Google apuesta a RCS para ganar terreno en el negocio de mensajería

Los operadores móviles, que vienen perdiendo participación de mercado en servicios tradicionales de voz y mensajería, y un OTT cuya estrategia no logró hacerle frente al popular Facebook —que lidera el negocio de mensajería con sus opciones Messenger y la popular WhatsApp— estaban destinados a encontrarse.

Google intenta sin éxito posicionarse en el mercado de mensajería con aplicaciones como Hangouts, Allo y Duo, que —hasta el momento— no resultaron tan exitosas como lo es su principal competidor WhatsApp. Y los operadores, que vienen de probar Joyn y están invirtiendo en IMS para soportar tecnologías como VoLTE, ViLTE y RCS, intentan ganarse un espacio en una torta que promete una oportunidad de 5.000 millones de dólares entre 2015 y 2020, de acuerdo con cifras de la propia GSMA.

En este contexto, mientras Google trabajaba en el desarrollo de Allo y Duo, paralelamente se aliaba con la GSMA y una buena cantidad de operadores globales para acelerar la disponibilidad de servicios de comunicaciones enriquecidas (RCS) en dispositivos Android.

Este acuerdo tuvo la semana pasada su primer fruto: el lanzamiento del servicio por parte de la estadounidense Sprint. El operador proveerá servicios RCS desde la propia aplicación de mensajería SMS preinstalada en dispositivos Android y utilizando la nube Jibe RCS de Google.

La jugada del gigante estadounidense, entonces, parece ser la de atacar todos los frentes: si no logra el éxito esperado con su propia aplicación OTT, quizás encuentre en los operadores un espacio para hacerse su lugar en el mercado.

En tanto, para los operadores, la realidad no es muy distinta. Ellos no han logrado ser lo suficientemente dinámicos en sus propuestas de redes sociales y mensajería, lo que hizo que en los últimos años perdieran gran parte de este mercado.

Es sabido que la innovación en telecomunicaciones no es una cosa fácil y los operadores requieren de aliados que sepan moverse en un universo donde responder rápidamente a las demandas del mercado es crucial. El hecho de que sea Google —y no los operadores— el encargado del diseño de la aplicación puede ayudar mucho a la experiencia general del servicio, uno de los puntos clave para ganar la atención de los usuarios móviles.

Sin embargo, no será fácil competir entre los líderes del mercado. Las garantías de servicio que puedan llegar a ofrecer los operadores no parecen suficientemente atractivas en el mercado masivo, que se conforma con opciones gratuitas como WhatsApp. Tampoco los servicios que lista Sprint en su comunicación a la prensa —chat grupal, compartición de fotografías y confirmación de lectura— son lo suficientemente innovadores y distintivos con respecto a otras opciones del mercado.

Quizás la estrategia sea buscar nichos de mercado en vez de apuntar a ser el próximo WhatsApp. Los clientes corporativos pueden ser una oportunidad, porque son posiblemente los únicos que valoren positivamente la capacidad carrier grade.

RCS, a pesar de ser una tecnología interesante, tiene todavía un gran camino que recorrer. Con el estado actual de los servicios de mensajería OTT es difícil que un operador —y como hemos visto con el caso de Google, también un OTT— pueda competir con servicios ya consolidados como Messenger o WhatsApp. RCS llega tarde a un mercado que ha evolucionado rápidamente en los últimos años, ¿sabrán los operadores hacerse el lugar?

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.