AT&T planea nuevas ventas para reducir deuda y sumar entre US$ 5.000 y US$10.000 millones en 2020

AT&T presentó un plan a tres años para modificar sus estados financieros y darle un respiro a sus accionistas preocupados por el nivel de deuda que enfrenta la compañía, que al cierre de septiembre de 2019 totalizaba 153.568 millones de dólares a largo plazo.

La compañía planea una política de desinversiones y un crecimiento de sus ingresos para el próximo año entre el uno y el dos por ciento. Además, prevé incrementar el beneficio a los accionistas y mantener un Ebitda y un flujo de caja estable, que la compañía fijó en apróximadamente 28.000 millones de dólares. La inversión de capital bruta se enmarcará en el rango de los 20.000 millones de dólares.

Lo anunciado por AT&T no es algo que haya sorprendido demasiado a la industria porque, en realidad, se trata de una formalización de una estrategia que el operador norteamericano ya venía llevando adelante, con la desinversión en activos no estratégicos para reducir su deuda. La diferencia, en realidad es que ahora AT&T pone objetivos y plantea una política mucho más activa, mientras que antes respondía a los rumores de venta de ciertos activos —como DirecTV Latinoamérica— con un tibio “no hay que precipitarse”.

El plan a tres años anunciado por la compañía prevé hacer crecer los dividendos, retirar del mercado entre el 50 y el 70 por ciento de las acciones emitidas para el acuerdo de Time Warner. Así, buscará reducir el 100 por ciento de la deuda contraída por la adquisición de Time Warner, mejorando el ratio entre deuda neta y Ebitda ajustado. Pero, quizás, lo más interesante es la desinversión de activos que, lejos de tener fin, recién comienza.

La compañía tiene previsto mantener una política de desinversión de activos —o cómo prefiere decirlo, de monetización de activos no estratégicos— y seguir revisando el portafolio, aunque sin hacer “grandes adquisiciones”. En 2019, la compañía espera concretar un ingreso de efectivo de 14.000 millones por la venta de activos. En 2020, en tanto, espera desprenderse de activos por entre 5.000 millones y 10.000 millones, respectivamente.

En los últimos meses, la compañía se desprendió de sus operaciones en el Caribe y hasta se rumoreó que abandonaría la operación de México —una decisión que tiene más de una arista para analizar—. El operador anunció también esta semana la venta de 1.000 activos de torres por 680 millones de dólares a la compañía Peppertree Capital Management. Asimismo, anunció un acuerdo para vender Central European Media (CME), una división de contenidos que la compañía adquirió junto con TimeWarner. La transacción le permitirá a AT&T recibir aproximadamente 1.000 millones de dólares en efectivo, además de permitirle rebajar sus garantías de deuda en 575 millones de dólares. Estos recursos se sumarán a los casi 2.000 millones de dólares que la compañía espera recibir por la venta de sus operaciones en Puerto Rico y las Islas Vírgenes.

La pregunta que todos ahora buscan responder es cuáles serán los activos que AT&T venderá en los próximos pasos. Por un lado, parece haber una necesidad de volver a concentrarse en sus mercados “core”, por lo que es lógico pensar que volverá todas las miradas hacia los Estados Unidos . Por eso, puede no sonar descabellado la venta de DirecTV —al fin de cuentas, siempre se supo que la compra de DirecTV tenía que ver más con un posicionamiento de la compañía en su país de origen que en Latinoamérica—. Adicionalmente, un posible desprendimiento de este activo le aportaría apróximadamente el mismo dinero que AT&T espera recaudar en 2020 por ventas. Eso sí, AT&T deberá enfrentar el problema de encontrar un comprador, algo en lo que, hasta ahora, no ha sido exitoso.

La operación de México es más compleja, porque para la compañía norteamericana siempre fue estratégica en el objetivo de tener una red consistente para todo el norte del continente. Las noticias de una caída nada despreciable en el nivel de pérdidas trimestrales —al cierre de septiembre la compañía reportó una baja de 179 millones de dólares contra 267 millones de dólares en el mismo período del año anterior— y, paralelamente, un alza del 3,4 por ciento en los ingresos por servicios, ponen algo de esperanza a una compañía que, hasta ahora, parecía haber sufrido el contexto mexicano. Aún así, los ingresos cayeron un 1,9 por ciento anual, impulsado por una retracción de las ventas de dispositivos.

En DirecTV Latinoamérica, en tanto, las cosas no parecen estar muy bien —tampoco pareciera que AT&T haya puesto demasiado esfuerzo estos años para cambiar la realidad—. Las presiones monetarias empujaron una caída del ocho por ciento en los ingresos hasta 1.000 millones y las ganancias del trimestre se posicionaron en 0, una baja considerable sobre los 57 millones registrados un año atrás. La compañía, además, perdió 167.000 abonos, siguiendo la tendencia de la TV paga a la baja.

En este contexto, ¿será América Latina víctima de la decisión de AT&T de desprenderse de activos? Por ahora, no se conoce la respuesta. Lo que está claro es que AT&T, ahora sí, formaliza un plan en el que la venta de activos no estratégicos está más en agenda que nunca.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.