Finanzas de Emcali abren otra puja entre el gobierno y los sindicatos de telecomunicaciones en Colombia

La unidad de telecomunicaciones de las Empresas Municipales de Cali (Emcali) ha presentado números por debajo de lo esperado y la situación se vuelve insostenible. Así lo considera el alcalde local, Maurice Armitage, quien considera que se debe tomar una decisión sobre su futuro en el primer trimestre de 2019. La realidad de la empresa ya es de público conocimiento y no se pretende tomar una decisión a espaldas de los trabajadores, añadió dejando clara sus intenciones.

En los últimos ocho años, el área de telecomunicaciones de Emcali perdió por un billón de pesos (314 millones de dólares), de los cuales 140.000 millones de pesos (44 millones de dólares) corresponden al ejercicio de 2018. Esos son los parámetros que toma Armitage para dimensionar los problemas de la compañía. Para los sindicatos, en tanto, las cifras presentadas son tendenciosas porque en las pérdidas se incluye depreciación de activos y otros conceptos que surgen de los resultados generales de la empresa y no son exclusivos de las telecomunicaciones.

“Lo que busca la clase dirigente es desvalorizar el componente (la unidad de telecomunicaciones)”, dijo David Vargas, presidente de Sintraemcali, en declaraciones tomadas por el portal local El Tiempo. Previo a esta declaración, el alcalde había manifestado en diálogo con Caracol que “no se puede seguir dependiendo de una empresa que está mal manejada” y hasta acusó a los empleados de “vegetar”. Aunque hace rato se habla de alerta sobre la situación de Emcali, las fecha límite puesta por las autoridades promete agudizar la pelea entre uno y otro bando.

El caso tiene mucha similitud con el que se desató en la capital colombiana hace algunos años y que tuvo su desenlace, o al menos eso parece, algunas semanas atrás. Allí el Distrito aprobó la venta del 88,4 por ciento que tenía sobre la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) pero los trabajadores de la compañía presentaron un recurso en contra de la operación. Con ayuda de la oposición, se tomó como una victoria que un juez suspenda provisoriamente la venta en 2017. Un año más tarde, un fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca declaró nula la operación de manera definitiva.

Los casos de Emcali y ETB muestran que la necesidad de atender otros frentes y la agresiva propuesta de los privados hacen difícil la supervivencia para las compañías estatales de la región, algo que también se puede ver claramente en el caso de la hondureña Hondutel. Emcali hablaba en su plan institucional de gestión de 2018 de algunos principios, como “mantener la propiedad de la empresa en manos del gobierno local” y ser sustentable. Los dos objetivos parecen estar más en discusión que nunca y el peso de las partes puede terminar por definir el futuro de la unidad de telecomunicaciones de la firma.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.