El mercado 5G fijo apenas movilizará siete millones de CPEs para 2024

Alrededor del globo hay 1.145 millones de conexiones de banda ancha fija, de acuerdo con cifras de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT). Dicho de otro modo, una conexión cada siete personas. Por supuesto, hay regiones con mayor penetración y otras con menor penetración y, por supuesto, hay sitios completamente desconectados. Son todavía más de 3.000 millones de desconectados, según las últimas estimaciones de UIT al final de 2019.

La 5G fija podría ser la respuesta para los sitios dónde llegar con fibra óptica o cualquier red fija es muy costoso. ABI Research estima que la 5G fija permitirá reducir los costos de instalar fibra óptica de última milla, al poder hacerlo de forma inalámbrica al mismo tiempo que se ofrece un acceso de banda ancha de velocidades gigabit. “Excepto en China y otros mercados desarrollados, la penetración de fibra al hogar está limitada al 20 por ciento del total de hogares. Esto crea una gran cantidad de oportunidades para el mercado global 5G”, apunta ABI Research.

Lo cierto es que el mercado de 5G fijo se viene desarrollando, un poco de la mano de Verizon en Estados Unidos que empezó ofreciendo la tecnología únicamente para servicios fijos. Sin embargo, tuvo problemas por el faltante de equipamiento de casa del cliente y debió frenar las ventas.

ABI Research afirma que este año —cuando tendremos un mercado más masivo de dispositivos 5G—, Verizon expandirá su cobertura de 5G fijo, mientras que T-Mobile podría seguirle en el camino. Del otro lado del Atlántico, en Europa, Vodafone, Three UK, EE y Rain Sudáfrica también han desplegado acceso inalámbrico fijo (FWA) 5G.

Si bien parece reinar el optimismo sobre este servicio —la información de ABI Research señala que otros operadores a nivel global también están analizando 5G FWA—, la realidad es que, puestos en perspectiva, los números de comercialización de equipamiento en casa de cliente (CPE) muestran que el mercado será mucho más pequeño de lo que podríamos imaginarnos. ABI Research estima que este año los envíos de CPEs para 5G FWA serán de dos millones, con un crecimiento compuesto anual del 71 por ciento hasta llegar a siete millones de unidades en 2024.

ABI Research ya alerta que, dependiendo del escenario de despliegue, 5G FWA requerirá diferentes factor de forma de CPE, incluyendo interiores o exteriores, mmWave o Sub-6 GHz, o una combinación de ambos. Además, podría requerir integración de Wi-Fi y soluciones de administración para conectar dispositivos dentro del hogar —cabe recordar que tanto los operadores como las organizaciones que fomentan el uso de Wi-Fi están colaborando para lograr mayor integración entre ambas tecnologías—.

La realidad es que el acceso inalámbrico fijo tiene ventajas que lo hacen una solución interesante para atender a usuarios que hoy no tienen acceso a servicios alámbricos de alta velocidad. Sin embargo, los números parecen indicar que el mercado no tendrá un crecimiento tan exponencial como los más optimistas podrían esperar. El mercado estimado por ABI Research parece pequeño en proporción a la cantidad de casas con servicios fijos y, mucho menor, si lo comparamos con las líneas móviles en funcionamiento. ¿Podrá 5G FWA despegar o quedará relegado a apenas unas pocas conexiones, cómo le sucede hoy al LTE fijo?

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.