Sandbox durante el próximo año. Las innovaciones que surjan de esta iniciativa se implementarían durante los próximos dos años.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.