ICE gana batalla legal que refleja torpe desempeño de las multas en el sector

La pelea judicial que acaba de ganar el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) tiene sus orígenes en 2011. Pasaron casi ocho años y varias idas y vueltas que le dan condimentos a la historia, que no es la única que ha puesto en rincones opuestos a la estatal y la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel). La decisión final sobre el caso no hace más que reflejar la ineficiencia de las multas en el sector de las telecomunicaciones.

En 2015 el regulador tico multó a ICE por supuestas prácticas monopólicas y antecompetitivas en el mercado de telefonía móvil ocurridas en los bimestres noviembre-diciembre de 2011 y octubre-noviembre de 2012. Por infracción “muy grave” correspondía al pago de 2.157,8 millones de colones, que hoy equivalen a 3,5 millones de dólares. Sin embargo, el operador apeló y logró librarse del pago tras dos decisiones favorables siendo la última de ellas el siete de marzo.

La investigación se abrió por la oferta prepago “Chip Extremo”, que el ICE mantuvo por dos años. Telefónica presentó quejas y Sutel las tomó considerando válido el argumento esgrimido por el operador, según el cual el resto del mercado no podía equiparar la propuesta de la estatal sin caer en pérdidas económicas. Estos fundamentos fueron considerados insuficientes por el Tribunal Contencioso Administrativo y Civil en 2017 y, ahora, por el Tribunal de Casación de lo Contencioso Administrativo.

Desde la estatal valoraron el último fallo, que consideró que la empresa “no constituyó una práctica anticompetitiva de precios predatorios ni cometió un acto deliberado con el fin de procurar la salida de otros operadores”. El escrito replicado por el medio local La Nación también indica que hubo errores en el acto administrativo del regulador, por violaciones en el derecho a la debida defensa al denunciado y por falta de motivaciones técnicas y jurídicas para aplicar la sanción.

Si el tiempo que pasó entre las prácticas en cuestión y el cierre del expediente no fuera motivo de indignación suficiente se pueden mencionar otro: la composición del mercado. Hace ocho años la estatal contaba con el 90 por ciento de un mercado compuesto por 4,1 millones de líneas y los privados recién se aprestaban a competir. Ahora Claro y Movistar ganaron terreno reduciendo la participación de ICE a casi la mitad. El impacto de una decisión entre un momento y otro son sencillamente incomparables.

Por este y por otros casos vale volver a indicar que las multas son villanos que no dan miedo a los operadores de la región y tampoco funcionan para revertir prácticas poco apropiadas a juzgar por el crecimiento en el número de quejas de los usuarios de telecomunicaciones. Latinoamérica está frente al desafío de corregir conductas con otras herramientas. Brasil y México ya trabajan en regulaciones distintas a las que rigen hasta el momento, concentradas en aspectos tales como fomentar el diálogo. La idea de que mejor tarde que nunca ya superó los límites en una región necesitada de reglas claras.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.