La 5G no salvará a los smartphone pero sí les dará un empujón

El mercado global de los smartphones lleva ya varios años de contracción, siendo una pesadilla para los fabricantes —no todos— y sus canales de distribución. El problema principal es la falta de innovación en las nuevas versiones, lo que provoca que los usuarios aguanten sus dispositivos por más tiempo al no ver mejoras sustanciales en la adquisición de un nuevo dispositivo. El valor extra que les aporta no está en sintonía con el valor monetario de los nuevos dispositivos.

Pero ahora llega la 5G y como nueva tecnología supondrá un empujón en las ventas, ya que si bien otros atributos de los dispositivos puede que no causen la suficiente admiración por parte de los usuarios, acceder a redes 5G sí parece que será un factor tentador que podría ayudar a acelerar, inicialmente, el reemplazo. Así lo asegura un nuevo reporte trimestral de International Data Corporation (IDC), que asegura que este año el mercado sufrirá una contracción del 2,2 por ciento mientras que para 2020 se espera un crecimiento del 1,6 por ciento. Y justamente este crecimiento es atribuible casi en su totalidad a la mayor disponibilidad de 5G en mercados de alto poder adquisitivo.

“El mercado global de teléfonos inteligentes y las cadenas de suministro relevantes siguen siendo inciertas, en gran parte debido a las fluctuaciones en las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China, lo que hace que la planificación futura sea aún más complicada de lo normal”, dice Sangeetika Srivastava, analista de investigación senior de IDC. “Los consumidores continúan aguantando sus dispositivos por períodos más largos, lo que dificulta las ventas tanto para los vendedores como para los canales”. Promociones agresivas para despejar el inventario existentes y la llegada de la 5G serán claves para ver cierta recuperación.

La incertidumbre económica mundial mezclada con las constantes amenazas comerciales y arancelarias sigue siendo un problema para la venta de smartphones. Sin embargo, dice IDC, los despliegues comerciales de 5G ya han comenzado en muchas regiones y, aunque 2019 es, en el mejor de los casos, un año introductorio, 2020 parece ser el año en que 5G comenzará a ser ya una realidad con cierta solidez en algunos mercados. IDC espera que las ventas de dispositivos 5G crezca un 8,9 por ciento en 2020, lo que representaría 123,5 millones de dispositivos puestos en el mercado. Se espera que esta cifra aumente hasta el 28,1 por ciento de los ventas mundiales de smartphones para 2023.

“La anticipación de la 5G, comenzando con los smartphones, se ha estado construyendo durante bastante tiempo, pero los desafíos dentro de ese mercado en los últimos tres años han aumentado esa anticipación”, dice Ryan Reith, vicepresidente de IDC. “Para ser claros, no creemos que 5G sea el salvador en los teléfonos inteligentes, pero lo vemos como una evolución crítica en la tecnología móvil. Esperamos que el crecimiento de smartphones 5G sea más sutil de lo que vimos con 4G, pero esto se debe, principalmente, a que hoy estamos en un mercado muy diferente. La mayor diferencia es el nivel de penetración en el que estamos ahora en comparación con 2010 o 2011, específicamente en China, Estados Unidos y Europa occidental. El mayor cambio en nuestros supuestos de pronóstico 5G es que hemos reducido los precios de venta promedio, particularmente en China. También esperamos que una amplia gama de teléfonos inteligentes 5G sub-6GHz con precios de rango medio ingresen al mercado a principios de 2020, si no antes”, concluye.

Rafael A. Junquera
Cuenta con más de 16 años de experiencia cubriendo el sector de las telecomunicaciones para América Latina. El Sr. Junquera ha viajado constantemente alrededor del mundo cubriendo los eventos de mayor relevancia para la industria en América, Europa y Asia. Su experiencia académica incluye un BA en periodismo escrito por la Universidad de Suffolk en Boston, MA, y un Master en Economía Internacional en la misma institución.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.