Aumentó cuatro puntos hasta 71% el número de hogares con algún tipo de acceso a Internet en Brasil

El Comité Gestor de Internet de Brasil (CGI.br) presentó el estudio TIC Domicilios 2019, en el que se advierte un crecimiento de cuatro puntos porcentuales hasta 71 por ciento en el número de hogares con algún tipo de acceso a Internet en el país. Todavía existe una fuerte brecha entre sitios urbanos, con proporción de 75 a 25, y sectores rurales, donde el servicio es una realidad para poco más de la mitad de los hogares sondeados, el 51 por ciento.

Ya se ha dicho que el precio es una limitante en el acceso, así como la cobertura y en menor medida el interés. Brasil lo demuestra, pues el 99 por ciento de los hogares de clase social A accede a Internet. La proporción baja a 94 por ciento en domicilios de clase B, a 76 por ciento en los de la clase C y a 40 por ciento en las viviendas más humildes (D y E). En los hogares con renta familiar superior a los 10 salarios mínimos el acceso es de 99 por ciento y en los que actualmente no ingresa dinero fijo es del 51 por ciento.

La diferencia también se observa entre regiones, un punto que repercute en el acceso a prácticamente todos los servicios según se observa en las actualizaciones de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel). El acceso a Internet no escapa a esta lógica: en el sudeste hay acceso en el 75 por ciento de los hogares en una cifra que decrece hasta 65 por ciento en el nordeste del país. En el medio queda el resto: 73 por ciento en el sur, 72 por ciento en el norte y 70 por ciento en el centro-oeste.

Con posibilidad de dar más de una respuesta, los responsables de domicilios sin acceso a Internet eligieron el precio como argumento central. Así lo hicieron 59 de cada 100. Dijeron que no tenían interés 53 de cada 100 y que no tenían necesidad de hacerlo 47 de cada 100. No sabe usarlo el 49 por ciento mientras que el 30 por ciento dijo que tiene acceso en un lugar ajeno a su casa, entre otros motivos esgrimidos. En áreas rurales el 66 por ciento culpó al precio de la falta de acceso mientras que el 56 por ciento dio ese argumento en sitios urbanos.

Según el reporte, además, el 78 por ciento de los que acceden a Internet tienen Wi-Fi en su domicilio. Dos de cada 100 respondió que no sabe y el resto no tiene. En zonas rurales la cantidad de quienes sí tienen Wi-Fi cae a 66 por ciento contra 33 por ciento que no y uno por ciento que no sabe. El 18 por ciento de las viviendas con acceso comparte la conexión con su vecino. En hogares de clase A lo hacen solo 18 de cada 100 mientras que en el segmento más pobre (D y E) es más frecuente: 25 por ciento.

En un reporte publicado en las últimas horas, el regulador brasileño puso a la desigualdad como uno de los puntos a atender en el corto plazo. Marcó como objetivo que el número de domicilios rurales con acceso a Internet pase a 73 por ciento para 2023. También se pretende de aquí a tres años llevar fibra óptica a nuevos sitios del interior y que la velocidad promedio de acceso a banda ancha pase de 45 a 145 Mbps, entre otros ítems.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.