Los operadores se preparan para compartir espectro

La escasez de espectro y el aumento de los costes de red se están convirtiendo en una de las grandes preocupaciones de la industria móvil. Los operadores de telefonía móvil están invirtiendo en más espectro e infraestructura para seguir siendo competitivos y ofrecer servicios de primer nivel. La cobertura fue siempre el principal diferenciador entre los operadores, proporcionando una ventaja competitiva, pero este tipo de competencia está cambiando.

Hoy en día, los servicios de voz y SMS son esenciales para los clientes en América Latina. La evidencia sugiere que el tráfico de SMS va en aumento, junto con los minutos de uso (MOU).

Tráfico SMS y tendencias MOU en Latinoamérica

 

 

Fuente: Pyramid Research Mobile Data Forecast, Q3 2012

los servicios VoIP, juegos en línea y streaming de video tienen una sed aparentemente insaciable de datos móviles, lo que plantea desafíos para los operadores en América Latina. Prevemos que la demanda de acceso de datos móviles se incrementará cada año, y los operadores están luchando para mantenerse al día. Pocos operadores pueden invertir en infraestructura y espectro, y los Gobiernos están luchando para subastar suficientes bandas de frecuencia adicionales, y con la suficiente rapidez para satisfacer  la demanda de los operadores y los consumidores.

Bajo estas circunstancias, los operadores móviles no tienen muchas opciones para superar la escasez de espectro o dinero suficiente para adquirirlo. Una solución económica a este problema es el uso compartido de infraestructura con otros operadores de redes móviles. El uso compartido de la red era impensable en un mercado donde la cobertura era una ventaja competitiva, pero el mercado ha evolucionado y el contenido móvil es ahora más importante que la cobertura. Es muy razonable pensar que los operadores con mayor cobertura, especialmente en mercados concentrados, se muestren reacios a compartir su infraestructura (y así diluir sus ventajas competitivas) con la competencia, pero es lógico pensar que los operadores tier-2 compartirán ciertas partes de sus redes.

Compartir infraestructura puede hacerse de muchas formas, a partir de un intercambio pasivo (por ejemplo, torres, sitios), a un intercambio activo (por ejemplo, el espectro, la red de acceso de radio RAN). La reducción de los costes está inversamente relacionado con el nivel de intercambio de la red.

Debido a que la competencia se encuentra ahora en el ámbito de los datos móviles, los operadores tratan de diferenciarse del resto en términos de contenido —por ejemplo, con los servicios fijos y móviles convergentes y aplicaciones de comunicaciones unificadas—. Como ejemplo hipotético, dos o más operadores de redes móviles podría desplegar una red LTE en conjunto, lo que reduce los tiempos de implementación, costos y cumplimiento de ciertas metas sociales expresadas por el marco regulatorio. En las economías donde la brecha digital es una de las principales preocupaciones, el uso compartido de la red podría incentivar el despliegue de infraestructura en las zonas sin cobertura de servicio móvil.

“© 2012, United Business Media LLC.  Publicado originalmente en www.lightreading.com, una publicación de United Business Media LLC publication.  Traducido y reproducido con autorización.”

“© 2012, United Business Media LLC.  Initially published on www.lightreading.com, a United Business Media LLC publication.  Translated and reprinted with permission.”

Haga clic aquí para leer la versión original en inglés

Avatar
José Manuel Mercado es analyst senior para Latinoamérica de Pyramid Research. Sus actividades incluyen la investigación y la consultoría para la industria de las telecomunicaciones en Latinoamérica.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.