¿Cómo pueden evitar los operadores las congestión de señalización que provocan los smartphones?

Recientemente NTT DoCoMo en Japón alzaba la voz sobre los problemas de congestión que estaba sufriendo en su red de señalización debido a los smartphones con el sistema operativo Android. El operador se quejaba de que algunas aplicaciones nunca dejan de realizar llamadas a la red aún cuando el usuario del dispositivo no está utilizando dichas aplicaciones. El operador expresó su deseo de entablar conversaciones con Google y los desarrolladores Android para poder tratar este asunto y evitar que su red provoque fallas debido a la congestión en el sistema de señalización. NTT DoCoMo no es el único operador que ha sufrido este tipo de problemas, en 2011 AT&T en Estados Unidos aparecía cada semana en la prensa por sus problemas con su red en mercados con mucha densidad de usuarios con iPhones. Coincidiendo con las quejas de NTT DoCoMo hace dos semanas, en TeleSemana.com pensamos que sería buena idea preguntar a los expertos en señalización sobre cómo los operadores latinoamericanos, sabiendo de ante mano estos problemas de congestión, pueden prevenir y preparar sus redes para que cuando lleguen a ciertos volúmenes de smartphones sus redes estén dimensionales para soportar el tráfico de datos. Estas son las respuestas que hemos obtenido. Como en otras ocasiones, el debate sigue abierto a través del sistema de comentarios.

Robert Pajos, Vicepresidente y Gerente de Prácticas de Interacción de Ericsson Latinoamérica y Caribe: Cualquier red moderna se verá afectada por la adopción de smartphones debido a las nuevas cargas en el sistema de señalización y la falta de recursos de esta infraestructura de señalización para lidiar con la carga traída por este dispositivos, digamos que la capacidad RNC se agota. Aún así, hay una serie de medidas pro activas que recomendamos a nuestros clientes. El primero sería segmentar la base de usuarios para entender el uso personalizado a presente y futuro de los usuarios. Esto se puede conseguir mediate una segmentación efectiva y aprendiendo sobre los gustos y usos de los usuarios. Segundo, habría que preparar la red. Los principales operadores del mundo han incrementado las capacidades de sus equipos para manejar los procesos de señalización derivados de las nuevos dispositivos conectados a sus redes. Estos dispositivos se conocen como Remote Network Controllers o “RNCs”. Monitorear activamente el uso de los RNCs y del parque de terminales en sus redes es el mejor acercamiento para este problema. Tercero, controlar el “estado” de los smartphones. Los diferentes modelos de smartphones se comportan de forma dispar en una misma red. Por ejemplo, algunos smartphones pueden ponerse en estado “dormido” o “activado” durante un sesión de datos. El “estado” del smartphone puede afectar al redimiendo de la batería y, por lo tanto, a la experiencia del usuario. Lo que busca un operador móvil eficiente es que su parque de smartphones se encuentre en un estado intermedio llamado URA-PCH que utiliza menos recursos de la red, menos batería, y responde de forma más rápida cuando un usuario le demanda iniciar un sesión de datos. Cuarto, optimizar las redes. La optimización permitirá implementar los parámetros correctos para realizar el handover entre celdas, el estado del smartphone y el desempeño de la batería. Por último, los operadores deberían actualizar su parque de terminales. Muchas veces ignorado es el actualizar de forma activa el tipo de dispositivos que se conectan a la red del operador. Un dispositivo con capacidad para 21 MB de descarga conectado a una red HSPA que permite esas velocidades de transmisión no es sólo más rápido para el usuario, es además el doble de eficiente con los recursos de la red.

Ragu Masilamany, Director de Línea de Producto, Unidad de Experiencias de Amdocs: A medida que nuevos dispositivos y aplicaciones llegan a las redes móviles, los operadores necesitan ser conscientes del impacto que tienen en su infraestructura, incluyendo aplicaciones que están siempre activas y que realizan demasiadas conexiones. Aquí es donde el control de políticas puede ayudar a minimizar el impacto. Si el motor de políticas es capaz de hacer lo que en ingles se denominaría caching policy decisions, la solución puede escalar extremadamente bien sin crear presión en el archivo del perfil del suscriptor y el sistema de facturación online. En este sentido, el sistema de políticas está inherentemente diseñado para manejar frecuentes conexiones. La capa inteligente de ruteo entre los diferentes extremos de políticas también necesita ser sensitivo a la carga de señalización para asegurar que el conjunto de motores de políticas están apropiadamente seleccionados para manejar y distribuir la carga a través de cada elemento del sistema de políticas. Finalmente, el motor de políticas puede ser configurado para adecuar la carga de señalización dependiendo del tipo de dispositivos para reducir inconsistencias entre los motores de políticas y el packet core. Mirando hacia el futuro, podemos esperar una mayor innovación en cuanto a políticas en el mismo dispositivo. Esto significa, la capacidad de aplicar políticas y reglas entre aplicaciones y dispositivos específicos, por ejemplo, para apagar las aplicaciones o notificar al usuario, o incluso para aplicar esquemas de facturación premium.

Doug Suriano, CTO de Tekelec: Los operadores (y sus suscriptores) están experimentando el impacto del crecimiento en el uso de datos en sus redes. Fallas en las redes causadas por un uso exagerado de aplicaciones debido a eventos inesperados nos recuerdan que el rápido crecimiento de usuarios, dispositivos y aplicaciones está creando una tormenta en la señalización provocando congestiones e impactando a la experiencia del usuario. Con la migración a 3G, LTE y redes basadas en IMS, la necesidad de manejar el crecimiento en la señalización Diameter es crítico para optimizar las redes y aliviar la congestión en tiempo real. Los datos móviles son la mayor oportunidad que los operadores han tenido en su negocio. Ovum proyecta que los ingresos de datos pasarán de 242.000 millones de dólares en 2010 a 419.000 millones en 2016. Al mismo tiempo, las aplicaciones over-the-top (OTT) y proveedores de dispositivos están monetizando y capturando datos personales de los usuarios para crear su propia relación con los usuarios del operador. Según un reporte de KCB Mobile Internet Trends, los usuarios móviles gastan el 60 por ciento de su tiempo en aplicaciones OTT, dejando a los operadores vulnerables a posibles fallas en su red a medida que el tráfico de datos sigue creciendo. Ha llegado el momento de que los operadores adopten estrategias para manejar el tráfico y mitiguen de esta forma el impacto de aplicaciones y dispositivos conectados a la red de señalización. Los operadores deben convertirse en habilitadores de servicios y contenido, y de forma inteligente controlar sus redes mediante la implementación  de New Diameter Network con Diameter routing, políticas y manejo de los datos de los suscriptores. La nueva red Diameter permite a los operadores crecer para poder acomodar los masivos niveles de señalización y tráfico, ofrecer servicios personalizados, capturar las oportunidades en la nube y de M2M, y reducir el OPEX centralizando el routing del tráfico y balanceando la carga.

Chris Goswami, Director Estratégico y de Marketing de Openwave Systems: A finales de enero la cifra de usuarios móviles había crecido hasta los 5.900 millones. Cuando se trata del uso de los servicios de datos, las cifras son igual de impresionantes. Sólo en Latinoamérica, el crecimiento de datos móviles ha pasado de 12 petabytes (PB) por mes en 2010 a 26 PB en 2011, y estas cifras se espera que crezcan hasta los 60 PB en 2012 o cinco veces los volúmenes de hace tan sólo dos años. Para muchos usuarios latinoamericanos, el teléfono móvil es el principal, sino el único, medio para comunicares, obtener información y entretenerse, y para muchos es la única forma de acceder a la Web, escuchar radio y acceder a otros medios digitales. Mediante la optimización en la entrega de contenido y mediante la reducción del ancho de banda requerido para entregar servicios multimedia móviles, los operadores latinoamericanos pueden reducir el OPEX, la cantidad de datos que viajan por su red mientras se incrementa la utilización de los activos de red existentes. Los servicios de video móvil, en particular, se pueden beneficiar de una optimización avanzada de la red, que en otros mercados ha demostrado reducir el OPEX de forma sustancial. Adicionalmente, los operadores pueden ofrecer a sus usuarios una mejor experiencia de visualización mediante la compresión en tiempo real y el transcoding para entregar una mejor calidad en la experiencia a la entregada anteriormente bajo las restricciones de la entrega en tiempo real. Además, utilizando lo que se conde como offline transcoding and caching (generando diferentes versiones de vídeos populares y entregándolos según el tipo de dispositivo y preferencias del usuario) se mejora la experiencia aún más. En general, este tipo de optimización debe ser inteligente para detectar el tipo de contenido, aplicando mayores niveles de compresión a imágenes de menor interés para el usuario. La optimización también debe ser consciente de la congestión. La industria de la telefonía móvil, en gran medida, ha estado proyectando una explosión de datos durante los últimos dos años y ahora empezamos a ver la evidencia de esas proyecciones. Pero esto, en realidad, ni se compara con lo que nos espera en 2012 y a futuro.

John Aalbers, CEO de Volubill: El 20 por ciento del tráfico en las redes móviles es causado por la señalización y esto se está convirtiendo en un problema serio. Nadie se para a pensar, en el momento de realizar una llamada, en los procesos que deben llevarse a cabo para que un dispositivo hable con otro cuando se trata el tema de la congestión de datos. Estos procesos en si mismos pueden causar problemas de ancho de banda que, a su vez, pueden ser perjudiciales para cualquier nivel de servicio. Dicho esto, hay varias cosas que pueden ser implementadas para poder controlar este problema. Primero, la detección de la señalización puede ser implementada y políticas de control pueden hacer cumplir que tipo de ancho de banda espectral un tipo de tráfico especifico puede utilizar. Acuerdos con los proveedores de contenido, como Microsoft o Google, puede garantizar que las actualizaciones de software pueden enviarse a los dispositivos fuera de horas pico, por ejemplo, por las noches. Por último, se pueden hacer cumplir una serie de reglas que pueden frenar el tráfico de señalización, para que no congestiones en la red que pueden afectar la calidad del servicio (QoS) de otros servicios.

Rafael A. Junquera
Cuenta con más de 16 años de experiencia cubriendo el sector de las telecomunicaciones para América Latina. El Sr. Junquera ha viajado constantemente alrededor del mundo cubriendo los eventos de mayor relevancia para la industria en América, Europa y Asia. Su experiencia académica incluye un BA en periodismo escrito por la Universidad de Suffolk en Boston, MA, y un Master en Economía Internacional en la misma institución.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.