El huracán María aceleró los planes de Puerto Rico en 5G

Hablar de transformar crisis en oportunidad no vale si se toman en cuenta los tremendos daños que trajo consigo el huracán María a Puerto Rico: unos 3.000 muertos, infraestructura destrozada y millones de dólares en daños. Las telecomunicaciones se vieron seriamente afectadas y su recuperación llevó tiempo y dinero, que permiten a la isla quedar mejor posicionada en su camino a 5G. Las consecuencias obligaron a las autoridades a sentarse hablar sobre cómo sería conveniente enfrentar otra eventual situación de emergencia y a los operadores a ponerse a disposición para asegurar las comunicaciones aún en el peor de los escenarios.

Información de la Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones indicaban hace un año que el paso del huracán generó pérdidas al sector de las telecomunicaciones por 1.500 millones de dólares. Hubo ayuda internacional que permitió mejorar la situación de los afectados y las empresas trabajaron en reacondicionar sus activos para volver a dar el servicio luego de que el 95 por ciento de los sitios celulares resulten destruidos como consecuencia de las catástrofes naturales.

Una vez superada la etapa más caótica, los operadores se reunieron con el gobierno para analizar qué aspectos se podían mejorar. “Para quienes desarrollaron los planes de respuesta de emergencia en el Gobierno no pareció estar lo suficientemente clara la importancia de las telecomunicaciones, pues la industria no fue prioridad”, se quejaron desde la Alianza Puertorriqueña de Telecomunicaciones. Luego el gobernador local, Ricardo Rosello Novares, puso como objetivo que un cable submarino rodee la isla para evitar la dependencia de tendidos terrestres ante eventuales catástrofes.

En Puerto Rico, los operadores aprovecharon el 2018 para terminar las reparaciones pendientes y, de paso, dejar todo listo para lo que viene.

Claro informó en noviembre la inversión de 250 millones de dólares en infraestructura. El monto incluye reestructuración definitiva de los sitios afectados y el paso de 4G a LTE-A en Puerto Rico. “Se aumentaron la cantidad de antes en un 50 por ciento”, agregó el presidente de la entidad, Enrique Ortíz de Montellano, en diálogo con El Nuevo Día. La vicepresidente de AT&T, Alexandra Verdiales, destacó que en las últimas semanas del año pasado la actualizaron 466 antenas celulares mientras trabaja en duplicar las velocidades de 4G en un proceso que llama “5G evolution”.

T-Mobile, en tanto, encendió en septiembre la banda de 600 MHz en la isla mientras se hizo lo propio en otras 1.200 ciudades de Estados Unidos. Según sus propios ejecutivos, la idea era presentarla en 2020 pero los tiempos se aceleraron por los cambios obligados en las redes tras el huracán María. De hecho, el lanzamiento se hizo primero en sitios fuertemente afectados como Humacao y Naranjito.

Con los cambios obligados y las noticias que llegan desde Estados Unidos con los primeros lanzamientos de 5G ya en marcha, Puerto Rico presenta la oportunidad de subirse más rápido que otros sitios de la región. Tiene en marcha planes de contingencia que, al menos desde el discurso, servirán para evitar que otra emergencia rompa cualquier posibilidad de conexión y ,además, operadores interesados en convertir los daños en aprendizaje y los millones invertidos en una estructura mejor preparada para lo que viene. Sin mucho que festejar, la industria muestra una mueca de sonrisa después de meses de desesperación.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.