Oi pone al segmento móvil en la bolsa de activos que podría vender para sanear su situación financiera

Los rumores sobre la eventual venta de Oi sonaron cada vez más fuerte en las últimas semanas. Tanto así que la propia empresa tuvo que explicar que aún no había ninguna negociación avanzada y que cualquier cambio sobre la situación actual sería notificado inmediatamente a sus accionistas. En Futurecom la empresa no evitó el tema y hasta admitió que considera la venta de activos, entre ellos su segmento móvil.

La recuperación judicial de Oi demanda inversiones millonarias y el camino a lo que viene abultará la cifra necesaria para sobrevivir y ser competitivo en el mundo de las telecomunicaciones. Es en este contexto que la estrategia de la compañía incluyó, por ejemplo, la reutilización de activos para nuevos proyectos y la contratación de un agente externo para que maneje el destino de su dinero en Brasil. Desembolsará 7.000 millones de reales (1.748 millones de dólares) por año en el trienio.

Al segundo trimestre Oi presentó una deuda bruta consolidada en 18.868 millones de reales, lo equivalente a 4.711,8 millones de dólares. La cifra es tres por ciento superior a la registrada un año antes. En estas condiciones es que la firma confirmó que está analizando la venta de activos duplicados entre radiobases, centros de datos y tendidos de fibra óptica y puso en la misma bolsa su segmento celular, según señaló el portal El Economista.

Oi se deprendería de unas 1.000 torres, como primera medida, para hacerse de recursos que le permitan pujar por alguna porción de espectro en la licitación que realizará el país en el primer semestre de 2020. La venta de torres es un recurso cada vez más habitual en los operadores de telecomunicaciones de Latinoamérica por considerarlas activos no estratégicos en sus planes. Oi, a todas luces, no puede darse el lujo de ser excepción.

La idea de la compañía, destacó su director General Rodrigo Abreu, es generar efectivo en el corto plazo para cumplir con sus acreedores y para reforzarse en el segmento de fibra óptica, un activo que todos en Brasil consideran clave y que Oi cuida especialmente de la mano de Huawei. Los motivos que puso sobre la mesa el ejecutivo no son nuevos: “El corazón de nuestro plan es la fibra porque incluso la telefonía móvil depende de ella para ser un negocio viable”.

No se sabía a ciencia cierta que Oi iba a dar explicaciones sobre sus prioridades en Brasil pero sí estaba claro que si en su discurso aparecía la telefonía móvil no iba a ser más que para relativizar ese negocio, algo que la empresa hizo sistemáticamente en el último tiempo. Abreu confirmó las sospechas al decir que “la telefonía celular no es estrategia central de Oi. No apostaremos toda nuestra compañía a ese negocio”.

Pero, entonces, ¿está la opción de Oi venda sus activos móviles? “Posiblemente. El mercado muestra interés en discutir esa posibilidad”, despejó dudas Abreu en su alocución. Este interés del que habla está bien claro en Brasil, pues las tres compañías móviles con más usuarios del país, Vivo, Claro y TIM, se mostraron abiertos a una eventual negociación sobre los activos celulares del cuarto en la lista, Oi, que concentra 34,7 millones de líneas.

Luego, el ejecutivo volvió sobre las cosas que quería destacar de su empresa, como que se alcanzaron recientemente 4,6 millones de casas pasadas con fibra óptica y que el objetivo es multiplicar esa cifra hasta 16 millones para 2021. Para lograrlo, agregó, no se descartan alianzas con proveedores más pequeños, a los que invitó a trabajar en modelos de negocios win-win, aunque no aclaró cómo se desarrollaría esa estrategia.

Así las cosas, mientras que Vivo, Claro y TIM se ocupan de llevar agua para su molino en el marco de la próxima licitación de espectro compatible con 5G que se avecina, Oi utilizó su espacio para volver sobre la idea de que el negocio móvil es solo una parte de su estrategia e incluso mostrarse abierto a desprenderse de ese segmento si logra un acuerdo que lo convenza. Fibra, fibra y más fibra, repitió la empresa cuyos dichos y hechos están marcados por su delicada situación financiera.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.