Enacom: nuevo presidente evita tomar decisiones apresuradas y busca combinar gestión con diálogo

El presidente del Ente Nacional de Telecomunicaciones (Enacom), Claudio Ambrosini, parece tener un objetivo claro para su gestión: reordenar los medios y telecomunicaciones en Argentina, luego de varios años de leyes, decretos, cambios de rumbos y una cantidad de decisiones que fueron armando un entramado complejo que derivó en un mercado muy dispar, con tres grandes jugadores, algunos pequeños y medianos, y, sobretodo, grandes diferencias entre sí. Si bien la gestión anterior llevó como bandera la convergencia, nunca se pudo concretar para todos los jugadores.

El mercado argentino es complejo. Existe un operador convergente como Telecom —y, aunque el regulador nunca lo etiquetó de esa forma también dominante, si medimos en cantidad de líneas de banda ancha y su participación en buena parte del territorio norte del país—, dos operadores que lo secundan (Claro y Movistar), deseosos de poder ofrecer servicios de TV paga satelital, un único operador ofreciendo servicio de TV paga satelital (DirecTV) y una gran cantidad de operadores pymes y cooperativas en el interior del país con realidades muy distintas entre ellas, incapaces de competir en precio o servicios con los grandes jugadores.

Es por esta razón que la prioridad numero uno —o al menos la primera que menciona Ambrosini— es atender el problema de las cooperativas y pymes. En una reunión con periodistas, el funcionario habló de la necesidad de revisar sus demandas y otorgarles licencias demoradas para que puedan competir. También mencionó la necesidad de eliminar prácticas de grandes operadores que llegan a los distintos mercados con ofertas empaquetadas de muy bajo precio, que calificó como predatorias —específicamente, se refirió al tema de Claro que ofrece un plan de servicios fijos, móviles y contenidos a precios agresivos—. Sin embargo, afirmó que no hay planes de regular las ofertas de servicios, aunque sí parece haber voluntad de intentar llegar a un acuerdo con los distintos jugadores para que todos puedan competir de forma pareja.

En el mismo sentido, buscará trabajar en agilizar los fondos no reembolsables (ANR), una medida implementada por la anterior gestión para ayudar el despliegue de infraestructura en zonas poco rentables.

En materia de competencia, señaló que “la inteligencia del gobierno es poder acomodar a cada actor en su lugar” y apuntó que “Enacom hará lo que tenga que hacer” —casi como una forma de empoderar al regulador y desligarse de las presiones que podrían surgir de los distintos grupos de interés—.

El espectro es también una prioridad para su gestión. Ambrosini está convencido de que Argentina necesita más espectro y espera poder entregar nuevas frecuencias. Para ello, apuntará a modificar los topes de espectro. Una de las posibilidades que se evalúan es el modelo chileno de topes dinámicos, para ver si es posible replicar en Argentina.

El funcionario no parece tener como prioridad la 5G, todavía, aunque destacó que “pensar en la 5G como norte nos va a permitir mejorar la 4G”. Ordenar el mercado y mejorar los sistemas actuales parece ser la primera prioridad de su gestión.

Pero antes de aumentar los topes de espectro y planear nuevas licitaciones, Ambrosini espera resolver la disputa con Telecom Argentina sobre las frecuencias que se comprometió a devolver el año pasado, pero que todavía no ha llegado a manos del regulador. El funcionario especificó que hay unos 20 MHz en disputa, que esperan resolverlo cuanto antes para poder avanzar en otras necesidades de espectro. Indicó que aprovechará el trabajo realizado por la anterior gestión sobre el Plan Nacional de Espectro, aunque, probablemente, surjan modificaciones. “A mi me gusta más el trabajo de albañilería, no hay que derrumbar todo y volver a empezar, hay que ver lo que hay y construir a partir de ahí”, explicó.

El funcionario, que se reunió con los principales ejecutivos del sector en sus primeros 15 días de gestión, no parece estar convencido de entregar licencias de espectro regionales —un pedido de los operadores pequeños— porque Argentina no tiene suficiente mercado para lograr esas economías de escala que el espectro demanda. “Distinto es el caso de Brasil o Estados Unidos, dónde hay millones de líneas en una licencia regional. En Argentina, es difícil de llevar a cabo, el proceso es costoso pero el mantenimiento también es costoso. Es algo que hay que estudiar con más detalle”, indicó. Por eso, deberá encontrar la forma de atender el pedido de los pequeños proveedores de dar servicios de telefonía móvil, al mismo tiempo que se garantizan las economías de escala que demandan las tecnologías móviles. Al pasar, mencionó como posible solución el RAN sharing entre los operadores, como forma de bajar los costos y permitir garantizar cobertura de todos los operadores —un modelo que también parece inspirarse en Brasil—.

A pesar que el propio presidente de la Nación, Alberto Fernández, se refirió a necesidad de democratizar el servicio de distribución de contenidos o avanzar en cambios a la discutida —y desarmada—, Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA), todavía no había se ha bajado ninguna directriz desde la Jefatura de Gabinete (de quien depende la Secretaría de Innovación, la Subsecretaría TIC y también Enacom). Ambrosini se mostró cauto, en general, y apuntó que, en todos los casos se estudiarán los temas en detalle. “No queremos tomar decisiones apresuradas”, afirmó.  Incluso, destacó que está trabajando en nuevos mapas de conectividad e indicadores para poder entender el estado de situación de las telecomunicaciones en Argentina porque lo que dejó la anterior gestión —de la cual formó parte como director asignado por la oposición— no parecen convencerle. “No estoy de acuerdo con que hayamos llegado a una cobertura del 90 por ciento móvil”, afirmó. Justamente, el 90 por ciento de cobertura era uno de los temas que la anterior gestión habia señalado como hito, luego de un acuerdo con los operadores para mejorar el servicio. 

Sin pausa pero sin prisa, Claudio Ambrosini empieza a trabajar en ordenar un mercado y una regulación que permita, finalmente, un campo de juego más parejo para todos los operadores. Con pocas definiciones y mucho trabajo en estudiar la situación, habrá que esperar un tiempo más para empezar a ver los resultados de su gestión.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.