Los operadores tienen que tener el control para aprovechar las oportunidades del IoT industrial

BCN2020 LATAM SUMMIT — El Internet de las Cosas Industrial tiene potencial pero los operadores mantienen como desafío encontrar su lugar en el ecosistema para hacer de esto un ítem relevante en su cartera de ingresos. Habrá unas 4.000 millones de conexiones M2M fuera de los hogares para 2022 y la oportunidad es que el 80 por ciento de ellos pueden ser administrados por empresas del sector, de acuerdo con Cisco, pero para eso deben tener plataformas adaptables y los socios correctos.

A esa conclusión llegaron Ricardo González e Isaac Trigo, ejecutivos de Incognito Software, en una presentación conjunta en la que hablaron de verticales, retos y oportunidades de los operadores de telecomunicaciones en el ecosistema IoT Industrial. El contexto habla de una toma de consciencia por parte de las empresas del sector, pues “el 75 por ciento ya inició inversiones para este segmento o lo hará en 12 a 24 meses”.

Primero tomó la palabra González, que se desempeña como vicepresidente de Ventas de la compañía, con un repaso sobre las verticales con mayor potencial en boca de los operadores. Repitió varias de las  que usualmente son parte del top cinco en Latinoamérica, como ciudades inteligentes, seguridad, agroindustria y autos conectados. En cualquier caso, dijo, el mayor reto está en balancear calidad de servicio con eficiencia operativa.

De los tres modelos de negocio posibles hay uno que le sienta muy bien a los operadores y que ha sido protagonista habitual de las historias que se contaron en esta parte del mundo. Es aquél en el que solo dan conectividad, ya sea porque deciden no entrar más en el negocio o bien por falta de una estrategia eficiente para hacerlo. Es una opción lógica pero poco rentable, pues ya se dijo que la conectividad representará apenas el cinco por ciento de los ingresos en IoT.

El segundo modelo se parece al indicado, pues el siguiente es ofrecer una solución end-to-end para la que muchos todavía no están preparados. La opción de que los operadores sean “habilitadores de verticales” alcanza para hablar más seriamente de escalabilidad y monetización. “Esto no significa que el operador haga todo de forma independiente pero sí que tenga el control”, indicó Trigo, experto en soluciones técnicas de la empresa.

Para estar en este escalón, el operador debe tener una plataforma que permita dar un servicio integrado y se haga cargo de aspectos básicos como la gestión de dispositivos, al menos un primer nivel de soporte y el tratamiento inicial de datos. Si quiere cumplir con estas premisas, la empresa debe contar con una estructura adaptable a las distintas verticales, es decir desde la cual pueda atender distintos escenarios.

En conclusión, está más que claro que el Internet de las Cosas presenta múltiples oportunidades y que los operadores deben adaptarse para poder convertir sus fortalezas en ingresos. En las tres grandes capas posibles ser solo la tubería resultará ineficiente desde los números y apuntar a convertirse en solución definitiva puede ser demasiado optimista. En el medio podrán encontrar un buen equilibrio siempre y cuando tengan el control de mando.

Esta nota es parte de los contenidos de

BCN2020

LATAM SUMMIT

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.