Lejos de los escaparates, RCS crece en silencio con la interconexión de Telefónica, DT y Vodafone

Un comunicado vuelve a poner el foco en RCS, una tecnología que, aunque no logre acaparar los anuncios en la vía pública y la televisión, viene creciendo de forma lenta pero constante. Quizás por esa falta de anuncios rimbombantes sorprende ver la página de la GSMA y saber que ya hay 90 operadores en 60 países ya han lanzado RCS, entre los que se encuentran la mayoría de los operadores de Brasil y algunas operaciones de América Móvil en Argentina, Colombia, México, Perú y Centroamérica, entre otros. En Estados Unidos, además, se creó hace algunos meses una asociación entre los tres operadores para potenciar RCS, en un mercado en donde la mensajería de texto sigue siendo relevante.

Esta semana, en Europa, Movistar, Deutsche Telekom y Vodafone lograron interconectar sus servicios de mensajería y comunicaciones enriquecidas (RCS) en lo que llaman la mayor interconexión de carriers alcanzada hasta la fecha.

La noticia no es para despreciar: la interconexión de los tres operadores habilitará un mercado de 158 millones de suscriptores móviles en 13 países del Viejo Continente. Esto incluye tres operaciones de Telefónica, 13 de Vodafone y la operación alemana de DT, además de otros carriers.

Interconectarse con estos socios requiere una cantidad de experiencia y esfuerzo” señala Mavenir en un comunicado, que asegura que este hito permitirá “acelerar y simplificar la incorporación y participación de operadores en el futuro”. De hecho, la falta de participación e integración de los operadores de un mismo mercado en RCS fue considerada una de las principales barreras para la aceptación de la tecnología por parte de clientes empresariales que buscan en la mensajería enriquecida un canal para promocionar sus productos u ofrecer un mejor servicio al cliente.

La información de interconexión de los tres principales operadores europeos, y el silencio en el que parecen moverse los tres operadores sobre este anuncio, pone de manifiesto lo tarde que han llegado los operadores a los servicios de comunicaciones enriquecidas. Tanto, que quizás no valga la pena ni siquiera anunciar su disponibilidad en el mercado.

Hace dos años se anunciaba la primera integración de RCS, en el marco del Mobile World Congress 2018. En ese entonces, dos continentes se habían unido, Europa y Asia, con la participación de operadores como Deutsche Telekom, Telenor, Telia y Vodafone. Al mismo tiempo, en América, se anunciaba la integración de América Móvil, Roger Communications y Sprint. Sin embargo, poco se supo más allá de estos anuncios, destinados a un público especializado, y los operadores no han hecho suficientes campañas para aprovechar las ventajas de RCS e intentar que sus clientes migren de servicios OTT a una comunicación enriquecida.

Por eso parece que la noticia en Europa llega tarde, y más aún cuando la mensajería dejó de ser una fuente de ingresos fuerte para los operadores. Los servicios OTT, especialmente en Europa, América Latina y Asia, han desplazado a los tradicionales SMS. Y la poca difusión que los operadores hacen de RCS y sus ventajas también parece poner en segundo plano una tecnología que, como VoLTE, solo sirve para hacer más eficiente un servicio que, en realidad, ya nadie está buscando.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.