Momentos de decisión: Europa elige punto medio para asegurar 5G y permitir a Huawei competir

Son semanas decisivas para Huawei y los fabricantes chinos que se vieron envueltos en una guerra tecnológica y geopolítica con los Estados Unidos. La escalada lleva más de un año. Primero, Estados Unidos bloqueó a las compañías chinas de equipamiento y rechazó cualquier posibilidad de negocios entre empresas estadounidenses y chinas, en una jugada que parecía más un tiro en el pie. Luego, ocurrió lo que se esperaba: las empresas estadounidenses querían seguir haciendo negocios con China y reclamaron que se les habilite esa posibilidad. Estados Unidos puso pausa varias veces al proceso, aunque sin eliminar a Huawei, ZTE y otros fabricantes de una lista de compañías de riesgo para la seguridad nacional. Mientras tanto, Huawei —como otros jugadores— se preparan tecnológicamente y comercialmente para el peor de los escenarios.

Esta es, en resumen, la historia hasta la última semana. Pero ahora está todo empezando a cambiar porque el viernes pasado, el Pentágono —sí, leyeron bien, el Pentágono, la sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos— objetó la decisión de imponer nuevos límites a los gigantes chinos bajo el argumento que la propuesta “hará más difícil a las compañías estadounidenses vender chipsets y otros componentes a Huawei” de acuerdo a publicaciones del Washington Post. El Pentágono indica, además, que los límites traerán un costo adicional a las compañías norteamericanas (por ejemplo, Qualcomm e Intel) que sufrirán por la falta de retorno de su inversión en investigación y desarrollo —justamente, un argumento que confirma la teoría que el bloqueo, en esos términos, es un tiro en el propio pie—.

Fuera de los Estados Unidos, la situación con Huawei y los fabricantes chinos es un poco menos tensa. Si bien algunos países adhirieron a la política norteamericana del bloqueo, buena parte del mercado está buscando una solución intermedia al problema. Es el caso de Europa que nunca vio con buenos ojos que desapareciera un jugador del mercado y parece hacer todo lo posible para que esto no suceda.

Ayer, Huawei comunicó que luego de una reunión del Consejo de Seguridad Nacional, el primer ministro británico, Boris Johnson, ha dado vía libre para que Huawei participe en partes de la implementación de la red 5G en el país. No se trata de una libertad completa —Gran Bretaña parece tener reservas con las partes “sensibles” de la red— pero, sin dudas, es una posición mucho más flexible que la de sus pares en los Estados Unidos.

Más allá del Brexit, la decisión de la Comisión Europea (CE) publicada hoy tiene similitudes con la del Reino Unido. Fiel a su estilo, Europa encuentra una tercera posición para poder seguir comercializando con las compañías chinas sin poner en riesgo la seguridad de las redes 5G. Se trata de un paso más en una iniciativa que el grupo había inaugurado en marzo de 2019 cuando todas las miradas estaban en la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Ahora, la Comisión Europea lanza una caja de herramientas acordadas entre los Estados Miembros de la Unión Europea para evitar los riesgos de la seguridad relacionados con el despliegue de las redes móviles de quinta generación.

“Debido a su arquitectura centralizada, computación en el borde de la red, más cantidad de antenas y dependencia incremental del software, las redes 5G tienen muchos más puntos de entrada para los atacantes”, indica el comunicado de la CE. Por eso, y por los riesgos relacionados con factores no técnicos como la “interferencia de actores no europeos o financiados por el Estado en la cadena de valor” —ese es el eufemismo que utiliza Europa—, la CE anunció la caja de herramientas que incluye medidas estratégicas y técnicas para asegurar la red 5G.

En las conclusiones, los países europeos se comprometieron a revisar los perfiles de riesgo de los proveedores y aplicar restricciones a proveedores que puedan ser considerados de riesgo, incluyendo la exclusión de algunas partes que puedan ser sensibles, como pueden ser las funciones de red —una medida muy similar a la del Reino Unido—, al mismo tiempo que buscarán asegurar la diversidad de proveedores —cabe recordar que el bloqueo no le caía bien ni a los propios competidores de Huawei— en los diferentes mercados.

Europa espera implementar las medidas acordadas en esta caja de herramientas para el 30 de abril de 2020, mientras que preparará un reporte completo para junio de este año. Mientras tanto, seguirá trabajando en temas relacionadas con la seguridad de 5G y su cadena de valor como reglas de ciberseguridad, coordinación de la estandarización y certificación paneuropea, seguimiento de las inversiones extranjera, instrumentos de defensa de la competencia, y reglas de competencia, entre otros.

Así, Europa intenta un término medio en una batalla que pone más que la seguridad en juego. Con esta decisión, Huawei sabe que no tendrá el negocio tan fácil como lo tuvo en 4G y que, incluso, puede ser excluido de algunas porciones de la red. Sin embargo, la decisión europea muestra que, al menos, no perderá el 100 por ciento de uno de los mercados más maduros. Por eso, el vicepresidente de Huawei, Victor Zhang, comentó tras la decisión del Reino Unido que la decisión “dará como resultado una infraestructura de telecomunicaciones más avanzada, más segura y más rentable” y apuntó que “garantiza un mercado más competitivo”.

Europa encuentra una tercera posición en una batalla algo que, hasta ahora, solo parece solo traer más incertidumbre a la 5G. En América Latina, estos temas pasan por el costado. Eso sí, de su resolución puede depender buena parte del futuro de 5G en la región, una región que ha confiado en el pasado en Huawei por sus equipos y terminales.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.