Los pequeños prestadores proponen cambiar FSU por conectividad en Argentina

“Estamos dispuestos a darle conectividad gratis a todos los compatriotas que no tienen Internet”, inicia Franco Cecchini, presidente de CATIP, una charla con TeleSemana.com en la que habla del proyecto que presentó para debate ante el Ente Nacional de Comunicaciones de Argentina (Enacom). Propone que las pequeñas empresas lo ejecuten con el dinero que hoy deben abonar en concepto de Servicio Universal (FSU), en lo que considera un win-win para todos los involucrados.

La idea está en una etapa inicial, de diálogo, y pretende abarcar a todos los hogares que no cuentan con Internet en Argentina. “Con esto el 100 por ciento tendría Internet en un plazo que estimamos en 18 meses”, proyecta. Según los últimos datos públicos del regulador, el 65,9 por ciento de las viviendas del país cuentan con el servicio por lo que restaría el 34,1 por ciento. De ellos, seguramente se contemple a los que no acceden por falta de infraestructura, un porcentaje del que no hay detalles oficiales.

El objetivo central es dar conectividad gratis a todo el país que no tiene Internet, en la Puna, en la montaña o en la Villa 31. Al que sea, dónde sea. “Nosotros cargaríamos con el costo de instalación y proponemos que el servicio se pague con un adelanto del uno por ciento de la facturación que las empresas deben abonar por Servicio Universal”. El Estado no paga nada y el fondo se usa para lo que fue implementado: conectividad para los que no la tienen.

A criterio del ejecutivo, la situación resulta beneficiosa para todos y nadie tiene que poner dinero porque no es eso lo que se está pidiendo. “Al Estado no le cuesta nada y le da Internet al no conectado. Por otro lado, primero lo hacemos y después le decimos cuánto representa lo que hicimos. El tercer punto fundamental es que no elegimos nosotros, queremos que ellos nos digan a quiénes conectar. Con esa plata ahora se paga los sueldos de Arsat y no es eso lo que dice la ley”, sentenció.

En Latinoamérica los países reciben dinero de los operadores y eso se traduce en propuestas, concursos y subsidios para llegar a los desconectados pero el problema es que en Argentina este impuesto se paga hace dos décadas y no redundó como se esperaba en propuestas a favor de la conectividad, defiende. Por eso la salida que encuentran las cooperativas es evitar el paso intermedio y ejecutar ellos mismos para evitar que los recursos no terminen en los sitios correctos.

Lo nuevo se añade a viejos reclamos de las pymes, que solicitan “equiparar la cancha” ahora más que nunca. “Hace mucho lo pedimos pero en situación de emergencia sanitaria, donde los pequeños corren serio riesgo por la afectación económica, se hace todavía más urgente”, dijo Cecchini. En este contexto, solicitó a Enacom que adopte medidas tales como la interconexión de Internet nacional a cero pesos y la interconexión de redes fijas y móviles bajo el sistema Bill & Keep. Nuevas propuestas y viejos reclamos en tiempos de pandemia.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.