Brasil: la consulta pública descubre las intenciones de los operadores de cara a la próxima subasta de espectro

El contexto mundial invita al debate y la consulta pública sobre la próxima subasta de espectro en Brasil es, justo en tiempos de emergencia, un escenario abierto a dudas, pujas, idas y vueltas por parte de los prestadores de servicios. Los constantes cambios de calendario ponen a todos a revisar la letra chica y las autoridades escuchan los pedidos mientras trabajan en las definiciones. La fecha y la forma en que se desarrollará el proceso aparecen entre las dudas.

La situación del mercado hace crecer las especulaciones. Claro acaba de concluir la compra de Nextel, lo que le permitió ensanchar en algo más de tres millones de líneas su base de usuarios y hacerse de espectro en sitios clave como Río de Janeiro. Oi, en tanto, es víctima de su propia realidad y se vio casi obligado a poner a su brazo móvil entre los activos susceptibles de venta. TIM y Telefónica, en tanto, aparecen como posibles compradores.

En este contexto Vivo pide que la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) tenga completo cuidado a la hora de revisar la cuestión económica “para no comprometer la viabilidad de las iniciativas de implementación de redes de nueva generación”. Solicita que en la banda de 2,3 GHz sea ofertado solo en licencias aptas para todo el territorio nacional, considerando que ya habrá ofertas regionales en otros segmentos, indicó el portal local TeleSintese.

La compañía también consideró que la próxima licitación será muy influyente en términos de competencia por lo que es fundamental que no se admitan concentraciones de espectro para un único proponente. Pide, en tanto, que haya igualdad de condiciones para la exploración de la banda de 700 MHz, lo que significaría cambiar las condiciones previstas según las cuales habrá beneficios para los entrantes.

De los pedidos de América Móvil no se conocieron detalles, pero la empresa había dejado claro en debates anteriores que, a su criterio, el regulador debía esperar a que haya una mayor penetración 4G en el país para lanzar la siguiente convocatoria. La firma se mostró a favor de esperar a 2021 para que, una vez definidos todos los detalles, se lleve a cabo un proceso más ordenado y con el mercado más acorde a la realidad, una vez producidos los movimientos esperados —en ese momento, por ejemplo, aún no había completado la compra de Nextel—.

TIM, por su parte, hizo énfasis en que se convierta el 90 por ciento del valor de la licitación en inversiones para 5G o, al menos, que se ofrezca la oportunidad al adjudicatario si quedarse con porciones por dinero o por cobertura. También solicitó límites fijos de posesión de espectro y pidió que sea descontado del precio previsto el dinero que deberán gastar los operadores para limpiar las bandas, señaló el mismo medio.

Oi propuso que todas las licencias para 3,5 GHz sean nacionales, para todo el territorio brasileño. En este sentido, consideró pertinente que los pequeños proveedores se queden con lotes regionales en 2,3 GHz, que también permite 4G y 5G y que resulta una buena opción “por su flexibilidad, amplio ecosistema e infraestructura más económica”. También presentaron comentarios otras firmas, como Algar Telecom.

Así las cosas, el camino hacia la próxima licitación de espectro en Brasil es cada día un poco más corto y los operadores de servicio ponen sobre la mesa sus propuestas a plena consciencia de que lo más probable es que el regulador tampoco pueda cumplir con el último plazo dado, la segunda mitad de 2020.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.