Si a estas alturas ya sueñas con la 5G, ¿estás soñando con una tecnología que aún no existe?

Es lo bueno y lo malo de estar entre dos mundos, el real y el irreal. En ese mundo de pseudo fantasía donde todo es posible porque donde no llega el mundo físico, llega el de la imaginación, a veces colectiva o a veces sólo de un grupo selecto de individuos o instituciones. La 5G se encuentra es en momento mágico donde cualquiera la puede definir a su antojo hasta que haya un estándar formalizado que garantice una necesaria homogeneidad. Este producto intermedio no es malo en sí mismo, sino que es una realidad que responde a la lentitud en la creación de estándares, un mal que 3GPP quiere corregir pero que los propios mecanismos de gestación de estándares del sector frenan. Es como pisar el acelerador con el freno de mano puesto.

Y los delirios de la industria suelen convertir lo que parece imposible en realidad, y la 5G, que parece una fantasía —autos que van solos, realidad aumentada e inteligencia artificial—, acabará, como siempre, siendo una realidad que permitirá conectarlo todo y a todos. Esta hyper conectividad arrancará en mercados maduros, donde la presión de sus usuarios —y quizá de otros jugadores— provocará el lanzamiento de tecnologías pre 5G.

Así lo dice la última y recientemente lanzada onceaba edición del Mobile Visual Networking Index (VNI) de Cisco que predice que para 2021 la 5G ya gestionará el 1,5 por ciento de todo el tráfico de datos móviles a nivel mundial. Lo más destacado es que las conexiones 5G generarán de media 4,7 veces más tráfico que 4G y 11,7 veces más que 3G.

Los datos se suelen sustentar en que cada vez más usuarios utilizan sus dispositivos móviles para ver video o realizar alguna actividad que utiliza dicho medio. También estarían sustentados en el razonamiento de que a más velocidad más consumo de datos, algo que se ha constatado no sólo en cada cambio de tecnología móvil, sino que con el propio Wi-Fi. Más velocidades y video provocan la tormenta perfecta para un aumento del tráfico y quizás para que los operadores móviles puedan retar a los proveedores de servicios de televisión, como cableras, proveedores satelitales y broadcasters, según dice el último reporte de Strategy Analytics. Así, es posible que con la 5G empecemos a hablar, nuevamente, de la 5G TV —y no estamos hablando de LTE Broadcast (LTE-B), sino de lanzar dicho servicio a través de la conexión tradicional—.

De ser ciertas tales apreciaciones ¿podríamos estar ante la posibilidad de que nuevos jugadores quieran hacerse con espectro 5G? Quizá esta pregunta provoque más de algún déjà vu, porque ya habríamos pasado por razonamientos similares con anterioridad. Por si acaso, los operadores de mercados más maduros no deben querer dejar que otros jugadores entren en la partida de la 5G y apuntan a lanzar la pre tecnología antes de 2020, quizá no sólo por la presión de sus usuarios, sino para bloquear el mercado y evitar que, además de tener que batallar con los proveedores over the top (OTT), lo tengan que hacer con otros operadores adicionales a los que ya les plantan cara.

AT&T en Estados Unidos, sin duda por un motivo u otro, parece tener prisa por lanzar su fantasía 5G en Austin e Indianapolis en los próximos meses con la promesa de ofrecer 400 Mbps a aquellos usuarios que tengan un dispositivo para conectarse a dicha red. Las velocidades, dicen los ejecutivos de AT&T, podría incluso llegar a 1Gbps en algunas zonas mediante carrier aggregation en LTE y LTE-License Assisted Access (LAA). AT&T tiene claro que lo que está implementando no es parte del estándar, por ello habla de una implementación “flexible” de la tecnología que pueda ser actualizada al estándar cuando esté finalizado.

Verizon, en ese mismo mercado, también estaría intentando acelerar su propio despliegue de una pre 5G y estaría solicitando a la Federal Communications Commission (FCC) que intervenga para acelerar la negociación entre operadores y municipalidades para el despliegue de nueva infraestructura 5G.

Quizás la 5G permita a los operadores atacar segmentos tradicionales de operadores satelitales y cableras, pero cuidado, que Docsis 3.1 también potenciará a las cableras y Elon Musk, CEO/CTO de SpaceX y CEO de Tesla, planea el lanzamiento de 4.000 satélites de órbita baja que ofrecerían velocidades comparables a DSL en todo el planeta.

No son sólo los operadores los que quieren lanzar “test beds” 5G, sino que hay ciudades, como Bristol en el Reino Unido, reconocida por querer ser la alternativa a Sillicon Valley, la que quiere volver a ser la primera del país en lanzar la nueva tecnología, como ya hizo con la 4G. Para ello, los investigadores de la Universidad de Bristol recibieron unos 657.000 dólares del Engineering and Physical Sciences Research Council (EPSRC) para desarrollar la tecnología en la ciudad. Un equipo de la universidad que trabaja en su Smart Internet Lab ya habría diseñado una pequeña caja que emite la señal 5G.

De los fabricantes que les vamos a contar que no sepan a estas alturas. Los principales, como Ericsson, Nokia Networks, Huawei, ZTE e incluso Samsung, llevan tiempo anunciando sus hazañas con las pruebas que han realizado con un amplio abanico de operadores. Todas ellas con parámetros y resultados tan dispares que sirven para reforzar que nos encontramos en un periodo pre estándar donde todo vale y todo se anuncia como válido.

La última noticia en lo que a fabricantes se refiere, salió ayer del horno y aún está caliente. Se trata de la alianza entre IBM y Ericsson que después de dos años ha desembocado en el desarrollo de un módulo de circuito integrado de sistema de antenas en fase (phased array) millimetreWave (mmWave) que operaría en la bande de 28GHz y que se utilizaría en las estaciones base 5G. En dicha banda Ericsson SK Telecom y BMW anunciaban la semana pasada haber obtenido velocidades de 3,6 Gbps en un auto conectado que viajaba a 179km/h.

Y hablando de estándares y pre estándares, 3GPP anunció un nuevo logo para la 5G que parece sacado de los años 90. Es bastante desesperante que a estas alturas y con los millones que mueve el sector, no se pueda confeccionar un logo 5G moderno y acorde con los tiempos en los que nos movemos. No es de extrañar que el sector no levante cabeza contra los OTTs. Desde TeleSemana.com hacemos un llamado para que el sector ofrezca alternativas al nuevo logo de 3GPP, que si bien no es crítico para el desarrollo de la tecnología si ayudaría a subir la moral de las tropas.

Y para acabar, recordarles que cada vez que emerge una nueva “G” en el horizonte de los operadores móviles emergen alternativas oportunistas que prometen ser mejores y superiores a la tecnología que está por ser lanzada, en extrañas bandas y que, en algún punto, alertan de que su viabilidad actual está bajo cero. Aún así, nuevamente, estos delirios son necesarios para seguir avanzando y poniendo presión a la industria, que parece que toma velocidad cuando siente la amenaza de una nueva tecnología que no está contemplada en el roadmap de aquellos que controlan el mercado a través de 3GPP. WiMAX forzó la aceleración de LTE, y Sigfox y LoRA la de Narrow Band IoT (NB-IoT).

De ahí, que aún cuando la 5G no existe en papel pero parece que sí en los idearios de operadores, fabricantes y hasta ciudades enteras, emergen un grupo de investigadores de la Universidad de Hiroshima, el National Institute of Information and Communications Technology de Japón y Panasonic Corporation que nos dicen que se pueden alcanzar velocidades de 100Gbps a través de un sólo canal de 25GHz en la banda de los 300 GHz, también conocida como Terahertz.

Menos mal que soñar es gratuito.

Rafael A. Junquera
Cuenta con más de 16 años de experiencia cubriendo el sector de las telecomunicaciones para América Latina. El Sr. Junquera ha viajado constantemente alrededor del mundo cubriendo los eventos de mayor relevancia para la industria en América, Europa y Asia. Su experiencia académica incluye un BA en periodismo escrito por la Universidad de Suffolk en Boston, MA, y un Master en Economía Internacional en la misma institución.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.