Millicom & Liberty: lo que se puede consolidar, tiende a consolidarse

Una semana atrás se respiraba cierto aire de grandeza. O quizás era solo optimismo. Había ciertas razones: Millicom estaba cerrando un año en el que había recuperado el ritmo de crecimiento y, además, acababa de tocar la campana del Nasdaq. El discurso de su CEO era el de una compañía que se estaba preparando para jugar en otra liga y medirse con los grandes: Telefónica y América Móvil.

Las aspiraciones de Mauricio Ramos quizás sonaban algo inalcanzables para una compañía que tiene un valor de mercado de 7.000 millones de dólares mientras que Telefónica y América Móvil superan los 45.000 millones de dólares y 34.000 millones de dólares, respectivamente, según su valor de capitalización en la bolsa. Pero lo que no se sabía, en ese entonces, es que tendría un aliado para hacerlo: Liberty Latin America.

Esta semana ambas compañías confirmaron que existe conversaciones para explorar una posible integración. Si bien no trascendieron detalles, se trataría de una operación por la cual Liberty Latin America compraría Millicom por un monto no especificado. Para ello, la compañía buscaría apoyo financiero en una serie de bancos y compañías inversoras que podrían adquirir alguna porción en su oferta, informó Reuters. Es que Millicom vale unos 7.000 millones de dólares, mientras que Liberty unos 3.100 millones de dólares.

La integración entre ambas compañías parece ser la más lógica para el mercado de telecomunicaciones latinoamericano. Y, para entenderlo, hace falta hacer algo de historia.

Liberty Latin América es producto de la escisión de Liberty Global. La compañía separó sus negocios latinoamericanos con una clara visión de crecimiento. En ese entonces, la empresa afirmaba que “la separación asegurará que la nueva compañía tenga acceso a los recursos de capital necesario para alcanzar un crecimiento financiero y estratégico”. Entre líneas ya estaba prevista una consolidación tras la adquisición de Cable & Wireless y Cabletica en Cost Rica, entre otras. “Creemos que hay oportunidad en Latinoamérica”, decía Balan Nair, CEO de Liberty Latin América mientras Liberty Global vendía parte de su operación europea.

Podríamos decir que Millicom tomó un camino similar en los últimos años. La compañía no es producto de una escisión pero sí de una estrategia para posicionarse mejor en América Latina, vendiendo parte de negocios no estratégicos. La luxemburguesa también tomó el camino de la consolidación. Su estrategia fue ir comprando pequeños cableoperadores con el objetivo de fortalecerse como operador convergente y hacer crecer su negocio de TV paga.

Y así llegamos a 2019, con dos operadores con el mismo foco e intentando, con estrategias parecidas, hacerse fuertes en la región.

Millicom y Liberty parecen complementarse casi perfectamente, como fichas de un rompecabezas. La luxemburguesa tiene fundamentalmente operaciones móviles en nueve países de Latinoamérica, además de Chad y Tanzania. También tiene algunas operaciones de televisión y B2B producto, fundamentalmente, de los esfuerzos de consolidación. Liberty, en tanto, tiene servicios móviles en el Caribe y Centroamérica, justamente en aquellos países en los que Tigo no tiene presencia. Además, tiene servicios de TV paga —podríamos decir que el principal negocio de Liberty es el de televisión— a través de compañías como VTR, Flow, Liberty Puerto Rico, BTC y la ya comentada Cabletica.

Y si hablamos en términos territoriales, Liberty tiene operaciones en Chile, Puerto Rico, el Caribe, Panamá y Costa Rica. Millicom, en tanto, ofrece servicios en Bolivia, Colombia, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay y Costa Rica.

Al tener las operaciones desperdigadas por diferentes mercados, poco cambiará la realidad competitiva en los países en los que operan. En el único país que podría haber una dificultad sería Costa Rica, en donde ambos ofrecen servicios de televisión. En Panamá, en tanto, comparten territorio pero ofrecen diferentes servicios. Además, también allí el mercado móvil también busca una consolidación y todo indica que la operación de Cable & Wireless podría ser parte de ésta.

La integración parece lógica, pero no lo suficiente como para hacerle frente a los gigantes como América Móvil y Telefónica. Incluso, en los sitios en los que compiten con alguna de estas empresas, una integración entre ambas compañías no se espera que cambie el panorama.

Lo que sí sucederá es que, de concretarse la operación, la nueva compañía pueda tener un mejor posicionamiento económico y financiero. Y, además, un volumen de negocio que le permita intentar ser más ágil a la hora de desplegar la próxima generación de telefonía móvil en los países en los que opera.

En un negocio que tiende a reducir sus ingresos y que la consolidación aparece como única vía para mantenerse relevante, la llegada de la 5G trae oportunidades pero también retos que en algunos países avanzados intentan solventar a través de la consolidación. Liberty y Millicom lo saben y buscarán hacer lo posible para sobrevivir y, si es posible, pisarle un poco los talones a los mexicanos y españoles.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.